Durante el día de ayer, 17 de junio, se llevó a cabo el primer encuentro del Ciclo: Política Industrial para la Defensa Nacional, impulsado por Zona Militar. En el mismo participaron diversos expositores, tanto del ámbito de la gestión del Ministerio de Defensa de la República Argentina, del Poder Legislativo Nacional, como también del ámbito académico.

El segundo expositor, Carlos Fernández, se desempeña como Presidente de la Comisión de Defensa Nacional de la Cámara de Diputados. El mismo desarrolló su postura frente a la política de defensa nacional, la creación y participación del El Fondo Nacional de la Defensa argentino (FONDEF) en la misma y puntualizó en los diversos proyectos que se encuentran llevando a cabo en el ámbito.

En primer lugar, Fernández sostuvo que «la política de defensa nacional ha estado lejos de ocupar el centro de la escena pública en las últimas casi cuatro décadas. Distintas circunstancias generan una constante declinación de su participación en el total de gasto e inversión nacional». Destacó que las oportunidades a lo largo de la historia fueron varias para tratar de revertir esta situación, generando inclusive leyes para incrementar el presupuesto destinado a la defensa. Sin embargo, recalcó que «lamentablemente, en todas las ocasiones esos intentos fracasaron». Continuó su postura caracterizando a la situación regional como desequilibrada, lo cual necesariamente influye en la compleja posición que posee la Argentina para resolver ciertas cuestiones básicas, como el control de los espacios soberanos y las fronteras del país. La misma, es «una situación que comienza a generar cada vez mas presiones en un mundo en creciente tensión de rivalidad y cooperación entre las grandes potencias, que miran con atención a los espacios vacíos y la ausencia de desarrollo», comentó.

En segundo lugar, el diputado resaltó en la necesidad de «no ocultarse tras eufemismos». Considera que como Estado la Argentina posee serias dificultades para mantener en el tiempo diversas políticas exitosas en torno a la defensa y, en torno a esto, puntualizó en que el incremento de su presupuesto debe necesariamente «estar relacionado fuertemente con el desarrollo tecnológico y económico del país». Destacó que, a su juicio, no puede existir incremento del presupuesto destinado a defensa si no se la asocia con el crecimiento.

En este sentido, Fernández mencionó que el desarrollo de ciencia y tecnología fueron incorporados a las estrategias nacionales de los países desarrollados como intereses primordiales, y que el desarrollo propio en determinados «nichos» de la Argentina debe ser una cuestión a trabajar a nivel nacional. Destacó que, para conseguirlo, resulta clave una trilogía compuesta por el desarrollo científico y tecnológico autónomo e independiente, la capacidad industrial nacional y la política de defensa nacional. Según el diputado, debemos ser «capaces de resolver un balance adecuado y un equilibrio necesario entre estos 3 componentes».

En tercer lugar, Fernández profundizó en la participación y creación del FONDEF en torno a esta dirección, y enumeró sus cuatro criterios básicos relacionados con la política industrial para la defensa, a saber: favorecer la sustitución de importaciones, el desarrollo de proveedores, y la inserción internacional de la producción local de bienes y servicios orientados a la defensa; promover la innovación productiva inclusiva y sustentable por medio de un mayor escalamiento tecnológico; incrementar las acciones de investigación y desarrollo tanto en el sector público como el privado; y mejorar las condiciones de creación, difusión y asimilación de innovaciones por parte de la estructura productiva nacional.

Abordando esta temática, mencionó diversos proyectos que se encuentran en desarrollo en torno a lo establecido en esta ley, puntualizando en que muchos de ellos son una continuidad de gestiones anteriores pero que, sin estas decisiones, hoy estarían en riesgo. Algunos de estos proyectos son: el comienzo del proceso de incorporación de un vehículo blindado a rueda como el Guaraní, junto al desarrollo conjunto con Brasil y la industria nacional argentina; el proceso de incorporación de tecnología nacional y desarrollo de proveedores locales en el Pampa 3 (actualmente en un incipiente 13-14 por ciento de participación con mayores expectativas de progreso); el proceso de modernización del Hércules C 130 que se lleva a cabo en FAdeA,; el proceso de modernización del Tanque Argentino mediano, entre otros.

A modo de conclusión, propuso finalizar su exposición con una reflexión final destacando que «la defensa nacional, como parte integrante de un concepto más grande e importante que es el de la seguridad nacional, resulta ser un elemento estratégico que hace a la constitución y esencia de un Estado [..] El primer desafío que debemos superar es informar adecuadamente a nuestros compatriotas para que puedan influir en las decisiones que se adoptan. Hay que transformar este debate que ustedes (Zona Militar) plantean, y yo celebro, en un debate federal […] El desarrollo de la industria de la defensa es uno de los motores más importantes que puede generar un cambio en la Argentina y, asociado a eso, seguramente brindará respuestas en ámbitos que la necesitan urgentemente, sobre todo después de este año y medio atravesados por la pandemia y las consecuencias que ha generado. Es el impacto que puede generar en el empleo y la mejora social que eso brinda».

Exposición Completa Ciclo: Política Industrial para la Defensa Nacional

6 COMENTARIOS

  1. Hasta ahora son todos anuncios de proyectos, pero no se ven materializado, salvo cosas poco relevantes, lo importante que son la incorporación de aviones de caza 4+g, sistemas Antitanque, antiaéreo, antibuque, misiles y bombas guiadas, etc. Ni noticias !
    En el 2008 hice gestiones con la agregaría militar de Rusia y fuí personalmente a Venezuela para traer inversión en defensa, pero acá no les interesó. Ni siquiera pusieron $150.000 para que la UTN haga los planos y prototipo de un submarino guiado, pero si ponían millones en football para todos.

  2. Celebro que alguìen del circulo de diputados estè con la idea en defensa. Coicido con el Sr Ferrara, es neceasario voluntad polìtica para mover la rueda. El estado debe llegar al la conclusiòn que la indutria de la defensa nacional soluciona problemas a nuestro paìs, y puede generar ganmancias.

  3. Esperemos que no solo sean palabras y se transformen en hechos, tenemos que imitar minimamente a la industria Brasilera de armamentos.Seria importante hacer proyectos conjuntos en fabricacion de armas.

  4. En referencia a Defensa es tanto el gasto que hay que hacer que los políticos esperan que el compromiso siempre lo tome el gobierno de la oposición. Cero continuidad.

  5. Estoy de acuerdo con lo comentado por el Sr.Carlos Fernandez. Me gustaría agregar la importancia que tiene la fabricacion de armas portatiles, no solo para las fuerzas de seguridad del pais, sino tambien la venta a otros paises, con la calidad que se hacia y no tener que comprar las armas al extranjero. Daniel

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.