Una vez establecida la cabeza de playa en San Carlos, las fuerzas británicas iniciaron su inexorable avance terrestre, teniendo como objetivo final a Puerto Argentino. En esta marcha hacia la capital se cometerían una cadena de errores que derivarían en el desastre de Bahía Agradable.

Con el avance del 2 Regimiento Paracaidista hasta Fitz Roy, las fuerzas británicas estaban exigiendo hasta el límite a sus líneas logísticas, exponiéndose a una posible respuesta terrestre argentina. Ante la imposibilidad de reforzar rápidamente a los paracaidistas por vía aérea o terrestre, la única posibilidad era efecturalo por medios navales. Este movimiento demandaría a los buques de transporte exponerse a distintas amenazas.

Esta compleja situación fue considerada por los mandos de la 5 Brigada como una oportunidad para desplazar a sus soldados, los cuales de esta manera tomarían participación del avance final contra Puerto Argentino. Serían los Batallones de Guardias Galeses y Escoceces los encargados de llevar a cabo esta misión, debiendo establecer posiciones en Bahía Agradable.

El plan diagramado por el General Mayor Moore y el Comodoro Clapp incluía la participación de uno de los buques anfibios LPD con el apoyo de sus lanchones LCU para el desplazamiento de los guardias galeses y escoceses. Se esperaba que también deberían participar 1 o 2 buques de transporte LSL de la clase Roundtable, encargados del transporte de material logístico. El plan requería de una perfecta coordinación para tener éxito, algo que no terminaría de suceder por distintos factores: la meteorología, la falta de comunicación y de medios, errores en la ejecución y, por supuesto, el accionar de los cazabombarderos de la Fuerza Aérea Argentina.

Inicialmente, el transporte de tropas lo realizaría el HMS Intrepid L-11, utilizando sus cuatro lanchones de desembarco para trasladar a los guardias escoceces y galeses a sus puntos asignados. Por su parte, el transporte RFA Sir Tristam L3505 debería arribar con el sistema de defensa aérea Rapier, personal sanitario del 16 Field Ambulance así como alimento, munición y combustible. El material restante sería trasladado por el RFA Sir Galahad L3005, una vez que los guardias galeses estuvieran en tierra y luego de que se terminara de descargar al Tristam.

Sin embargo, el plan comenzó a marchar mal desde su inicio: El Intrepid desplegó sus LCU lejos del punto convenido, quedando expuestos los soldados escoceses no solo a las inclemencias de mar y la meteorología, sino también a la falta de comunicación entre las unidades navales británicas en la zona: en un momento, los lanchones fueron detectados y posteriormente iluminados por HMS Exeter D-89 y por la HMS Yarmouth F-101, aunque sin consecuencias gracias a que lograron ser identificados como tropa propia. Arribarían a Bahía Agradable a las 0800, para sorpresa de los paracaidistas.

Mientras tanto, el Sir Tristam enfrentaba sus propios dilemas al ser incapaz de realizar la carga de Rapier y de personal sanitario. Arribaría a Fitz Roy el 7 de junio, comenzando la descarga con el mexeflote y el único lanchón disponible. Por su parte, el RFA Sir Galahad logra embarcar personal y material en San Carlos: más de 400 soldados junto a los esperados Rapier y al personal del 16 Field Ambulance. Pese al pedido de su capitán de quedarse una noche más en San Carlos, recibe la orden de iniciar la navegación lo antes posible.

El Sir Galahad arribaba a destino a las 0700 del 8 de junio ante la alarmada mirada de varios presentes ya que el día que prometía contar con una mejora en las condiciones metereológicas, incrementando el riesgo de ataques aéreos (algo que el Galahad ya había experimentado en carne propia el 23 de mayo). Para colmo de males, la descarga se vería ralentizada debido a que el único lanchón tenía dañada su rampa. Pese a que se lograría transportar uno de los Rapier a tierra, el sistema estaba imposibilitado de operar eficazmente por lo que la defensa aérea recaería en los Sea Harrier en misión de patrulla de combate aéreo. De acuerdo con algunas fuentes, los cazas abandonaría su posición luego de que no se les notificara la demora aunque otros atribuyen su ausencia debido a que tuvieron que interceptar aeronaves enemigas…que habrían sido señuelos.

Casi sin defensas y en una posición vulnerable, ambos buques se presentaban como objetivos más que tentadores.

Arremeten los Dogos y Mastines

Con la información de la presencia de buques enemigos en Bahía Agradable, la respuesta de la Fuerza Aérea Argentina no se haría esperar: Desde Río Gallegos despegan ocho A-4B Skyhawks del Grupo 5 de Caza, cada uno de ellos armados con tres bombas de 250kg.

Por un lado, los MASTÍN, integrados por el lerTen Alberto Filippini (C-250), el Ten Daniel Gálvez (C-214), el Ten Vicente Autiero (C-237) y el Alf Hugo Gómez (C-230). Se le suman los DOGO, escuadrilla compuesta por el Cap Pablo Carballo, el Ten Carlos Rinke, el 1erTen Carlos Cachón y el Alf Leonardo Carmona.

Las escuadrillas decolan y enfilan para el KC-130H Hércules TC-69, indicativo PARCA, con una tripulación integrada por el Vcom Alfredo Cano, Cap Juan Hrubik, Vcom Eduardo Servático, SM Salvador Giliberto, SM Guillermo Aguirre, SAux Eduardo Fattore, SA Néstor Molina, SP Roberto Caravaca. En ese trayecto, Filippini, Autiero y Carballo deben retornar por novedades en sus Skyhawks.

Una vez realizado el reabastecimiento en vuelo, quedan constituidas dos secciones de tres y dos aviones respectivamente. En rasante y ante meteorología desfavorable en ocasiones, los Skyhawk se lanzan sobre la zona donde se presumía la presencia de los objetivos. En ese trayecto, divisan helicópteros Lynx y Sea King así como concentración de tropa, la cual responde a la presencia de los Halcones con fuego AAA y lanzamiento de misiles.

Finalmente el “Diablo” Gómez divisa los buques, poniendo proa hacia el Sir Tristam y Sir Galahad. Los DOGO se concentrarían sus lanzamientos sobre el Galahad, logrando impactos directos en el transporte. Las bombas provocaría un incendio casi inmediato al alcanzar alijos de combustible, tornando al Galahad en una trampa mortal para los soldados y tripulantes a bordo.

Acto seguido, son los dos MASTÍN los que entran en acción, dirigiendo su atencion al Sir Tristam, en el cual logran impactos. Una vez finalizado el ataque, los Mastines y Dogos emprenden el retorno, “buscando agua”.

El turno de los Perro y Gato

Con similar objetivo, desde Río Grande decolan seis Dagger armados cada uno con dos bombas BRP de 250kg. Los PERRO, compuesta por el Cap Carlos Rohde, el 1erTen José Gabari y el lerTen Jorge Ratti y los GATO, integrada por el Cap Amílcar Cimatti, el My Napoleón Martínez y el Ten Carlos Antonietti. Los cazabombarderos serían secundados por un Lear Jet del Escuadrón Fénix, indicativo LIBRA (Cap Miguel Arques, Ten Enrique Felice) teniendo como misión el guiado de ambas secciones.

Una vez en vuelo, Antonietti debe retornar por novedad, enmprendiendo las demás aeronave vuelo hasta zona del objetivo. En aproximación, divisan una fragata que navegaba a alta velocidad, ingresando a una bahía. Los cinco Dagger maniobran para atacar a la HMS Plymouth F-126, desde tierra hacia el agua, apreciando como el buque iniciaba su defensa con fuego AAA. Los Perro y Gato atacan al buque con fuego de cañón y bombas, logrando impactos. Para fortuna del buque, las bombas no explotarían pero si provocarían daños en la estructura, en el cañón, en el mortero antisubmarino Mk.10 y en su pañol de municiones.

La caída de tres Halcones

Ante la posibilidad de que se estableciera y afianzara una nueva cabeza de playa, la FAS ordena un nuevo empleo en la zona dr Bahía Agradable, tomando los riesgos de que ya se había perdido el factor sorpresa y que el enemigo estaría alertado.

Desde Río Gallegos despegan los MAZO y MARTILLO, en total seis A-4B Skyhawks cada uno de ellos armados con tres bombas. A los mandos estaban el lerTen Rubén Bolzán (C-204), el Alf Guillermo Dellepiane (C-239) y el Ten Juan Arrarás (C-226) mientras que los Martillo eran el lerTen Oscar Berrier (C212), el Alf Alfredo Vázquez (C-228) y el lerTen Héctor Sánchez (C-231). Decolaron a las 15:00 para rebastecer del KC-130H PARCA. Por novedades deben retornar Dellepiane y Berrier.

Según lo mencionado en la obra “La Historia de la Fuerza Aérea Argentina”, los Skyhawks “…arribaron rasante, por la costa sur de isla Soledad, cruzando chubascos; sobrevolaron la zona del OM pasando al N de puerto Fitz Roy. Recibieron nutrido fuego de AAe. Siguieron, y vieron a su derecha los buques previamente atacados, (humeantes en bahía Agradable), y sobrepasando los mismos, iniciaron viraje a la derecha, en contacto, ahora, con el radar MLV; que les indicó que el blanco se encontraba más al O de la posición de la Ella.

Estaban ya sobre el agua, todavía al E de bahía Agradable, observaron un lanchón de desembarco que navegaba rápidamente hacia la costa. Entonces, el N° 3, (Sánchez), vio, a su derecha y arriba, a dos Harrier lanzando sus misiles. Uno impactó en el N° 4, (Alf Vázquez), y explotó. El segundo impactó en el N° 2, Ten Arrarás, a quien se lo vio eyectarse. No fue recuperado. También el N° 3 observó que el N° 1, (lerTen Bolzán), efectuaba su lanzamiento sobre un lanchón, (Foxtrot 4, que fue alcanzado y se hundió), inició viraje a la izquierda, realizó bruscas maniobras evasivas, pero fue alcanzado por un misil Sidewinder y no pudo eyectarse.

Entonces el N° 3, (lerTen Sánchez), abortó su ataque y escapó de la persecución de los Harrier. Llegó al REV; con impactos de esquirlas AAe y, luego, a GAL, donde arribó a las 18:00 hs…”

En esta acción, 3 Halcones del G5C pasan a la inmortalidad en cumplimiento de su deber: el Primer Teniente José Arrarás, el Primer Teniente Danilo Rubén Bolzán y el Alferez Jorge Alfredo Vázquez.

Consecuencias

El ataque del 8 de junio resultaría un desastre para las fuerzas británicas, tanto por su impacto en el material como en sus recursos humanos: a bordo del Galahad y Tristam fallecerían 49 soldados y tripulantes, sufriendo heridas de diversa consideración otros 115 hombres. El Sir Galahad resultaría una perdida total, siendo hundido el 24 de junio por un submarino de la Royal Navy. El Tristam lograría ser reacondicionado.

En cuanto al ataque de los Mazo y Martillo al lanchón, en el mismo perderían la vida 6 tripulantes del LCU, destruyéndose valioso material de comando y control que se encontraba en 5 Land Rover.

5 COMENTARIOS

  1. cuanta enseñanza dejo malvinas para la proxima vez y como le costo al invasor usurpar nuevamente las islas. si es verdad que rusia va a rearmar a la argentina me concentraria en los porta aviones ingleses y sus buques logisticos y se termina la guerra antes que lleguen a las islas saludos

  2. Héroes. Todos ellos son héroes.

    Lamentablemente, faltó el contra ataque argentino. Porque las tropas británicas estaban regaladas.

    Tengo entendido que el Sr. Comandante del BIM 5 Carlos Robacio. Pidió autorización para salir de su posición a rematar el trabajo de la aviación. Pero el Jefe del dipositivo de defensa de Pto. Argentino, no lo autorizó. Temiendo debilitar el dispositivo de defensa.

    La realidad es que el BIM 5 podría haber hecho estragos en la posición británica y hubiera retrasado todo el ataque inglés.

    Una pena.

    Gloria y Honor al Sr. Contralmirante IM Robacio y su Bravos del BIM 5.

    Juan Martin Pettigrew

    • Al ejército Argentino le sobró coraje, pero le faltaron medios, todos los combates se decidieron al final por el empleo nocturno de cantidades masivas de misiles Milán por parte Británica y el ataque continuado de aviones Harrier con bombas Cluster de fragmentación o racimo de eficacia letal (prohibidas en 2008, tratado de Oslo) el tiempo de vuelo de los portaaviones al objetivo era de 18 minutos, y con la última versión del Sidewinder de disparo 360º, que no tenian los cazas Argentinos.

  3. Creo que Rusia no suministrará a Argentina un portaaviones o submarinos nucleares al nivel de los Ingleses, pero Argentina si podria tener un portaaviones convencional de 25.000 toneladas para 25 aparatos de despegue con catapulta, hace años IZAR-NAVANTIA le ofreció el proyecto de Portaaviones convencional SAC-220, pero no habia fondos para comprarlo, luego España se decidió por un portaaeronaves anfibio con aviones de despegue vertical, pero si Argentina tiene presupuesto y se decide, Navantia podría hacer un nuevo SAC-220.

  4. Esta acción demuestra que la victoria no les resultó gratis, ni barata. Tuvieron que pagar el precio, en material y en vidas humanas. Me parece que fue una imprudencia mandar la segunda ola de ataque, sabiendo que el factor sorpresa se había perdido y las PAC estarían atentas. Una alternativa que, tal ves, se pudo usar es atacar la cabeza de playa con los 155 mm, al menos para molestarlos. Por qué no se hizo, seguramente habrán personas que manejan más datos que yo para explicarlo. De cualquier forma, y a pesar de las pérdidas, fue un gran golpe a la flota británica y a las tropas de tierra. El día más negro de la flota.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.