En el marco de la Iniciativa de Submarinos Diesel-Eléctricos (DESI) impulsada por la US Navy, el submarino de la Armada de Chile «Carrera» SS-22 ha realizado diversas actividades con medios aeronavales norteamericanos en aguas próximas a San Diego. En esta ocasión, las imágenes capturadas se dieron en ocasión del ejercicio HOISTEX 2021, operación durante la cual se realizaron transferencias de carga ligera entre el submarino y un helicóptero Sikorsky MH-60R Seahawk del Helicopter Maritime Strike Squadron (HSM) 41.

La Iniciativa de Submarinos Diesel-Eléctricos es un programa de adiestramiento combinado iniciado en 2001, en el cual participan unidades navales pertenecientes a las flota de las costas este y oeste de los EEUU. Estas operaciones combinadas forman parte de los esfuerzos para evaluar y poner en práctica doctrina y tácticas básicas relacionadas con las operaciones submarinas y de guerra antisubmarina (ASW). El interés de la US Navy por DESI también está relacionado con posibilidad que el ejercicio ofrece a la hora de hacer frente a la amenaza de submarinos convencionales de propulsión diesel-eléctrica, buques que desde hace décadas desaparecieron de la flota norteamericana.

Con el objetivo de efectuar entrenamiento conjunto que permita ampliar los lazos entre las fuerzas armadas estadounidenses y naciones aliadas del hemisferio sur, la US Navy realiza anualmente este tipo de actividades. Uno de los más asiduos participantes es la Marina de Guerra del Perú, la cual acumula más de 15 despliegues en apoyo a DESI. A modo de ejemplo y para tener en cuenta los alcances de DESI, en 2018 el BAP «Arica» SS-36 operó con la US Navy durante 89 días, período durante el cual efectuó diversas operaciones, entre ellas ejercicios de predespliegue con el Grupo Anfibio Kearsarge así como entrenamientos antisubmarinos con P-3 Orión, P-8 Poseidon y con la Escuela de Armamento de Helicópteros.

En el caso del » Carrera «, el submarino zarpó el pasado 11 de junio para efectuar un despliegue de 5 meses, tiempo durante el cual realizará operaciones combinadas con la US Navy. De acuerdo con lo informado por medios especializados, el submarino chileno arribó a aguas californianas el 1 de julio, probablemente teniendo como destino final la Base Naval de San Diego.

La Armada de Chile cuenta con dos unidades de la clase Scorpène: El «Carrera» SS-22 y el «O’Higgins», modernos submarinos que fueron incorporados a partir de 2005 y que, entre otras particularidades, están armados con torpedos Black Shark Mk.3 y misiles SM39 Exocet. Con una velocidad máxima de 21 nudos y un desplazamiento de 1.564 tons superficie / 1.711 tons. sumergido, el sistema de propulsión adoptado para esta clase de submarino los convierte en medios sumamente sigilosos, razón por la cual el interés de la US Navy por entrenarse con unidades de estas características.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.