La lucha contra el COVID-19 ha demandado y demanda notables esfuerzos conjuntos. Así quedó demostrado en la provincia de Córdoba, donde el Ejército Argentino y la Fuerza Aérea Argentina vienen trabajando mancomunadamente a la par de las distintas agencias y organizaciones gubernamentales en el marco del Centro de Operaciones de Emergencia. Desde esta organización, en la cual confluyeron los distintos actores, se realiza todo el trabajo de planificación, coordinación y ejecución, en demanda de los requerimientos que van surgiendo según la dinámica de la pandemia.

El pasado viernes 25 de junio, Zona Militar tuvo la posibilidad de entrevistar al General de Brigada Jorge Berredo, comandante de la IV Brigada Aerotransportada y de la Zona Conjunta de Emergencia de Córdoba. Consultado sobre el accionar del Ejército, el General comentó que «…desde febrero del año pasado a la fecha, el Ejército y la Guarnición Aérea Córdoba mantenemos un esfuerzo sostenido como Comando Conjunto de Zona de Emergencia en apoyo a las autoridades provinciales en lucha contra pandemia…».

Berredo consideró que el tiempo transcurrido ha sido como una película, con sucesiones de momentos de acuerdo con cada evento y situación que se fue planteando, recalcando que el accionar conjunto y la dinámica demandó una reconversión constante, destacando que «...ha sido un desafío saber leer y anticiparnos al problema del momento…«

El comandante de la IV Brigada Aerotransportada puntualizó sobre algunos de los hitos alcanzados en el último año y medio, tanto desde el inicio con lo que fue la organización de los COE regionales, pasando por la elaboración de las estrategias epidemiológicas y de testeo, entre otras. Una de las ventajas de la Fuerza a la hora de encarar los diversos desafíos se encontró en la estructura propia de Ejército, con su capilaridad y capacidad de organización, modelo que se replicó en las organizaciones de los gobiernos provinciales y municipales.

Consultado sobre la actualidad y los últimos desafíos encarados, el General Berredo manifestó que «…aquí y en el ahora, (el desafío es) poder ayudar en diseño del plan de campaña de vacunación, de como se debía componer una célula vacunatoria, como organizarla y establecer su dinámica, para que funcionara mejor y abordar una vacunación a escala…». Agregó que una de las últimas iniciativas en el marco de la segunda ola ha sido el plan para la sustitución de enfermeros profesionales en los vacunatorios, profesionales que son reemplazados por personal del cuerpo comando, el cual ha sido debidamente adiestrado, certificado y asegurado para que puedan ser vacunadores. Esto último constituye un esfuerzo vital para el reemplazo de recursos humanos crítico a los fines de garantizar la asistencialidad en el sistema sanitario provincial y municipal.

Berredo también se refirió a la conformación de hospitales modulares de campaña, unidades que «… participan del esfuerzo pre-hospitalario, de modo que no se saturen al sistema central…actualmente tenemos desplegados dos…el desafío hoy, es ese, muy diferente al de dos o tres meses meses atrás….»

La planificación y gestión también fueron labores centrales, habiéndose trabajado en la conformación y diseño del plan de campaña de vacunación a escala, el cual fue desarrollado y presentado al ministro en escasos días. Otro aspecto importante está vinculado a la georreferenciación y gestión de información, lo cual permitió a las autoridades disponer de herramientas dinámicas y adecuadas a la hora de la toma de decisiones.

Con varios meses críticos por delante, el General Berredo concluyó que las tareas realizadas «…son distintos capítulos de una película que tendrá su cierre cuando la pandemia deje de ser un flagelo…»

Foto de portada: Gobierno de Córdoba

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.