El controvertido programa de submarinos de clase Attack de Australia ha sido ampliamente criticado. Con un coste de 90.000 millones de dólares, es muy caro. Con una entrega prevista entre 2035 y 2050, los barcos entrarán en servicio demasiado tarde. El contenido de la industria australiana será demasiado bajo para mantener nuestra capacidad submarina soberana. Todas estas críticas son válidas y ofrecen motivos suficientes para cancelar el programa Attack ahora.

Como ha señalado el Auditor General, el coste de la cancelación, de unos 140 millones de dólares, sería modesto en este momento, pero aumentará significativamente cuanto más nos retrasemos. Sin embargo, el problema fundamental del submarino de clase Attack es que no será adecuado para su propósito. Será incapaz de lanzar una fuerza lo suficientemente grande o potente como para disuadir a un adversario de emprender una acción militar contra Australia. Su vulnerabilidad a la detección y al contraataque significa que carecerá tanto de eficiencia como de eficacia en sus operaciones, mientras que su capacidad de supervivencia se verá cada vez más cuestionada.

Los submarinos convencionales modernos son eficaces cuando pueden aprovechar al máximo su ventaja de sigilo. Por ejemplo, los objetivos de la misión del Soryu japonés pueden alcanzarse con patrullas de unas dos semanas de duración y el submarino permanece sumergido durante todo el tiempo para minimizar las posibilidades de detección.

Los submarinos diésel-eléctricos australianos operan en una geografía muy diferente. Llevan a cabo operaciones de hasta 70 días, y la mitad de ese tiempo lo dedican a ir y volver de su zona de patrulla. Como señaló en una ocasión un ingeniero naval de alto nivel, «Australia tiene la única armada del mundo que hace recorrer a sus submarinos diésel-eléctricos miles de millas, a través de los océanos, y luego los envía a patrullar».

No es raro que un submarino de la clase Collins recorra cada año cuatro o cinco veces más distancia que la mayoría de los submarinos convencionales de otros países. Con estos largos desplazamientos y un número limitado de submarinos en nuestra flota, a Australia le resulta imposible desplegar una fuerza de submarinos convencionales de tamaño adecuado. A pesar del fuerte armamento de los submarinos, la contribución de Australia en su teatro de operaciones es poco más que una fuerza simbólica.

Oficiales y marineros trabajando en el submarino de clase Collins, HMAS Sheean, mientras transita por Cockburn Sound en Australia Occidental

A pesar de que Australia ha conseguido que nuestros submarinos de la clase Collins tengan la mejor disponibilidad, con sólo seis naves en la fuerza podemos estar seguros de tener sólo un submarino de patrulla en su lejana zona de operaciones y además sólo la mitad del tiempo. Incluso con 12 submarinos de la clase Attack, sólo uno estará disponible en estación todo el tiempo y no hasta 2050. Aunque en condiciones de guerra se podría aumentar el número de submarinos desplegables, su vulnerabilidad a la detección y al contraataque aumentaría la probabilidad de destrucción.

En este contexto, otras naciones de la región, especialmente China, están invirtiendo mucho en capacidad de guerra antisubmarina. Sensores acústicos, detectores de anomalías magnéticas, radares, drones submarinos y, en algunas zonas de nuestra región, miles de «barcos de pesca» y buques de la milicia están siendo ampliamente desplegados para detectar submarinos en las aguas fuertemente disputadas de nuestro norte.

Los submarinos convencionales, como los australianos de la clase Collins, son más vulnerables a la detección que los de propulsión nuclear porque cada pocos días deben acercarse a la superficie y levantar el snorkel para hacer funcionar sus generadores diésel y recargar sus baterías. Una vez detectados, los submarinos convencionales son menos capaces de escapar a la destrucción que los de propulsión nuclear porque su velocidad máxima sostenible es menor.

Portada: Impresión artística del futuro submarino de la Marina Real Australiana, que será conocido como clase Attack.

Tal vez te puede interesar: Australia construirá sus propios misiles en una nueva planta de armas guiadas

1 COMENTARIO

  1. Muy interesante el análisis de la Armada Australiana.

    Considero que sus conclusiones son muy válidas para nosotros. Que también poseemos un litoral marítimo muy extenso. Y «problemas» con vecinos poderosos.

    La clase TR 1700, fue diseñada para que el buque permaneciese largos períodos en patrulla. De hecho, entiendo que tiene el récord de navegación en inmersión. Aunque no se como le va en cuanto a sigilo. Pero sin dudas que el siguiente paso era desarrollar el Sub nuclear. Del que se han escrito ríos de tinta.

    La armada de Brasil, de a poco se va acercando a ese objetivo. Ya que el proyecto PROSUB, tiene como culminación, la instalación de propulsión nuclear. Y nosotros nos quedaremos con «la ñata contra el vidrio».

    Los Argentinos tenemos otras prioridades presupuestarias. Como «penes de madera» y planes sociales que alientan la vagancia. Mientras nosotros sigamos dándole prioridad a estas cosas. Nuestra soberanía territorial estará cada vez más comprometida. Lo anterior aplica a TODOS los gobiernos desde 1989 a la fecha.

    Ojalá llegue el día en que nuestros gobernantes dejen de hablar de «Pampa Azul» y demás expresiones grandilocuentes. Y se tomen en serio la defensa de nuestra soberanía.

    Abrazos

    Juan Martin Pettigrew

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.