El fabricante aeroespacial Boeing, con sede en Chicago, habría cobrado al gobierno de Japón un precio hasta 15 veces superior por algunas piezas de repuesto para sus aviones cisterna de reabastecimiento, en comparación con el precio que solía pagar la Fuerza Aérea de Estados Unidos (USAF).

Según la evaluación del servicio de la USAF vista por Bloomberg, tras el contrato entre Boeing y Japón, el gobierno nipón pagó 79 millones de dólares por las luces de navegación producidas por el subcontratista de Boeing, Honeywell. Según el acuerdo, que se firmó en abril de 2021, las luces de navegación para el avión cisterna japonés Boeing KC-46 Pegasus se vendieron, al parecer, a un precio un 1.500% superior al que la Fuerza Aérea había pagado anteriormente.

Dado que la USAF gestiona el contrato de 4 aviones cisterna KC-46 de Japón, se suponía que debía garantizar que los precios propuestos para las piezas de repuesto fueran justos y razonables. De acuerdo con la legislación estadounidense, los contratistas están obligados a facilitar los datos de los precios de las piezas clasificadas como artículos militares. Pero como las luces de navegación pedidas por el gobierno japonés estaban clasificadas como artículos comerciales, los contratistas no proporcionaron datos de respaldo para esas piezas de repuesto de los aviones.

«La Fuerza Aérea no pudo determinar que aproximadamente 10 millones de dólares del precio total del contrato eran justos y razonables, principalmente debido a la falta de información para respaldar el análisis de costes o precios relacionados con los repuestos comerciales», dijo la portavoz de la USAF, Ann Stefak, a Bloomberg.

Para determinar si el precio de las piezas de repuesto de los aviones era justo y razonable, la USAF había intentado conseguir datos de precios de Boeing desde noviembre de 2019. Desde entonces, había solicitado los precios de un total de 140 piezas de repuesto del avión, incluidas las luces de navegación, reduciendo el número a 29 posteriormente.

Sin embargo, Boeing habría informado a la USAF de que no podía proporcionar los precios de 28 de los 29 artículos comerciales, ya que esos datos se consideraban datos de ventas no gubernamentales que no podían utilizarse para determinar un precio justo y razonable de las piezas de repuesto.


El fabricante también declaró que había proporcionado precios incorrectos para la luz de navegación de Honeywell en sus contratos anteriores con la USAF. Como resultado, Boeing acabó teniendo pérdidas por la venta de dichos artículos.

Japón compra piezas de repuesto del Boeing KC-46 a un precio 15 veces superior. Una portavoz de Boeing, Kathleen Kelly, dijo que el fabricante «facturó por error» a la USAF en los contratos anteriores de piezas de repuesto, lo que supuso un aumento de precio del 1.500% en el acuerdo Boeing-Japón.

«Hemos cobrado el precio correcto en los contratos posteriores de repuestos del KC-46 Tanker, lo que ha dado lugar a la percepción de un aumento de precio. […] En realidad, se trataba de una corrección de precios», dijo Kelly. «Nuestro error fue aislado y asumimos nuestro error».

Una portavoz de Boeing señaló que, para demostrar su buena fe, la empresa se ofreció a excluir la luz de navegación del contrato con el gobierno japonés y dejar que la USAF negociara directamente con Honeywell, pero, según se informa, los militares rechazaron la oferta y decidieron seguir adquiriendo las piezas de repuesto a través de Boeing.

Tal vez te puede interesar: Japón solicita dos unidades adicionales del avión KC-46A de Boeing

3 COMENTARIOS

  1. Bueno, supongo que en Japón alguien deberá pagar los platos rotos, o mejor dicho, las luces rotas. Esto afecta la confiabilidad de los fabricantes de EEUU.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.