reino unido

La Integrated Review o Revisión Integrada es un documento que articula de forma integral la política internacional y de seguridad nacional del Reino Unido.

Recientemente, la Integrated Review menciona el futuro de la política exterior, de defensa y de seguridad del Reino Unido donde habla de armas nucleares, y la relación bilateral con China y Rusia.

Sobre armas nucleares, el documento asegura que existe un compromiso para aumentar la cantidad de ojivas nucleares que existen a disposición a 260. Por otro lado, en un «giro» en dirección estratégica y diplomática, el Reino Unido buscará convertirse en un actor más importante en el Indo-Pacífico, entendiendo que la región ha crecido en importancia.

“Para 2030, es probable que el mundo se haya movido más hacia la multipolaridad, con el centro de gravedad geopolítico y económico moviéndose hacia el este, hacia el Indo-Pacífico”, dice el documento.

El cambio será subrayado por el despliegue del Grupo de Ataque del portaaviones HMS Queen Elizabeth en la región en su misión operativa inaugural a finales de este año y con una visita de Boris Johnson a la India en abril.

¿Por qué la revisión concluye que el Reino Unido necesita más ojivas nucleares? Dice que una «disuasión nuclear mínima, creíble e independiente» sigue siendo «esencial para garantizar nuestra seguridad».

Pero los ministros han llegado a la conclusión de que, con una «gama creciente de amenazas tecnológicas y doctrinales», no es el momento de seguir adelante con los planes de 2010 para reducir el arsenal total de ojivas nucleares, pero aumentarlas a «no más de» 260.

Por otro lado, el Reino Unido seguirá comprometido con la OTAN y la llamada alianza de seguridad Five Eyes, formada por Estados Unidos, Gran Bretaña, Australia, Canadá y Nueva Zelanda.

La revisión, detallada en 114 páginas, confirma que se mantendrá el compromiso de la OTAN de gastar el 2% del producto interno bruto (PIB), y la relación con Washington seguirá siendo cercana ya que Estados Unidos es “nuestra relación bilateral más importante”.

La estrategia reconoce los riesgos que plantea el aumento de la competencia entre los Estados, incluida una China más asertiva, junto con el terrorismo, el crimen organizado, el cambio climático y la «posibilidad realista» de otra pandemia. También existe una «posibilidad realista» de que un grupo terrorista lance un ataque químico, biológico, radiológico o nuclear exitoso para 2030, agrega el informe.

El estudio, de un año de duración, reconoce a China como un «desafío sistémico», pero dice que las relaciones comerciales y la cooperación ambiental aún se mantendrán.

«Es probable que el creciente poder de China y la asertividad internacional sean el factor geopolítico más importante de la década de 2020», dijo la revisión.

“Las economías comerciales abiertas como el Reino Unido necesitarán comprometerse con China y permanecer abiertas al comercio y la inversión chinos, pero también deben protegerse contra las prácticas que tienen un efecto adverso sobre la prosperidad y la seguridad. «La cooperación con China también será vital para abordar los desafíos transnacionales, en particular el cambio climático y la pérdida de biodiversidad».

El primer ministro, que se dirigirá a la Cámara de los Comunes el martes sobre los hallazgos, argumentará que la «modernización militar y la creciente asertividad internacional» de China dentro de la región del Indo-Pacífico y más allá «supondrá un riesgo creciente para los intereses del Reino Unido».

Sobre Rusia, el informe dice que «seguirá siendo la amenaza directa más aguda para el Reino Unido». Los ministros juzgaron que las asociaciones europeas y atlánticas seguirán siendo clave para enfrentar la amenaza de Moscú, junto con las crecientes amenazas en Asia. Se harán esfuerzos a través de la legislación y reforzando la vigilancia para abordar la desinformación rusa, según el informe.

La revisión también predijo que Rusia sería solo uno de los actores que buscan «desestabilizar» el mundo, con Irán y Corea del Norte también mencionados.

El documento afirma que existe un compromiso para que Gran Bretaña despliegue «más de nuestras fuerzas armadas en el extranjero con más frecuencia y durante períodos más largos» para entrenamiento y ejercicios.

También confirmó que habrá un «centro de situación» de £ 9 millones instalado en la Oficina del Gabinete, similar a la sala de situación de la Casa Blanca donde el ex presidente Barack Obama pudo ver la operación de las fuerzas especiales de Estados Unidos para matar a Osama bin Laden en tiempo real.

El primer ministro anunció en noviembre un aumento de £ 16.5 mil millones en el gasto de defensa durante los próximos cuatro años, centrándose en los futuros campos de batalla del espacio y la cibernética.

Tal vez te interese: Presupuesto de defensa argentino según Military Balance

1 COMENTARIO

  1. Ya lo dijo Boris, sí fuese necesario, hasta utilizaría las armas en pos de la defensa de sus intereses piratas en las Malvinas. Creo que después de esto, no sé qué más se necesita para convencernos que cualquier sistema de arma que provenga o que contenga componentes fabricados por empresas del complejo militar del RU no es opción para nosotros, ni siquiera el KC 390.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.