En el día de hoy, en una licitación difundida en el Boletín Oficial, el Ministerio de Defensa plasmó un importante requerimiento en materia de uniformes y vestuario para las Fuerzas Armadas.

El requerimiento, del que Zona Militar pudo informarse en el día de ayer establece distintos puntos a adjudicar en materia de uniformes de combate, uniformes técnicos y vestimenta de uso diario para todo el personal de las tres fuerzas.

El proceso consta de mas de 33 ítems, entre uniformes de combate tipo UCA (selvático, camuflaje múltiple y patagónico), los cuales se cuentan en 60.200 unidades, trajes de protección, casquetes, camperas térmicas, mamelucos, uniforme para pilotos, uniformes ignífugos, entre otros puntos.

Según lo confirmado de manera oficial, los valores que pretende destinar el Ministerio de Defensa para restituir el vestuario en las tres fuerzas asciende a unos 2500 millones de pesos, considerándose como un ambicioso plan para uniformar y restituir vestimenta. Es sabido que planes anteriores no llegaron a cumplir el suministro de correajes, pantalones o camisas para todo el personal, o que incluso en algunos casos, los recursos humanos terminen utilizando uniforme antiguo o en malas condiciones.

A efectos, la licitación promueve dotar de entre 1 a 2 uniformes completos individuales más para todo el personal, en un proceso pensado para una duración de unos 3 años hasta alcanzar el total del universo de las Fuerzas Armadas.

Tiempo atrás, autoridades del Ministerio de Defensa se reunieron con las cámaras textiles con la intención de poner en conocimiento el plan de vestimenta y para relevar capacidades industriales. El plan apuntará a la industria textil nacional entre nuevos y ya probos proveedores.

Otro punto confirmado dentro del plan de vestimenta se enfoca en que el proceso técnico para definir detalles de la vestimenta ha buscado designar elementos comunes en los distintos ítems reglamentarios de las tres instituciones castrenses, con el objetivo de abaratar costos y unificar procesos de producción. De todas maneras, la vestimenta de las tres fuerzas armadas tendrán sus colores y distintivos particulares, sin ninguna modificación sustancial de lo que se puede observar en los uniformes mas modernos con los que ya cuentan.

A su vez, la licitación muestra un item inedito que se posa en el color del uniforme de combate de la Armada Argentina.

Según consultas, los colores y patrones del uniforme se mantendrán según la positiva experiencia que se viene teniendo con el uso de los últimos uniformes adquiridos. La intención estaría posada en esta oportunidad en completar un proceso de vestuario que cubra a todo el personal militar.

Te puede interesar: Industria nacional para la defensa – La participación de Redimec en la modernización de los AB-206B1 del Ejército Argentino.

2 COMENTARIOS

  1. La vestimenta tiene que ver con la imagen y la autovaloración de las tropas. Un ejército de harapientos no es la mejor imagen que ningún pais quiere dar. Los últimos uniformes de nuestras FFAA las colocan a la «moda actual». Con respecto a los uniformes de la ARA, los de los buques pueden ser en tonos azules, pero no caigamos en la pavada de la infantería naval china de usar uniformes de tones azules, celestes y blancos, nada eficientes en entornos selváticos, desérticos y otros. Otra cosa buena es que al comprar argentino se dinamiza la industria textil local, sustituyendo importaciones. En una época reciente le comprarnos pilchas a los chinos.

    • Personalmente, no creo que sea buena idea un patrón de camuflaje cuyo uno de los componentes sea el color azul, miremos la experiencia de la US NAVY. Antes su uniforme era el «NWU type 1», cuyo aspecto generó la frase «Si no se encuentran marineros que caen por la borda, ahora se sabe por que». Aunque no los dieron de baja hasta que se dieron cuenta de que aquel uniforme no era resistente al fuego (un peligro real cuando se está en un barco). Actualmente sus tripulantes usan el «NWU type 3 (AOR 2)», muy similar al de su Infantería de Marina (el USMC) y sus patrones «MARPAT» (bosque, desierto, nieve).
      Por otro lado, la imagen del patrón de camuflaje que se muestra en el artículo de la noticia posee colores blanco, grises, y negro. Muy similar al patrón experimental urbano del USMC de 1998 (un M81 Woodland convertido a blanco, grises y negro), cuyo propósito era el combate urbano. Pero solo resultaba efectivo en terrenos nevados rocosos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.