La Fuerza Aérea Brasileña informó que el martes, aproximadamente a las 19 horas, fue interceptada una aeronave de pequeño porte, que ingresó a espacio aéreo brasileño sin autorización. Estas acciones llevadas a cabo por la Institución forman parte de la Operación Ostium, en colaboración con fuerzas policiales federales, con el objetivo de combatir delitos transfronterizos.

La aeronave en cuestión ingresó sin autorización, ni identificación, al espacio aéreo brasileño al norte de Mato Grosso, proveniente de la frontera con Bolivia. Una vez detectada por los sistemas de radares, fue activo el protocolo de interceptación. En esta oportunidad aeronaves A-29 Super Tucano (3°/3° GAV Escuadrón Arrow y 2°/3° GAV Escuadrón Grifo) fueron empleadas, apoyadas por un Embraer E-99 (2°/6° GAV – Escuadrón Guardián), destinado a monitorear la situación y vectorizar la ubicación precisa de la aeronave no autorizada.

En base a los protocolos y procedimientos estipulados en el Decreto 5.144 emitido por el Poder Ejectutivo de Brasil, los pilotos de la FAB establecieron contacto con la aeronave no identificada ordenando el cambio de ruta y aterrizaje en la ubicación designada. Estas ordenes no fueron acatadas por los ocupantes del avión, habilitando el uso de la fuerza a través de disparos de advertencia, sin resultados; produciendo que la aeronave sea considera como hostil. Los A-29 Super Tucano dispararon contra la aeronave, la cual se estrelló al norte del estado de Mato Grosso.

A partir de entonces, las acciones en tierra fueron llevadas cabo por la Policía Federal, la cual reportó que el piloto escapó, dejando atrás un cargamento de 296 kilos de clorhidrato de cocaína.

En su comunicado oficial, la Fuerza Aérea Brasileña expresó que “esta acción, realizada en la fecha de la independencia de Brasil, muestra que el Sistema de Defensa Aérea de Brasil opera permanentemente, las 24 horas del día, para garantizar la soberanía del país”.

*Créditos de fotografías Fuerza Aérea Brasileña

Tal vez te interese Un Embraer KC-390 de la FAB visitó Tierra del Fuego

7 COMENTARIOS

  1. Tal cual, a diferencia de nosotros, que no tenemos ley de derribo, ellos sí la tienen y no tienen prurito en ejecutarla. Evidentemente el fuego del A-29 no fue con la intención de destruirlo en el aire al narcoavión. En todo caso, el piloto tuvo suerte y pudo salir vivo del incidente.

  2. A mi me parece que es complejo el tema de la ley de derribos, porque implica un debate ético y legal. Básicamente es una condena a muerte sin juicio. El derribo debería estar habilitado únicamente en casos en los que ocurra un peligro inmediato y real, es decir una incursión hostil, una avión o un UAV enemigo. Para lo otro deberían estar las fuerzas de seguridad.

    • Los disparos de destrucción no son para matar a la tripulación, sino para obligar a la aeronave a realizar un aterrizaje forzoso para que se disparen en las alas del avión.
      Para que te hagas una idea, hasta llegar al punto de disparo de destrucción, existen varios procedimientos desde interceptar con avión interceptor, pedir información sobre el avión, carga etc. si hay respuesta, pedirle que se mueva a una pista de aterrizaje más cercana donde un equipo de tierra investigará lo que hay en el avión
      Si la aeronave no responde a la radio, el avión interceptor se mueve hacia el costado de la aeronave interceptada donde tiene el número de radiofrecuencia en la parte trasera de la cabina en todos los A-29 para que el piloto contacte y también para que el interceptor tenga contacto visual con el piloto
      Si permanece mudo e ignora las órdenes, se disparan disparos de advertencia cerca de la aeronave interceptada, si el piloto sigue ignorando las órdenes allí y dispara disparos de destrucción en las alas, lo que obliga al avión a realizar un aterrizaje forzoso.

    • Lo que se considera hostil lo determina cada Estado. Para el estado Brasileño un avión con toneladas de drogas es lo suficientemente hostil para la Sociedad como para obligarlo a bajar, inclusive si es necesario derribarlo.
      Está claro que para este gobierno argentino no lo es, porque se relajaron todos los controles fronterizos. ¿Qué hicieron con las lanchas Shaldag? ¿Qué pasó con los radares y sistemas de vigilancia que el gobierno anterior le compró a Israel y a Turquía?
      Recuerdo que se derribaban bunkers y se actuaba para dificultar la actividad narco. Ahora está de fiesta.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.