Los aviones J-10C de Chengdu con motores autóctonos han entrado en servicio operativo en la Fuerza Aérea del Ejército Popular de Liberación, lo que representa la confianza de China en la tecnología local para equipar los aviones monomotores y multirrol.

Las imágenes publicadas por la Radio Nacional de China de un ejercicio de tiro en vivo de la PLAAF en un lugar no especificado muestran a los J-10C Vigorous Dragons con las distintivas toberas de escape del motor turbofan WS-10B Taihang, marcando la primera vez que el WS-10 se ha visto oficialmente en un J-10 operativo.

Los números de serie de las colas de los J-10C fueron eliminados de las imágenes por los censores chinos, lo que hace imposible identificar la unidad de la PLAAF que opera los jets.

La confirmación de los J-10 propulsados por un motor autóctono representa un hito clave para la industria aeronáutica china, y sugiere que China está ahora satisfecha con el rendimiento y la fiabilidad del WS-10. China ha estado probando el motor en el J-10 desde al menos 2011, con el motor visto en los aviones del banco de pruebas J-10B y J-10C pertenecientes al Grupo de la Industria Aeronáutica de Chengdu, aunque los motores no se vieron en los aviones de producción hasta el cuarto lote de producción de los J-10C en 2019.

Se desconoce cuándo se entregaron estos aviones iniciales con motores WS-10 a la PLAAF. China no suele hacer públicos estos hitos, aunque Andreas Rupprecht, autor de varios libros sobre la aviación militar china, cree que una brigada de la PLAAF con sede en Shantou fue la primera en recibir el avión.

China ha tenido problemas con el diseño y la fabricación de motores de caza durante la última década. A pesar de haber utilizado el WS-10 para propulsar los aviones bimotores Shenyang J-11 y J-16 desde aproximadamente 2010, el país ha seguido utilizando motores rusos AL-31 importados para propulsar el caza Shenyang J-15 transportado en portaaviones y lotes anteriores de J-10.

China también sigue trabajando en motores autóctonos, con una versión de banco de pruebas del J-10B equipada con un WS-10B sigiloso y con vector de empuje que se presentó en el Salón Aeronáutico de Zhuhai de 2018. También está desarrollando el motor WS-15 para su furtivo Chengdu J-20 Mighty Dragon y el turbofán WS-10 de alta derivación para su avión de transporte Xi’an Y-20.

Tal vez te puede interesar: Chengdu J-10, el caballito de batalla de China

4 COMENTARIOS

    • Probablemente Rusia no autorizaba su exportación como fabricante del motor, ya que no deseaba otro competidor en el mercado internacional de cazas, ahora China tiene su propio motor el WS-10.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.