ejército iraquí

Imágenes que circularon en redes muestran una gran exhibición de vehículos tácticos y camiones reacondicionados que fueron incorporados al Ejército iraquí. Las unidades recibidas pertenecen a varios fabricantes de origen estadounidense, británicos y surcoreanos, en su mayoría.

Durante la invasión de las fuerzas estadounidenses y británicas prácticamente todo el equipo utilizado por el antiguo Ejército iraquí fue destruido o saqueado durante las caóticas secuelas que se sucedieron tras la caída del régimen de Saddam Hussein.

Después de la invasión de Iraq en 2003, el Ejército iraquí fue reconstruido siguiendo las líneas de Estados Unidos con enormes cantidades de ayuda militar estadounidense en todos los niveles. Debido a la insurgencia iraquí que comenzó poco después de la invasión, el Ejército iraquí fue diseñado más tarde para ser inicialmente una fuerza de contrainsurgencia. Con la retirada de las tropas estadounidenses en 2010, las fuerzas iraquíes asumieron la plena responsabilidad de su propia seguridad. Un artículo del New York Times sugirió que, entre 2004 y 2014, Estados Unidos había proporcionado al ejército iraquí 25.000 millones de dólares en entrenamiento y equipamiento, además de una suma aún mayor proveniente del tesoro iraquí.

En febrero de 2004, el gobierno de Estados Unidos anunció que Nour USA recibió un contrato de USD 327.485.798 para adquirir equipos tanto para el Ejército iraquí como para la Guardia Nacional iraquí; sin embargo, este contrato fue cancelado en marzo de 2004 cuando una investigación interna del Ejército (iniciada debido a las quejas de los licitadores perdedores) reveló que los oficiales de adquisiciones del Ejército en Iraq estaban violando los procedimientos con un lenguaje de contrato descuidado y papeleo incompleto. En mayo de ese mismo año, el Comando de Tanques, Automotores y Armamentos del Ejército de los EE. UU. (TACOM) declaró que otorgaría un contrato por valor de USD 259.321.656 a ANHAM Joint Venture a cambio de adquirir el equipo necesario (y proporcionar su capacitación requerida) para equipa a un mínimo de 15 y un máximo de 35 batallones.

En mayo de 2005, Hungría acordó donar 77 T-72 al Ejército iraquí, y el contrato de renovación se destinó a Defense Solutions para llevar los tanques al estado operativo por un valor estimado de 4.5 millones de dólares estadounidenses. Después de un retraso en el pago de los fondos del gobierno iraquí, la 9.ª División Mecanizada recibió los tanques en su cuartel general en Taji durante un período de tres días a partir del 8 de noviembre de 2005.

El 29 de julio de 2005, los Emiratos Árabes Unidos obtuvieron la aprobación para comprar 180 APC M113A1 en buenas condiciones de Suiza, con la intención de transferirlos a Iraq como regalo. La oposición política interna en Suiza congeló con éxito la venta, temiendo que la exportación violara la larga tradición de neutralidad del país y que quizás convirtiera a Suiza en un objetivo del terrorismo.

Serbia firmó un acuerdo de 230 millones de dólares con Iraq para vender armas y equipo militar, dijo el Ministerio de Defensa en marzo de 2008. No especificó las armas, pero los expertos militares serbios creen que incluían pistolas CZ-99 de fabricación serbia, Zastava M21 de asalto de 5,56 mm, rifles, ametralladoras Zastava M84, armas antitanque (M79 «Osa», Bumbar y M90 «Strsljen»), municiones y explosivos y unos 20 aviones de entrenamiento básico Lasta 95. El ministro de Defensa de Iraq, Abdul-Qadir al-Obaidi, en su momento, realizó visitas a Belgrado para discutir el impulso de los lazos militares con Serbia.

En agosto de 2008, Estados Unidos propuso ventas militares a Iraq, que incluirían los últimos tanques de batalla M1A1 Abrams mejorados, helicópteros de ataque, vehículos blindados Stryker, radios modernas, todo por un valor estimado de 2.160 millones de dólares. En diciembre de 2008, Estados Unidos aprobó un acuerdo de armas de USD 6 mil millones con Iraq que incluía 140 tanques M1A1 Abrams y 400 vehículos de combate Stryker para unidades de élite del Ejército iraquí.

En febrero de 2009, el ejército estadounidense anunció que había llegado a acuerdos con Iraq por los que Bagdad gastaría USD 5 mil millones en armas, equipos y entrenamiento de fabricación estadounidense. En diciembre de 2009, Ucrania firmó un acuerdo para entregar armas por valor de 550 millones de dólares a Iraq, el acuerdo con el ministerio de defensa iraquí exige que Ucrania produzca y entregue 420 vehículos blindados de transporte de personal BTR-4, seis aviones de transporte militar AN-32B y otros hardware militar a Iraq.

En 2016, Iraq finalizó un pedido con Uralvagonzavod de 73 tanques T-90S y SK. El T-90SK es una variante de mando equipada con radios y equipos de navegación adicionales. A partir de 2018, se habían entregado 36 unidades y habían sido asignados a la 35a Brigada de la 9a División Blindada.

Tal vez te interese: La Armada española está evaluando extender la vida operativa de su submarino «Tramontana»

1 COMENTARIO

  1. El camo del camión en primer plano no es adecuado para el entorno iraquí. Una manito de pintura marrón en dos tonos y listo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.