En el marco del ciclo virtual «El rol de las empresas públicas y privadas en torno a la política industrial de defensa nacional» organizado por Zona Militar, tuvimos la posibilidad de contar con la participación de distintos actores del sector, tanto del ámbito público como privado. En esta ocasión, contamos con la presencia del ingeniero Franco Giuggioloni, vicepresidente de la Fábrica Argentina de Aviones «Brigadier San Martín».

Durante su exposición, el ingeniero Giuggioloni abordó los distintos proyectos que actualmente FAdeA mantiene en curso: desde la línea MRO para aeronaves comerciales, pasando por los trabajos de modernización, puesta a punto, fabricación e ingeniería que se realizan en distintas aeronaves tales como los C-130H Hércules de la Fuerza Aérea Argentina, helicópteros AB-206B1 de la Aviación de Ejército, IA-63 Pampa III Bloque II, Pucará Fénix, Fokker F-50 de la Marina de Guerra del Perú y Embraer C-390

El vicepresidente de FAdeA recalcó los avances realizados respecto a las condiciones contractuales, habiéndose trabajado en conjunto con el Ministerio de Defensa a los fines de brindar una proyección de al menos unos tres años. «..los contratos plurianuales permiten proyección, alinear cadena productiva…Permite mejor negociación con los proveedores, por una cuestión de cantidades. De alguna manera, sin esto, es muy difícil sostener políticas de producción cuando los tiempos son tan cortos….sin esto, es difícil en la industria prevalecer en los años, mejorar tecnología y nacionalizar componentes….» expresó Giuggioloni, el cual también manifestó que el FONDEF será una herramienta complementaria al permitir un flujo de fondos al MinDef.

Uno de los proyectos en los cuales se ha podido plasmar lo mencionado en el Pampa III, contrato que tiene previsto la fabricación y conversión de al menos nueve IA-63 Pampa III (6 aeronaves nuevas y 3 conversiones de Pampa II a Pampa III), entre otros hitos. FAdeA y el Ministerio de Defensa vienen trabajando a los fines de replicar similar concepto en los demás programas, entre ellos la finalización de revitalización del P-3B Orión de la Armada Argentina.

Giuggioloni también recalcó el esfuerzo realizado durante 2020, con el objetivo de mantener actividad en algunas de sus líneas, entre ellas la Hércules, quedando demostrado el compromiso de FAdeA con la entrega del C-130H Hércules TC-66, aeronave que reforzó la vital capacidad de transporte de la Fuerza Aérea Argentina. Pese a los inconvenientes generados por la pandemia, también se pudo mantener el taller comercial habilitado y trabajando, esfuerzo que se ve reflejado hoy al contar con tres aeronaves en simultáneo en distintos estado de avance y trabajos.

«…Es fundamental tener programas de relevancia, que traccionen, que tengan una mirada plurianual y que de alguna manera puedan tener continuidad en el tiempo, pasando por hitos, instancias para comprobar que se va en la dirección adecuada…» concluyó el vicepresidente de FAdeA

Agradecimientos: Al ingeniero Franco Giuggioloni y a Sebastián Ugarte.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.