Durante el acto de entrega de nuevo equipamiento para el Ejército Argentino, donde se expuso principalmente material rodado, entre vehículos Oshkosh, motocicletas, camiones, blindados M-113, helicópteros AB-206, así como también un vehículo Guarani y el TAM2C, el Jefe de Estado Mayor General del Ejército, Gral. Agustín Cejas, hizo un repaso de las distintas líneas de gestión que viene trabajando la institución. Entre los puntos mencionados durante su alocución, se expresó sobre la importante tarea de renovación del parque automotor con el que cuenta la fuerza, la búsqueda de un sustituto para el legendario sistema UH-1H y el avance en cuanto a la mejora del principal tanque de la Argentina, el TAM.

Sin embargo, uno de los comentarios que mayor atención capto de este medio se posó sobre el futuro del sistema antiaéreo del Ejército Argentino. En ese sentido, declaró que uno de los programas estrella dentro de la fuerza se sitúa en el mejoramiento de las capacidades antiaéreas y que contempla la incorporación de un radar especifico.

El radar especifico que describió el Jefe del Ejército es un RPA o Radar Primario Argentino, que tendrá la finalidad de «complementar el sistema de defensa aérea» con el que cuenta la Argentina.

RPA – INVAP

Actualmente la institución cuenta con muy baja capacidad de rastreo y seguimiento de blancos aéreos, dependiendo de dos radares AN/TPS-44 de 2D con varias décadas de funcionamiento y que participan dentro de la estructura del SINVICA en conjunto con radares de la Fuerza Aérea Argentina. Esta ultima es la que viene trabajando puntualmente con los sistemas RPA 3D en el marco del sistema de radarización del país.

Los radares RPA, de fabricación nacional a través de la empresa INVAP, ofrecen, con su banda L, un alcance de detección de unos 380 kilómetros y mayores prestaciones que los que posee actualmente el Ejército Argentino. Estos últimos son pensados, además. para complementar el sistema de control aeroespacial, como un sistema que brinda información que se asocia a las distintas piezas antiaéreas, hoy en día solamente de tubo y con limitaciones en su alcance y altura.

La fuerza cuenta en la actualidad con piezas de 20 mm Rheinmetall y Oerlikon, ademas de 35 mm Oerlikon GDF, con mejores prestaciones. Pese a la intención del Ejército Argentino de contar con un radar nuevo, no se ha mencionado si este responderá también a una gestión para restituir la capacidad misilistica antiaérea y si las dimensiones a abarcar de la misma se encuentra también estructurada con la Fuerza Aérea Argentina.

Te puede interesar: La Fuerza Aérea Argentina expresó su interés por el sistema Pantsir-S1

9 COMENTARIOS

  1. este radar tiene que venir con misiles de mediano y largo alcance capas de batir aviones de 4++ generacion y bombarderos de largo alcance saludos.

  2. Los radares que fábrica Invap son muy buenos y también se exporta. a lo que voy que es una excelente oportunidad para recuperar la capacidad de detección temprana!!

  3. Tener un radar antiaéreo debería acompañarse de baterías con cohetes o misiles que sirvan para tal fin, algo mejor que los Roland por ejemplo.

  4. Sabiendo como viene nuestro el asunto, primero se deberia negociar con INVAP por algunos radares para no quedar ciegos. Despues se tendria que ver con que que sistema antiaereo y radares complementarlos. No se si estare en lo correcto pero solo asi lo veo factible.

  5. Radares, mas sistemas AA de corto, medio y largo alcance con capacidad de batir tambien misiles de crucero, y entrenamiento del personal para disuadir aventuras.

  6. Sería excelente, pero esa compra debe estar acompañada de los misiles, sino para lo único que serviría sería para ver pasar los aviones. No tenemos no misiles ni aviones, con radares lo único que hacemos es masticar bronca y verlos impotentes pasar. Recordar que aviones ingleses pararon sobre Tierra del Fuego rumbo a Punta Arenas Chile y Salvo verlos pasar nada.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.