En una emotiva ceremonia realizada en el paraje «Quebrada de la Cancha», el Ejército Argentino conmemoró el 39° aniversario del combate que tuvo lugar en Top Malo House, acción que enfrentó el 31 de mayo de 1982 a los integrantes de la Primera Sección de la Compañía de Comandos 602 con los royal marines pertenecientes al british mountain and arctic warfare cadre.

La ceremonia y demostración dinámica efectuada por los Comandos fue presidida por el JEMGE, General de División Agustín Cejas, contando con al presencia de distintas autoridades del Ejército, entre ellos el comandante de Adiestramiento y Alistamiento del Ejército, General de División Gustavo Planes, el comandante de la Fuerza de Despliegue Rápido, General de Brigada Tomás Moyano, el comandante de la IV Brigada Aerotransportada, General de Brigada Jorge Berredo y el comandante de la Agrupación de Fuerzas de Operaciones Especiales Coronel Sergio Jurczyszyn. Representando a la Fuerza Aérea Argentina estuvo presente el director de la Escuela de Aviación Militar, Brigadier Gustavo Pérez Ortiz. También se contó con la asistencia de Comandos Veteranos de Guerra de Malvinas, personal retirado y civiles.

Una vez arribadas y ubicadas las autoridades, se darían por iniciadas las actividades previo una breve alocución realizada por el comandante de la AFOE, el cual brindó detalles a los presentes sobre los lineamientos generales de la demostración. Segundos después de finalizadas las palabras del Coronel Jurczyszyn se iniciarían los movimientos de los Comandos así como de los medios de apoyo, contándose con vehículos blindados de transporte 4×4 Alvis Tactica y dos helicópteros Bell UH-1H II de la Aviación de Ejército. Los objetivos eran dos estructuras simuladas, debiendo evolucionar el elemento de asalto a través de terreno hasta alcanzarlas. En ese trayecto se contó con apoyo desde los Tactica así como de distintas posiciones, empleando fuego ametralladoras medias MAG y ligeras M-249 y con tiro de precisión de los tiradores especiales.

Finalizada la acción, el personal y medios participantes fueron dispuestos para formación mientras las autoridades e invitados recorrían una exposición del material recientemente incorporado por la AFOE, entre ellos los fusiles Daniel Defense M4A1-EA y DD5V4-EA para tirador especial, las pistolas ametralladoras B&T APC9 PRO, pistolas Glock 17 Gen5 y Gen 19X y la ametralladora ligera OOW M-249. La empresa Aquila International, proveedora de gran parte del equipamiento mencionado, también presentó la mira IntelliOptix MGS-M1X-120 y un FAMCa con nuevo guardamanos M-LOK y óptica Trijicon MRO.

Posteriormente, el JEMGE resaltó en su discurso los valores y fuerza espiritual de la Aptitud Especial de Comando, haciendo referencia directa a la herencia que supieron engendrar los VGM y que hoy es asimilada por todos los Comandos, recalcando la significancia que tiene la Causa Malvinas. El General Cejas también hizo hincapié en la importancia y valía que implica contar con el equipamiento y adiestramiento adecuado y en cantidad, elementos esenciales para el Ejército Argentino y para la AFOE en particular.

El cierre de la jornada se dio con el emotivo saludo a la formación por parte del TC VGM Martínez, participante del combate de Top Malo House, el cual invocó la fórmula del Ejército Argentino: «Subordinación y Valor»

Las acciones del combate de Top Malo House

Apenas transcurridos unos días de su arribo a las islas, la Compañía de Comandos 602 debería entrar en acción. La Primera Sección bajo el mando del Capitán José Vercesi tendría a cargo la ejecución de una misión de exploración para lo cual deberían ser infiltrados por medio de helicópteros Bell UH-1H en la zona del monte Simón. La sección debería recabar información de la presencia y actividad enemiga, teniendo previsto que su recuperación se realizaría tres días después. Los integrantes de la patrulla serían el Capitán Vercesi, los Tenientes Ernesto Espinosa y Daniel Martínez, los Tenientes primero Juan José Gatti, Luis Alberto Brun y Horacio Losito, los Sargentos primero Mateo Sbert, Humberto Omar Medina, Miguel Angel Castillo, Faustino Pedrozo y Juan Carlos Helguero, el Sargento Carlos Bruno Delgadillo y el Cabo Raúl Valdivieso.

Una vez en el terreno, los Comandos experimentaron las complicaciones y exigencias que demandaba la geografía malvinense a la hora de realizar la aproximación hacia el monte Simón, elevación donde establecerían su puesto de observación luego de un demandante ascenso que los llevó cerca de la cumbre. Pasadas unas horas luego de haber ocupado posición, los Comandos pudieron tomar contacto con la actividad del enemigo, la cual se materializó en la forma de un corredor aéreo proveniente de San Carlos. La sección pudo apreciar como los distintos helicópteros realizaban transporte de carga desde la cabeza de playa hasta las proximidades del monte Kent.

Pese a los intentos de la sección, no se pudo establecer enlace radial para informar las novedades a Puerto Argentino. Sin embargo, horas mas tarde el Sargento Primero Mateo Sbert lograría establecer contacto y transmitir el mensaje en código a un helicóptero que estaba replegando personal de la zona de Big Mountain. Con la noche llegaría una intensa nevada, acompañado de un frío que caló hasta los huesos a los Comandos. La mañana siguiente, la sección inició el repliegue, emprendiendo la marcha con dirección a Fitz Roy, lugar donde se encontraba una unidad de ingenieros que podría facilitar la comunicación con la capital malvinense.

Una vez más, la turba y los ríos de piedra ralentizaban la marcha, a lo que se sumaría una llovizna y la amenaza de una nueva tormenta de nieve. La situación empeoró cuando debieron vadear las heladas aguas del arroyo Malo, por lo que Brun y Helguero (con experiencia antártica) indicaron al Capitán Vercesi que las posibilidades de supervivencia eran muy acotadas atento la situación en la cual se encontraban (agotamiento y mojados), más si se debía hacer frente a una nueva tormenta. El Jefe de la Sección, evaluando la situación en la cual se encontraban los Comandos, debería tomar la difícil decisión de exponer a la patrulla a las inclemencias climatológicas o guarecerse en la cabaña. Ambas opciones presentaban riesgos, sin embargo se optó por la segunda opción, con la anuencia de todos los integrantes.

Finalmente los Comandos pudieron darse un respiro, sin embargo varios de los integrantes de la sección mantenían un estado de intranquilidad, sabiendo que al ocupar la casa se exponían a una acción enemiga. Y estaban en lo cierto. La actividad de la patrulla argentina había sido detectada por fuerzas de operaciones especiales británicas, las cuales transmitieron la novedad de la presencia argentina. La decisión estaba tomada y la misma era dejar fuera de combate a la patrulla de Comandos. Para esta misión, se alistó un equipo de Royal Marines pertenecientes al british mountain and arctic warfare cadre.

Las primeras luces del alba encontraron a los Comandos alistándose para partir, sin embargo el sonido de un helicóptero los alertó. Fue el Teniente Espinosa el primero en divisar la presencia de tropas enemigas, abriendo fuego desde el piso superior. Inmediatamente, el enemigo respondió con fuego de fusil, lanzagranadas y cohetes anti-tanque. Se iniciaría un breve pero feroz combate en el cual los Comandos argentinos lograrían abandonar la cabaña pese al intenso fuego enemigo, acción en la cual lamentablemente se sufrirían bajas. En una posición más que desfavorable, el ímpetu y arrojo de los Comandos sería un factor determinante que impediría el aferramiento y destrucción de la patrulla dentro de la cabaña.

Sufriendo las acciones del combate y a la vez infringiéndoles bajas al enemigo, la posición de los Comandos se tornaba cada vez más difícil de sostener con el paso de los minutos, estando muchos de ellos heridos y expuestos. Apreciando la situación, el Jefe de la Sección no tuvo mas opción que ordenar la rendición, pese a que algunos integrantes de la patrulla seguían combatiendo. Una vez finalizado el enfrentamiento, los Comandos atenderían a sus heridos, lamentándose profundamente la pérdida de sus camarada caídos: El Teniente Ernesto Espinosa y el Sargento Primero Mateo Sbert.

Agradecimientos: Al Ejército Argentino y a la Agrupación de Fuerzas de Operaciones Especiales. A Aquila International.

Bibliografía consultada:

«Comandos en Acción» – Isidoro J Ruiz Moreno – Claridad – 2011

«La Gesta de Malvinas – Acciones Comando (El Combate de Top Malo House)» – Capitán de Infantería Horacio Losito

7 COMENTARIOS

  1. Gloria eterna al EA, a los Comandos, a los VGM, y a todos los que participaron de la defensa de cuarteles , y cercanamente el de La Tablada.

  2. El combate cuya fecha queda gravada ahora como el Día del Soldado Argentino es una acción heroica más en el camino a la liberación de las Malvinas del ocupante imperial. Se perdieron batallas y combates, se peleo con honor y se gano en fuerza y convicción y fundamentalmente no se ha perdido la Guerra de Malvinas, que seguirá en el tiempo. Muchas guerras se ganaron después de perder alguna batalla. Gloria a todos los veteranos de esta batalla de Malvinas, Recogimiento ademas a aquellos que dejaron la vida en la gesta del siglo XX.-

  3. 12 Comandos bien entrenados y supuestamente bien equipados no son capaces de aguantar las condiciones climáticas de las islas ( los ingleses se vinieron caminado desde San Carlos a Puerto Argentino en 90 kms y bajo un tiempo de perros) y se guarecen en una casa prendiendo fuego y visibles a mucha distancia…son atacados por comandos ingleses mas profesionales y los obligan a rendirse luego de tener 2 bajas fatales (16,7% de la fuerza). Puede haber sido un buen combate, pero no tiene nada de heroico ni mucho menos…y no fui colimba ni nada similar, serví 14 años como oficial en armas de combate.
    Heroico fue el TTE Gomez Centurión y su sección de aspirantes de oficiales de reserva que contrataco a los ingleses en la batalla de Goose Green y que al precio de su vida y el 40 % de su fuerza detuvo el ataque de una compañía completa de paracaidistas del 2ª Para y detuvo momentáneamente el ataque ingles…combatiendo en razón de 3 a 1 en contra..
    Buen reportaje de ZM
    Saludos a todos.

    • Jack buenas tardes.
      Si bien es difícil de entender el por qué de refugiarse en una casa y encender un fuego por parte de los comandos argentinos, se puede afirmar que ellos lo hicieron por una cuestión de supervivencia puesto que no recibían ninguna facilidad de evacuación, sujetos al clima y al terreno como estaban. Obviamente, no tenían esos trajes tan típicos del M&AWC, aptos para esos lares. Pero eso no es culpa de ellos sino de la superioridad argentina que no previó estas contingencias.
      Los británicos, por otra parte, se hicieron las islas caminando pero con todo el tren logístico detrás (helicópteros, medios de transporte, etc.) y con cobertura aérea constante. No cruzaron las islas «con lo puesto».
      Mis respetos y saludos.
      Javier Cesio

      • Totalmente de acuedo Javier con el apoyo logistico para la marcha de los royal Marines hasta Monte Kent…pero no quita que igual caminaron 40 kms diarios con 40 kilos encima x hombre. Creo que no es culpa del valor de los comandos Argentinos, si no de los tarados del alto mando que los enviaron a una guerra sin el equipo ni entrenamiento adecuado…Saludos cordiales

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.