El campo de batalla está en un constante cambio, las fronteras y las zonas de guerra se han desdibujado y no están limitadas hacia un lugar específico. En parte, estas constantes transformaciones se están dando gracias a las tecnologías militares, siendo una de ellas los drones armados.

Fuente: Google. General Atomics MQ-9 Reaper – USA

Estamos entrando en una era de Drones. En 4 grandes conflictos ( Libia, Nagorno-Karabakh, Siria y Ucrania), los drones armados han tenido un rol dominante e incluso decisivo. Esto lleva al uso de los mismos sobre actores no estatales, un tema central del debate, o las especulaciones del potencial rol que podrían tener en una guerra entre Estados Unidos y China. Muchos académicos debaten sobre las capacidades y sus repercusiones en supuestos conflictos. El hecho de que sean vehículos no tripulados significa para algunos expertos que a la hora de tensiones entre dos actores, tales conflictos no escalarían al no estar involucradas pérdidas humanas, sumado al hecho de lo fácil que son de reemplazar.

Pero otro enfoque de análisis sobre los drones nos indica que tales vehículos armados tienen gran capacidad de inclinar la balanza en el campo de batalla. Al ser baratos, simples en términos de tecnología militar y de fácil reemplazo, estos vehículos no tripulados representan para los Estados de menores capacidades (y para las potencias) una gran oportunidad militar que puede promover posibles acciones con el objetivo de romper dinámicas geopolíticas o de menor poder.

Fuente: Google. CASC Rainbow -China.

Los drones armados intercambian desechabilidad por supervivencia. A medida que las tecnologías avanzan los drones se hacen cada vez más baratos y fáciles de conseguir. Los Estados pueden hacer una orden en grandes cantidades, lo que aporta seguridad en números e incluso pueden terminar por abrumar al enemigo en un posible ataque. A esto se le suma la característica de que los drones son dispensables, el poco costo en comparación de un avión tripulado por un piloto quita el riesgo a mandarlos hacia misiones peligrosas de alto riesgo.

Un ejemplo de la influencia que están teniendo los UAV (en español Vehículos no tripulados), es el caso de Turquía. Al norte de Siria, los drones turcos han causado devastadores ataques a fuerzas de observación. En febrero, Siria realizó un ataque aéreo matando 36 soldados turcos. Ankara respondió utilizando los drones TB2, que destruyeron docenas de tanques y defensas aéreas.

El Bayraktar TB2, es un vehículo aéreo no tripulado de combate, de altitud media y larga distancia. Posee una longitud de 6,5 metros con una envergadura de 12 metros, su peso vacío es de 420 Kg y su peso máximo alcanza los 650 Kg. En términos de velocidad, su velocidad crucero es de 130 Km/H, su alcance es de 6000 Km, su techo máximo es de 8200 metros y posee una duración de 24 horas. Para ello está equipado con un Rotax 912 de 105 hp. En términos de armamento, su carga es de 65 Kg. Puede utilizar los cohetes Tubitak-Sage Bozok (cohete guiado por láser) o misiles L-UMTAS (misil antitanque aire-superficie de largo alcance), MAM (micro munición inteligente) y los Rketsan Cirit (sistema de misiles de 70 mm).

Otro tema de gran importancia es la utilización de los drones “suicidas” o Kamikazes. Estos se pueden utilizar como vehículos de vigilancia pero su principal fin es el ataque de objetivos selectos con precisión. Países como Azerbaiyán han utilizado estos drones y esa ha sido una de las razones de la victoria azerbaiyana contra Armenia en un conflicto que, hasta ahora, se luchaba en trincheras y con artillería.

El UAV, en cuestión utilizado (imagen de abajo), es el IAI Harop diseñado para la supresión de defensa antiaérea enemiga en misiones (SEAD). Posee una envergadura de 3 metros y un largo de 2,5 m. Con un alcance de 1000 km y una duración de 6 horas con un motor convencional de dos hélices, no se puede encontrar más información que esta misma sobre su planta motora. Alcanza una velocidad crucero de 150 Km/h y su techo de servicio es de 3000 metros.

Fuente: Google. IAI Harop – Israel.

Sin embargo la efectividad de los drones no viene por sí sola, las fuerzas militares trabajan en conjunto. Los UAV son efectivos cuando actúan como una fuerza multiplicadora, trabajando en conjunto con sistemas más tradicionales, como artillería o misiles de largo alcance entre otros.

Pese a todas estas virtudes, no debe olvidarse que los drones son vehículos limitados, baratos, fáciles de destruir, vulnerables a ser bloqueados mediante una señal electrónica, atados a una base de control y limitados por factores meteorológicos. A esto hay que sumarle que en términos de armamento su capacidad de carga es limitada.

Es por eso que a la hora de analizar la influencia que puedan tener los drones en ocasionar o desestabilizar políticas internacionales hay que ser cuidadosos, no deben exagerarse las capacidades de los UAV. A medida que las tecnologías avancen y mejoren los drones también lo harán las medidas defensivas contra estos.

En términos de costos militares, las tecnologías defensivas poseen un costo más alto que las tecnologías ofensivas. Por ejemplo, el sistema de misil antiaéreo ruso S-400 Triumpf cuesta $300 Millones de dólares y el Pantsir (otro sistema antiaéreo ruso) cuesta $14 Millones. Por comparar, el dron TB2 cuesta solo $5 Millones, y el misil que lleva MAM-L missile cuesta $100 Mil.

Fuente: Google. Bayraktar TB2 -Turquía.

En conclusión, la proliferación de drones y específicamente drones armados es de gran importancia para el sistema internacional. Los UAV son signo de las nuevas tecnologías debido a todas las características señaladas anteriormente, esto le da no sólo acceso a las grandes potencias, sino también a actores no estatales -como por ejemplo (ISIS)-, así como a Estados pobres sin grandes capacidades militares. Un dato no menor que permite observar el impacto de los mismos en las dinámicas internacionales es el hecho de que se estima que de 10 países que buscan adquirir drones, 9 de estos están involucrados en conflictos territoriales.

Te puede interesar: Albania comprará drones de combate Bayraktar TB2 de fabricación turca

1 COMENTARIO

  1. Estamos en plena era de los drones, por ello no debemos quedar atrasados en este aspecto. Ya no alcanza con drones de reconocimiento/vigilancia, hay que buscar armarlos en funciones de ataque, al menos a blancos terrestres y/o navales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.