Créditos a Ejército de Estados Unidos.

El Ejército de los Estados Unidos, en búsqueda de la incorporación de armamento láser de corto alcance en sus vehículos de combate Stryker, en 2019 inició el programa otorgándoles un contrato a las empresas Northrop Grumman y Raytheon Technologies. A día de hoy, se confirma desde fuentes a Defense News, que Northrop Grumman abandona la competencia con Raytheon para la fabricación de dicho armamento.

Al parecer, todo comenzó a fines del año pasado donde la prueba del módulo del láser de 50 kilovatios produjo un incendio relacionado al sistema de gestión térmica y de energía integrado en la plataforma que debe soportar dicho módulo. Northorp tuvo que financiar los arreglos rápidamente antes de pasar a las etapas de verificación del sistema de extremo a extremo. Posteriormente, en enero el sistema de gestión térmica y de energía volvió a fallar produciendo humo mientras la empresa realizaba las pruebas pertinentes del sistema.

Representación del láser en los vehículos Stryker. Créditos a Raytheon.

Según el director de la Oficina de Proyectos de Energía Dirigida de la Oficina de Capacidades Rápidas y Tecnologías Críticas del Ejército (enfocada en tecnologías de rápido avance como armas hipersónicas y de energía dirigida), Dr. Craig Robin, «Northrop no pudo cumplir con los criterios acordados en la adjudicación del contrato». Al aclararle a la empresa que podrían continuar con la competencia frente a Raytheon, pero deberían cubrir sus propios gastos desde entonces, Northrop confirmó que no continuará.

Por otra parte, Norhtrop Grumman aseguró el pasado junio que esperan continuar desarrollando las capacidades de armas láser y de energía dirigida para «ayudar a brindar una protección más completa de las unidades de combate de primera línea».

El programa pertinente a la competencia por la construcción del armamento láser avanza desde el 2019, donde en un principio el contrato principal fue otorgado a la subsidiaria Kord Technologies, quien luego otorgó los subcontratos a Northrop y Raytheon. Luego del desempate entre ambos equipos demostrando los resultados del armamento acordado, el Ejército y Kord acordarían al ganador y su posterior integración del módulo láser elegido en tres vehículos Stryker que serían incorporados en un pelotón.

El abandono de la competencia por parte de Northrop Grumman deja a la empresa Raytheon Technologies con la producción del armamento. Kord Techonologies se negó a discutir los detalles del abandono de Northrop, pero si confirmó que el equipo de Raytheon cumple con los hitos requeridos para participar en el final de la competencia.

Te puede interesar: El Ejército de los Estados Unidos realiza pruebas de tiro con el RCV-M armado con el cañón XM813

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.