El Ejército Argentino nació el 29 de mayo de 1810, durante los gloriosos días de la Revolución que derivó en nuestro primer gobierno patrio y posterior independencia de España. Así como en su origen, dos siglos más tarde, hoy siguen siendo sus hombres y mujeres quienes mantienen de pie esta institución fundamental y fundacional del país. Analizamos su equipamiento y alistamiento actual.

Origen y razón de ser del Ejército

En 1806 y 1807 nuestro país tuvo que hacer frente a sendas invasiones de tropas inglesas que pretendían someter nuestro futuro a los intereses de la corona británica, teniendo los integrantes del Ejército Argentino un rol destacado en la defensa de nuestra soberanía, llevando a la rendición y repliegue de los invasores.

Si bien puede resultar obvio el motivo por el cual nuestros próceres decidieron crear en 1810 una Fuerza Armada (FFAA) propia, con el fin de  asegurar la independencia de los españoles, el paso del tiempo demostró que la autonomía del reino español no era la única ni principal justificación para disponer de un cuerpo militar equipado y adiestrado para defender a la naciente República.

Más adelante, habiendo iniciado nuestro camino hacia la independencia formal del Reino de España y entendiendo que la misma sólo sería posible si también se apoyaba la liberación de nuestras naciones hermanas en Sudamérica, aparece la figura del Padre de la Patria y máximo héroe del Ejército Argentino: el Capitán General Don José de San Martín, quien lideró las tropas argentinas y de otros países que permitieron lograr la independencia de Argentina, Chile y Perú.

Las luchas internas entre diversos caudillos políticos -que antepusieron sus propios intereses personales- derivaron en años de estériles conflictos entre los argentinos, demorando la conformación final de un estado nacional republicano y federal, que recién llegó a concretarse en 1853 junto con nuestra primera Constitución Nacional, la ley de leyes ante la cual todos los argentinos tenemos los mismos derechos y obligaciones, entre estas últimas, armarnos en defensa de la Patria si fuere necesario.

Y qué es la Patria? Podríamos decir que la Patria somos los 45 millones de argentinos que habitamos los casi 3,8 millones de kilómetros cuadrados (Km2), de los cuales más de dos tercios corresponden a territorio en el Continente Americano (con una extensión en sentido norte-sur de casi 3.400 Km y de casi 1.000 Km en sentido este-oeste) y el resto al Sector Antártico Argentino, convirtiendo a la Argentina en el octavo país más grande del mundo.

La Patria también incluye una amplia variedad de climas que permite desarrollar una potente actividad agrícola y ganadera capaz de generar alimentos para más de 400 millones de personas; la presencia de parte del acuífero Guaraní y la consiguiente reserva natural de agua dulce en la región mesopotámica del noreste argentino; las importantes reservas de minerales (oro, litio, plata, etc.), gas y petróleo (convencionales y no convencionales) tanto en la región cordillerana como así también en el Mar Argentino; la gran cantidad de áreas del país con escasa o nula presencia de pobladores y/o de instituciones del Estado; un producto bruto interno (PBI) superior a los 400 mil millones de dólares que nos permite formar parte del G-20 (grupo de 20 economías más importantes del mundo); la riqueza de paisajes y biodiversidad que abarcan desde las Cataratas del Iguazú en el extremo norte hasta los glaciares en el sur de la Patagonia; etc.

Los anteriores son solo algunos  ejemplos de los valiosos y estratégicos recursos que debe proteger el Estado, para lo cual el Ejército Argentino debe contar con el Personal (formado y adiestrado) y Medios (modernos y suficientes) necesarios para, en conjunto con las otras Fuerzas Armadas, proveer a la Defensa Nacional en forma disuasiva y/o efectiva.

Tanto los medios como el personal -del Ejército, de la Armada y de la Fuerza Aérea Argentina- deben ser conducidos por autoridades competentes, tanto a nivel específico de cada fuerza como así también a nivel conjunto, lo cual redundará en una mayor sinergia y eficiencia.

Finalmente, resulta imprescindible recordar que la diversidad de climas y ambientes geográficos (monte, selva, montaña, meseta patagónica, etc.) así como la extensión de nuestro territorio y aguas jurisdiccionales hace necesario disponer de una elevada capacidad de vigilancia y alerta temprana, movilidad y poder de fuego, a fin de contener y repeler cualquier tipo de amenaza a nuestra soberanía.

El Ejército Argentino hoy

Con casi 50.000 hombres y mujeres, de los cuales un 10% son Oficiales, un 40% son Suboficiales y el resto Soldados Voluntarios y Personal Civil, el Ejército Argentino se redujo a casi una tercera parte de los efectivos que tenía en 1982.

Si bien no se discute la conveniencia de pasar del antiguo e ineficiente sistema de Servicio Militar Obligatorio (SMO) al actual sistema de Servicio Militar Voluntario (SMV), lo cierto es que las distintas administraciones que gobernaron desde 1995 a la fecha no hicieron nada respecto a prever la formación y mantenimiento de una adecuada Reserva Militar, la cual debería estar en condiciones de ser movilizada e incluso tomar parte en las acciones militares que tuvieran lugar en el supuesto de un eventual conflicto bélico.

La reducción de personal y el cierre de muchas unidades para luego vender esas tierras fiscales con fines meramente económicos y no en base a una planificación seria y estratégica derivaron en un despliegue geográfico de unidades que se encuentra mayormente concentrado en o muy cerca de grandes centros urbanos (Córdoba, CABA, Campo de Mayo, etc.), dificultando la realización de ejercicios y actividades de campaña, así como también provocando un mayor distanciamiento de las zonas fronterizas y grandes espacios deshabitados que tiene hoy Argentina.

A continuación exponemos la Misión, Visión y Objetivo de la fuerza terrestre, tal cual se las explicita en su página web institucional, a saber:


Misión: “El Ejército Argentino servirá a la Patria, como parte del Instrumento Militar de la Defensa, alistando, adiestrando y sosteniendo a la Fuerza, para ejecutar operaciones militares contribuyentes a garantizar la soberanía, independencia, capacidad de autodeterminación e integridad territorial de la República Argentina y proteger la vida, la libertad y los bienes de sus habitantes”.

Visión: “Una fuerza letal, disuasiva y versátil, sustentada en los valores sanmartinianos; adiestrada y alistada para combatir en defensa de la Nación. Apta por su nivel de organización, disciplina y capacidad operacional para cumplir diversos roles al servicio de la República Argentina. Prestigiada por su profesionalismo, por su desempeño como instrumento de la política exterior, por la transparencia y modelo de ética pública y por su respeto a la Constitución Nacional”.

Objetivo: “Constituir una fuerza armada con aptitud para defender los intereses de la nación, contribuir con su desarrollo científico, tecnológico, económico y social, y cooperar para el logro del bienestar general de sus habitantes”.

Las capacidades del Ejército

Al igual que las otras Fuerzas Armadas, tras la derrota sufrida durante la Guerra de Malvinas y el posterior retorno de la democracia, el Ejército Argentino ha sufrido una permanente degradación de su capacidad de combate debido a las constantes reducciones del presupuesto asignado año tras año para la Defensa.

En ese sentido, a la reducción de personal hasta casi un tercio de lo que tenía hace apenas cuatro décadas se añade el cierre de unidades en diversas localidades (principalmente del interior) y la pérdida de capacidades militares debido a la obsolescencia y baja de sistemas de armas que iban llegando al final de su ciclo de vida útil y no fueron reemplazados por nuevos equipos y medios.

Asimismo, también se debe destacar que muy pocas de las lecciones aprendidas dolorosamente durante el conflicto del Atlántico Sur fueron incorporadas a la doctrina y equipamiento del Ejército Argentino y de las otras FFAA nacionales. A modo de ejemplo sobre algunas de las falencias que evidenció específicamente el Ejército Argentino durante la guerra de Malvinas podemos citar: la necesidad de disponer de una elevada aeromovilidad que exige muchos helicópteros; combatir en todo tiempo (especialmente de noche); usar sistemas de armas guiados; etc.

Por último, el escaso presupuesto asignado a gastos de funcionamiento ha llevado a que el personal de las tres FFAA reciba un bajo nivel de adiestramiento, tanto a nivel específico como conjunto, lo cual afecta no sólo su preparación para el combate sino también su motivación, aspecto esencial para todo militar, máxime si es sometido a condiciones extremas como lo sería el caso de un conflicto armado.

A fin de determinar el actual nivel de aptitud del Ejército Argentino para cumplir con su Misión, Visión y Objetivo, a continuación se expone el estado de situación de los principales sistemas de armas y capacidades militares de la fuerza:

Sistemas de ArmasAntigüedad PromedioObservaciones
Pistolas FM de 9mm+45 añosExigen reemplazo por pesadas, cargar menos munición y bajas prestaciones
Fusiles FAL de calibre 7,62mm (en diversas versiones)+45 añosSobre un total de casi 100.000 sólo se modernizó el 1%. Debe aumentarse el ritmo de modernización y fabricarse un nuevo fusil en Argentina
Ametralladoras MAG de 7,62mm+45 añosSobre un total de casi 2.500 MAG, menos del 10% fue actualizada
Fusiles antimaterial Steyr HS calibre 12,7mm+4 añosExcelente fusil, pero escaso (solo hay 44). Deben incorporarse al menos 300
Lanzagranadas de 40mm para fusil y MK-19 en trípode o sobre vehículos+20 añosEs exiguo el stock de lanzagranadas y no tienen municiones. Debería haber al menos 3 lanzagranadas de fusil por Sección y 1 MK-19 por Compañía.
Morteros de 60, 81 y 120mm (existen 100, 400 y 300 respectivamente)+30 añosDeben sumarse 100 morteros más de 120mm, con alcance de 12Km o más, con munición asistida y guiada
Obuses Oto Melara de 105mm con alcance eficaz de 10Km (hay 76 en dotación)+45 añosA los 76 ejemplares en dotación debe agregarse la incorporación del Cañón Argentino Liviano (CALIV) de 105mm y 17Km de alcance eficaz
Cañones remolcados CITER de 155mm (alcance 20Km)+40 añosLos 108 cañones en servicio deben modernizarse al estándar CITER III, usar municiones de cargas eyectables y guiadas de mayor alcance (30 Km)
Cañón Argentino de Largo Alcance (CALA) 30/1 y 30/2 de 155mm. Diseñados y fabricados en Argentina+30 añosLos CALA tienen 39 Km de alcance y la versión 30/2 cuenta con Unidad de Potencia Auxiliar (APU) para realizar cambios de posición. El Ejército debe incorporar al menos 36 CALA 30/2
Vehículo de Combate de Artillería (VCA) Palmaria con cañón de 155mm+20 añosLos 18 VCA están modernizándose en Argentina con nuevos equipos de comunicaciones, visión nocturna y tiro
VCA AMX-13 con cañón de 155mmCapacidad muy disminuidaLa baja de los 24 VCA AMX-13 debe suplirse a la brevedad con 36 obuses autopropulsados M109A5
4 Sistemas Lanzacohete de Artillería Múltiple (SLAM) Lanza VC con cohetes CP-30 de 127mm y alcance 30 Km+20 añosSe dispone de sólo 4 SLAM Lanza VC CP-30, aunque se carece de cohetes para su empleo. Se debe incorporar más lanzadores para completar al menos 3 Baterías (de 6 VC cada una)
4 SLAM Pampero de  105mm y 10Km de alcance+40 añosDado su muy corto rango, deben reemplazarse otros SLAM con cohetes guiados de 60 a 90 Km de alcance
Cañones Antiaéreos, simples de 20 y 30mm, bitubo 35mm (se cuenta con 200, 20 y 8 unidades respectivamente)+40 añosDeben ser modernizados y sumar más ejemplares, con munición y directores de tiro optrónicos. Sería conveniente estandarizar los modelos y que todos sean automáticos, con Director de Tiro
Reserva de Munición de Guerra para Infantería, Artillería y Caballería+25 añosLa cantidad de municiones  existentes no alcanza para sostener más de tres horas de combate
Visores nocturnos+20 añosApenas el 2% de los efectivos cuenta con gafas y/o miras de visión nocturna
Chalecos antibala+3 añosSólo el 1% de efectivos dispone de protección balística corporal
Helicópteros Utilitarios (se dispone de 1 Bell 212, 20 UH-1H, 22 Huey II y 1 Super Puma en servicio)+45 añosEjército modernizó la mitad de su flota de UH al estándar Huey II. Debe incorporarse 40 o más Blackhawk o H-225M para homogeneizar su variada flota de helicópteros (reduciría costos, facilitaría la logística, instrucción y adiestramiento e interoperabilidad) 
Helicópteros AB-206 de Ataque Ligero,   Exploración y Reconocimiento+40 años15 se están modernizando en FAdeA. Deben ser complementados con un modelo de superiores prestaciones tipo Airbus H-145, armados con misiles antitanque, cohetes y ametralladoras
Helicópteros SA-315B LAMA de empleo en alta montaña+40 añosCon urgencia deben incorporase 6 a 12 helicópteros nuevos para sustituir a los LAMA. El modelo más idóneo es el H-145, que puede realizar exploración y ataque, rescate y transporte en altura
Helicópteros pesados CH-47 Chinook para transporte y asalto aéreoCapacidad perdidaTras la baja de los 3 CH-47 Chinook (2 perdidos en Malvinas y 1 en accidente) se carece de helicópteros de grandes prestaciones. Deben incorporarse diez o más MI-171 o CH-47
Aviones de transporte medio G-222Capacidad perdidaDesde la baja de los tres G-222 se perdió la capacidad de soporte logístico y lanzamiento de tropas y carga. Deben incorporarse 4 a 6 Airbus C-295 o C-27J Spartan
Aviones OV-1D MohawkCapacidad perdidaTras la baja de los 23 OV-1D recibidos se perdió la capacidad específica de inteligencia y exploración (radar SLAR y cámaras), ataque y apoyo de fuego
Aviones de transporte ligero Twin Otter y C-212+35 añosUn Twin fue modernizado. Se deben actualizar las tres unidades restantes y homogeneizar la flota transfiriendo a Fuerza Aérea los Twin e incorporando al menos cuatro C-212 adicionales. 
Sistema Aéreo No Tripulado (SANT) Clase 1 de corto alcance y baja altura Lipán M3+20 añosExiste un único SANT Lipán (de muy bajas prestaciones). Cada Unidad debe tener al menos un SANT Clase 1 y cada Brigada uno de Clase 2
SANT de muy corto alcance (6 Matrice 210 y 18 Phantom 4 Pro)+3 añosSon escasos y no de los más idóneos para operar en los diversos ambientes geográficos y climas de Argentina
Radares de vigilancia aérea Cardion Alert MK-2+40 añosDeben reemplazarse con nuevos radares móviles de INVAP
Radares de Director de Tiro Skyguard (para los  cañones de 35mm)+30 añosLos más antiguos deben modernizarse al mismo estándar del recibido en 2018 para la cumbre del G-20
Radares de vigilancia terrestre Rasit y Ratras (se cuenta con 44 y 18, respectivamente)+40 añosCasi medio centenar de los Rasit fue modernizado por INVAP al estándar Rastreador. Se deben modernizar los Ratras de Artillería o reemplazarlos
Radares de vigilancia terrestre AKAR-K y Thales GO-80 (existen 19 y 2 respectivamente)+3 añosSon excelentes sensores pero deben incorporarse muchos más, ya sea de los modelos en dotación o nuevos radares producidos por INVAP
Misiles antitanque. Se cuenta con apenas cinco lanzadores TOW –sobre HMVEE y trípode- con menos de 20 misiles+20 añosDeben adquirirse al menos 100 nuevos lanzadores y más de 1.000 misiles antitanque (Spike o similar) con 4 a 8 Km de alcance, para empleo desde tierra, vehículos y aeronaves.
Misiles antiaéreos portátiles de corto  alcance, tipo MANPADS, con alcance hasta 8Km Capacidad perdidaDesde la baja de los Blowpipe se carece de lanzadores portátiles de misiles tierra-aire. Deben incorporarse al menos 100 lanzadores descartables Igla S y 18 reutilizables de RBS-70NG
Sistema misilístico móvil de defensa antiaéreaCapacidad perdidaDesde la baja del Sistema Roland se carece de un sistema automático de defensa antiaérea. Deben incorporarse al menos 3 Baterías tipo Pantsir S1
Jeep Mercedes Benz MB 230G+40 añosDe los más de 880 recibidos apenas se ha actualizado una decena. Deben ser reemplazados por vehículos tipo AMG HUMVEE o IVECO LMV
HMMWV 4×4 (existen más de 100 Hummer de diversas versiones)+10 añosExcelentes vehículos, protegidos y de alta movilidad. Algunos nuevos y otros de segunda mano. Se precisan más
Camionetas 4×4 Ford Ranger y Toyota Hilux (se recibieron 134 y 10 respectivamente)+5 añosExcelentes camionetas de producción argentina. Deben incorporarse muchas más para reemplazar los MB 230G y todas deben ser militarizadas
Camiones 6×6 Oshkosh M1083 y M1048 (se recibieron 36 y 7 de cada uno respectivamente)+2 añosExcelente camión que debería ser la espina dorsal de la flota de vehículos de campaña. El Ejército precisa más de mil nuevos camiones de este tipo
Camiones 4×4 Unimog 416 (se incorporaron más de 1.600 unidades en distintos años)+40 añosSólo se modernizó apenas un 20% de la flota de Unimog (unos 300 ejemplares). Deben ser sustituidos por un nuevo modelo de camión militar
Camiones 6×6 REO+55 añosApenas un centenar de los más de 500 en dotación fue actualizado. Deben sustituirse por camiones 6×6 Oshkosh
Camiones FIAT 697 y Mercedes Benz 1113 y 1114+45 añosLos sobrevivientes de los casi 300 incorporados deben ser sustituidos por camiones 6×6 y 8×8 nuevos
Tanque Argentino Mediano (TAM) con cañón de 105mm+40 añosLos 231 TAM deben modernizarse al estándar TAM2C, con capacidad de combate todo tiempo
Tanques SK-105 con cañón de 105mm+40 añosLos 112 SK-105 deben actualizarse con capacidades similares al TAM2C
Vehículos de Combate (VC) 4×4 Panhard AML-90 con cañón de 90mm+40 añosLos 47 Panhard deben modernizarse con un nuevo motor, comunicaciones, empleo todo tiempo, etc.
Vehículo de Combate Blindado a Ruedas (VCBR) Mowag (cañón 20mm, portamortero y transporte de personal)Capacidad perdidaLa reciente desprogramación de los Mowag debe ser compensada con la incorporación de una nueva familia de al menos 200 VCBR sobre plataforma 6×6 (Iveco Guaraní) u 8×8 (VN-1)
Vehículos de Combate Transporte de Personal (VCTP) de la familia TAM+40 añosLos 108 VCTP deben modernizarse, con sensores de visión y tiro nocturno, un nuevo cañón/torre de 30mm, etc.
Vehículos de Combate Transporte de Mortero (VCTM) de la familia TAM y M106+40 añosLos VCTM de la familia TAM mantienen sus prestaciones originales mientras que los M106 han sido modernizados en Argentina
VCTP  M113, M113A1 y M113A2+55 añosLa mayoría de los 130 M113 y 122 M113A1 en dotación están siendo actualizados al mismo estándar de los 123 M113A2  que recibió el Ejército

Conclusiones

Este nuevo aniversario del Ejército Argentino lo encuentra en una situación logística que, a la luz de los datos expuestos, hace pensar que la fuerza no está en condiciones de cumplir con su Misión al día de hoy y está lejos de materializar la Visión y Objetivo institucionales.

Armamento de Infantería, tanques y piezas de artillería con una antigüedad promedio superior a los 45 años; helicópteros y camiones con más de medio siglo en servicio; escaso nivel de municiones y una insignificante cantidad de visores nocturnos demuestran la irresponsabilidad de las diversas autoridades políticas que han pasado por el Ministerio de Defensa en las últimas cuatro décadas.

El exiguo presupuesto asignado año tras año para gastos de funcionamiento (instrucción y adiestramiento operacional) han afectado negativamente el nivel de alistamiento del personal y medios para cumplir su misión principal: prepararse para la defensa de la Patria, cuándo y dónde ésta lo requiera.

El Ejército Argentino tuvo épocas de esplendor y otras de grandes dificultades como las que vive en esta última etapa. No obstante, siempre ha sido la vocación de servicio y sacrificio de sus integrantes lo que le permitió convertirse en una institución fundacional y fundamental de nuestro país.

Las hazañas de nuestra independencia y la liberación de los países hermanos de Sudamérica gracias a la determinación y valentía de los Generales San Martín, Belgrano y Güemes; el afianzamiento de nuestra soberanía nacional en todos los rincones del territorio gracias a los Generales Roca, Rosas y Pujato (hasta la Antártida); el desarrollo científico-tecnológico e industrial gracias a la visión de los Generales Mosconi, Savio y Perón; la determinación y coraje de los héroes caídos en Malvinas y de nuestros Veteranos que honraron su juramento de defender la Patria hasta perder su propia vida si fuera necesario; todos ellos tienen el honor de haber lucido el uniforme del glorioso Ejército Argentino.

Los hombres y mujeres que integran el Ejército necesitan tener las mínimas condiciones en cuanto a su equipamiento, infraestructura, instrucción y adiestramiento para cumplir con la misión que les fija la Constitución Nacional.

Corresponde a las autoridades políticas, de todos los partidos, dejar de lado sus respectivas ideologías y establecer una verdadera Política de Estado en materia de Defensa, dotando a las Fuerzas Armadas no sólo del adecuado presupuesto que éstas requieren para defender un país tan extenso y rico como es la República Argentina, sino también de un marco normativo actualizado, acorde a nuestros intereses vitales y estratégicos y en sintonía con la dinámica del mundo en pleno siglo XXI.

Tal vez te puede interesar: Infografía del poder terrestre del Ejercito Argentino en el 2020

10 COMENTARIOS

  1. Excelente informe José Javier.

    No creo que esta información, tan sensible, debiera estar a disposición de todos los interesados.

    Pienso que nuestras FF. AA. Se encuentran en un momento equivalente al de 1890. Cuando Ricchery viajó a Europa para comprar todo y equipar de 0 a nuestro EA. Y la Armada hace su modernización en el mismo período 1890 – 1905.

    La verdad que lindo desafío, ser en este momento Ministro de Defensa. Con tantas cosas para comprar y revertir 40 años de desidia y abandono.

    La Argentina necesita redefinir sus prioridades presupuestarias. Y lo necesita hacer URGENTE. Pero creo que nos enfrentamos con varias debilidades. Una de ellas, es que las elecciones cada 2 años, impiden que el político fije un horizonte de mayor plazo. Todo está supeditado a la histeria de ganar la próxima elección. Mientras que las decisiones sobre equipamiento militar son siempre a largo plazo. Y requieren ponderaciones técnicas, políticas y de geo estrategia.

    Además, las problemáticas de defensa, tienen bajísima preponderancia en los círculos en que se toman las decisiones. Recordemos que este gobierno asumió sin que la población supiera quién iba a ser el MinDef. Y éste solo logró visibilidad, gracias a la pandemia. Mientras que en el gobierno anterior, Las figuras de Martinez y Aguad, fueron poco menos que decorativas.

    La confirmación del veto británico. Que nosotros sabemos que existe desde el 02/04/82. Pero que se ve que las cúpulas militares y políticas, recién se enteraron con la baja del FA 50. Para mí, es un alivio, porque define quienes van a ser nuestros proveedores de SdeA estratégicos.

    Es de notarse, que actualmente todos los países del mundo están aumentando sus presupuestos de defensa. Ya que entre otras cosas. Las organizaciones multilaterales como Naciones Unidas, Mercosur y UE, están muy desprestigiadas. Por lo que la Defensa vuelve a ser un tema propio de cada país. ZM, continuamente está haciendo notar los avances en materia de defensa que se dan a nivel regional y mundial. Quiero creer que el MinDef, lee ZM.

    Si Argentina NO vuelve a los 2 o 3 puntos del PBI, destinados a Defensa. Entonces todo lo anterior fue en vano. Y seguiremos hablando de la pérdida de capacidades por parte del Ejército, ARA y FAA. Así de simple. Lo que falta es $.

    Abrazos y gracias nuevamente.

    Juan Martin Pettigrew

    • Estimado Juan Martín,
      Muchas gracias por su comentario.
      La información vertida en la nota es de dominio público, gran parte de la misma figura en las ediciones del Libro Blanco de 1999, 2010 y 2015, el resto lo obtuve de la página oficial del MinDef.
      Ojalá, especialmente las autoridades políticas, tomen nota de lo mal que están nuestras Fuerzas Armadas, que se pongan en lugar de los Comandantes que hoy deben ordenar a sus subordinados cumplir misiones en medios (aviones, tanques, vehículos, armas) que en promedio tienen CUATRO DÉCADAS en servicio, exponiendo a mayores riesgos a nuestros militares.
      No tengo dudas que la tragedia del Submarino ARA «San Juan» no se hubiera producido, o que la probabilidad de su ocurrencia hubiera sido mucho menor, si la citada Unidad hubiera sido modernizada correctamente. Lo único que se le hizo, por falta de presupuesto, fue apenas restaurarle sus condiciones de diseño (propias de fines de 1970 o principios de 1980).
      Sería bueno que, así como se juzgó y procesó a autoridades de la Armada también rindieran cuenta ante la Justicia y la sociedad los funcionarios políticos del MinDef, diputados y senadores de las Comisiones de Defensa, etc. Por acción y omisión, muchos de ellos deberían estar en el banquillo de acusados.
      Saludos

      José Javier Díaz

  2. «La cantidad de municiones existentes no alcanza para sostener más de tres horas de combate» Esto me da escalofríos… lo mínimo esperable es que se pueda sostener el combate aunque sea con armamento antiguo… es de una inoperancia total que raya con la traición a la patria no tener municiones básicas!!! Algunos nos comparan con Venezuela… estoy seguro que Venezuela tiene municiones para sus fusiles…

  3. Estaría bueno hacer un análisis similar a este del resto de las fuerzas (Armada y Fuerza Aérea)… Gracias Zona Militar por difundir y abrir los ojos de los ciudadanos con respecto a nuestras defensas…

  4. JOSE J. DIAZ. excelente nota y análisis de las capacidades perdidas en el ejercito. No olvidar también que hubo un intente de «eliminar las capacitaciones y ejercicios castrenses del las fuerzas». LA ARMADA Y LA AVIACIÓN pasa por la misma decidía del Estado Argentino. Quiénes desde los años ’90 no han hecho mas que reducir notablemente el presupuesto para la defensa territoreal de la República.
    El presupuesto para la defensa debería ser ley de carácter constitucional de forma tal que no pueda susfrir recortes de ningún tipo. por cualquier Gobierno de turno.

  5. Demasiado por revertir de una sola vez. Pero no imposible si se definen politics que trasciendan los periodos de gobierno y encarando proyectos viables. Puede parecer optimista pero se obtendrian resultados contundentes en el mediano plazo. Saludos

  6. 40 años de desinversion comparados con lo que ahora se esta haciendo. Es todo un cambio cualitativo que se esta dando en esta gestion. Hay que aplaudirles…

  7. Estimado José: como colaborador de ZM le comento que las cifras que publicó sobre camiones, jeeps y camionetas no son correctas.

    • Buen >día Daniel Pirosanto,
      Las cifras que publiqué son las que encontré en los sitios oficiales del MinDef y Ejército Argentino, además de publicaciones como las 3 ediciones del Libro Blanco. Si usted tienen acceso a la info precisa y actualizada al día de hoy, corre por su cuenta publicarla para actualizar la info a la que pude acceder.
      La crítica constructiva siempre es bienvenida, al menos en mi caso. Si usted me pasa la info y fuente de donde la obtuvo con gusto puedo corregir los datos que no sean exactos.
      De todas formas, aunque los números de camiones, jeeps y camionetas, no sean correctas, creo que estaremos de acuerdo en que NO son el foco de la nota, ni representan una capacidad militar en sí misma. Sí los tanques, misiles, helicópteros, piezas de artillería, etc.
      Saludos

      José

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.