presupuesto

En esta sexta y última parte de la propuesta para actualizar la Política de Defensa Nacional se describe la organización y medios que debe tener la Armada Argentina para, desde lo específico, potenciar el Accionar Conjunto del Instrumento Militar, a fin de estar en capacidad de vigilar, controlar y defender los Espacios Marítimos e Insulares y los Intereses Vitales de la Nación. 

Armada Argentina

A nivel operativo, del Comando de Adiestramiento y Alistamiento de la Armada (CAAA) dependerán tres Áreas Navales, de las cuales dependerá una determinada zona geográfica del país, en la cual serán las responsables del control operativo y de brindar el mantenimiento, apoyo logístico y servicios a sus unidades orgánicas y a aquellas que transitoriamente se desplieguen en sus áreas de influencia, para lo cual tendrán su respectiva Base Naval (con infraestructura para buques, vehículos y aeronaves, viviendas para el personal, oficinas, etc.), su Arsenal (para mantenimiento, reparaciones, etc.) y su Intendencia Naval (provisión de víveres, combustibles, lubricantes, etc.).

Se mantendrán las actuales Área Naval Austral (ANAU) con sede en la Base Naval Ushuaia (BNUS) y jurisdicción en la Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur; el Área Naval Atlántica (ANAT), con sede en la Base Naval Mar del Plata (BNMP) y jurisdicción sobre el litoral marítimo atlántico desde el límite exterior del Río de La Plata hasta la altura de Río Gallegos; y el Área Naval Fluvial (ANAF) con sede en la Base Naval Zárate (BNZA), que abarca la zona mesopotámica con la Hidrovía Paraná-Paraguay, el delta del Río de La Plata y su área de influencia.

En lo que hace a los actuales cuatro Comandos de los Componentes del Poder Naval Integrado, se mantendrá el Comando de Aviación Naval (COAN) y el Comando de Infantería de Marina (COIM) y el futuro Comando de Buques y Submarinos (COBS), constituido a partir de la fusión del actual Comando de la Flota de Mar (COFM) y el Comando de la Fuerza de Submarinos (COFS).

Por lo expuesto, a nivel operacional, la Armada tendrá las citadas tres Áreas Navales (ANAF, ANAT y ANAU) y tres Comandos de Componentes (COBS, COAN y COIM).

La fusión del Comando de la Flota de Mar con el de la Fuerza de Submarinos no implica desconocer el carácter estratégico del Arma Submarina para la Armada -a nivel específico- y el Instrumento Militar de la Nación -a nivel conjunto-, sino que dicha unificación pretende reducir la cantidad de instancias de comando para incrementar los recursos (humanos, materiales y presupuestarios) destinados a fines operativos de combate, lo cual redundará en una mayor eficiencia  administrativa y una mejor coordinación operativa entre las unidades de superficie y submarinas, cuyo alistamiento y adiestramiento responden a procesos bastante similares entre ellas y muy diferentes a los del COAN (aviones y helicópteros) y COIM (vehículos blindados, armamento de Infantería, etc.).

Del flamante Comando de Buques y Submarinos (COBS) dependerán:

  • División Destructores (DIDE): integrada por cuatro MEKO-360 modernizadas con capacidad de defensa antiaérea de zona (mayor a 100Km), guerra electrónica, antisubmarina y antisuperficie de largo alcance, con dos helicópteros tipo Seahawk orgánicos.
  • División Corbetas (DICO): constituida por seis MEKO-140 con nuevos sensores (ópticos, sonar y radares 3D), misiles de defensa aérea de 30/50Km de alcance y un helicóptero.
  • División Submarinos (DISU): conformada por seis submarinos tipo U-214/Scorpene con sistema AIP (Propulsión Independiente del Aire), con modernos torpedos de 533mm, misiles antibuque tipo SM-39 “Exocet”, tubos para sembrar minas y buzos tácticos.
  • División Patrullado Marítimo (DIPA): ocho Patrulleros Oceánicos (OPV), cuatro de Clase “Bouchard” y cuatro similares a construirse en astilleros argentinos) con montaje de cañón de 30mm, hangar y cubierta de vuelo para un helicóptero, rampas para semirrígidos (RHIB) y posibilidad portar misiles mar-mar y mar-aire; y cinco Guardacostas Clase “Mantilla” de PNA que serán transferidos. Los buques de la DIPA se distribuirán: 4 OPV en la BNMP y 4 en la BNUS; y los 5 “Mantilla” entre Puerto Madryn, Rawson y Comodoro Rivadavia.
  • División Patrullado de Ríos y Canales (DIRC): integrada por cuatro lanchas rápidas misilísticas; cuatro buques multipropósito/balizadores; 24 lanchas/catamaranes rápidos tipo “Combat Boat” (con blindaje y torretas John Cockerill de cañón de 30 ó 105mm); y 2 lanchas Clase “Red Point” modernizadas.
  • División Apoyo Logístico y Anfibio (DILA): tres buques de desembarco tipo “Makassar” (a incorporar) con dique para embarcaciones de desembarco de personal y vehículos, cubierta de vuelo y hangar para al menos cuatro helicópteros pesados en simultáneo; doce Embarcaciones de Desembarco de Personal y Vehículos (EDPV); dos buques de apoyo logístico tipo “Patagonia” para reabastecimiento de combustible en navegación, de munición, agua, víveres, etc.; cuatro buques de 12.000 a 15.000 toneladas de desplazamiento para transporte de carga en bodega y containers sobre cubierta, con hangar para al menos un helicóptero mediano/pesado; seis buques de guerra de minas (minado y desminado).
  • División Antártica (DIAN): rompehielos “Irízar”; un buque polar (a incorporar); cuatro Avisos Clase “Neftgaz” modernizados para asegurar la logística de las Bases antárticas argentinas.
  • División Instrucción y Auxiliares (DIAU): una Fragata “Libertad”; tres yates oceánicos “Fortuna”; cuatro Lanchas de Instrucción de Cadetes (LICA); diez remolcadores de media/gran potencia; un buque oceanográfico y uno hidrográfico; dos buques para reparaciones y salvamento en alta mar.
  • Agrupación de Buzos Tácticos (APBT): esta unidad de Fuerzas Especiales, la primera de Latinoamérica, incrementará el número de sus efectivos y medios, estando en aptitud de realizar abordajes de unidades enemigas, sabotajes en muelle, tareas de inteligencia y reconocimiento, rescate de rehenes en unidades navales y en tierra, custodia VIP, etc. 

Los buques pertenecientes a la DIDE, DICO y DILA tendrán su asiento de paz en la Base Naval Puerto Belgrano (BNPB), sita en el Partido de Coronel Rosales, al sudeste de la Provincia de Buenos Aires y constituirán el núcleo medular de la Flota de Mar de la Armada Argentina, teniendo como función principal la vigilancia, control y defensa del litoral atlántico; la preparación para el combate contra unidades de superficie y submarinas enemigas; el transporte naval de personal, vehículos y cargas entre Santa Cruz y Tierra del Fuego; realizar desembarcos anfibios en playas hostiles; asegurar la libre navegación y la salvaguarda de vidas humanas en el Mar Argentino; etc.

Por su parte, la DIPA y la DISU tendrán asiento de paz en la Base Naval Mar del Plata y, ésta Base junto a la BNPB, dependerán del Área Naval Atlántica (ANAT).

Las cuatro MEKO-360 y las seis MEKO-140 deben modernizarse en astilleros argentinos, fomentando la mayor participación posible de la industria nacional- en materia de sensores activos y pasivos (radares, sonares de casco y remolcables, directores de tiro optrónicos, equipos de guerra electrónica, etc.) y sistemas de armas (misiles mar-aire de largo alcance en los Destructores y medio alcance en Corbetas, misiles superficie-superficie tipo MM-40 “Exocet” Block III.

Las MEKO tendrán cubierta de vuelo, hangar (clásico o telescópico), equipos de apoyo para operaciones diurnas/nocturnas con uno o dos helicópteros orgánicos especializados en lucha antisuperficie/antisubmarina, dispondrán de radar/sonar calable y armamento idóneo (torpedos tipo A-244S Mod 3 o similar, bombas de profundidad y misiles aire-mar tipo “Penguin” o equivalente).

Además, las MEKO deben contar con dos o más estaciones de armas remotas de bajo calibre (7,62 ó 12,7mm) para empleo contra buques pesqueros o embarcaciones ligeras a corta distancia; ser capaces de emplear drones de ala rotativa y embarcaciones semirrígidas de asalto (tipo RHIB), etc.

Pese a su asiento de paz en una determinada Base, se procurará que no todas las unidades de una División permanezcan  juntas al mismo tiempo en un mismo lugar, lo cual contribuirá a mantener presencia en todo el litoral, adiestrar a las tripulaciones y reducir riesgos de eventuales ataques.

A modo de ejemplo, en el caso de los Submarinos se estima que, considerando que normalmente siempre habrá una o dos unidades en tareas de mantenimiento/modernización, otras dos estarán en tareas de instrucción y las restantes dos estarán realizando operaciones de control del mar, ejercicios con unidades navales de superficie y aeronavales, etc. De las cuatro unidades operativas, dos podrían estar en la BNMP y otras dos repartidas entre BNPB y BNUS, por ejemplo.

La prioridad de la Armada en cuanto a modernización de sus unidades (presupone también su armamento, sensores y tripulaciones bien adiestradas) será el siguiente: primero Submarinos; luego Guerra de Minas; Buques de Desembarco y Apoyo Logístico; Destructores; Corbetas; Buques de Instrucción; por último los Avisos, OPV y buques Auxiliares (remolcadores, hidrográfios, etc.).

La Armada y el Control del Mar

La Armada debe abocarse a la preparación para la guerra anfibia y aeronaval, el patrullaje de la Zona Económica Exclusiva (ZEE), el apoyo logístico antártico y la búsqueda y rescate en el mar.

La coordinación de los patrullajes aéreos y marítimos en la ZEE con la Prefectura Naval Argentina (PNA) debe ser una práctica fluida y sinérgica entre ambas Fuerzas. Se considera conveniente que  cada buque de la Armada que patrulle la ZEE incorpore una dotación de efectivos de la PNA para intervenir en casos de abordar y capturar pesqueros ilegales.

La PNA debería tener responsabilidad primaria en el control de la pesca, contaminación, etc., hasta las 24 millas náuticas de la costa; a partir de allí y hasta los límites de la plataforma continental/ZEE sería responsabilidad de la Armada, con lo cual los cinco buques Guardacostas de la Clase “Mantilla” que posee la PNA deberían ser transferidos a la flamante División Patrullado Marítimo (DIPA).

El control del mar se hará con satélites dotados de instrumentos ópticos/radar; aviones MPA/AEW y buques de la Armada y de PNA; submarinos; drones; radares en tierra (costeros y transhorizonte); boyas inteligentes posicionadas en zonas de interés y próximas al límite exterior de la ZEE con sensores electroópticos, radar, sonar y enlace por radiofrecuencia y satélite para la transmisión online que sirvan para detectar e identificar buques y aeronaves.

La creación, por Resolución N° 244 del 23 de febrero de 2021, del Comando Conjunto Marítimo con las funciones y capacidades que especifica dicha norma, demuestra el compromiso del Estado argentino Vigilar, Controlar y Defender nuestras aguas jurisdiccionales, sus recursos naturales y la importancia geoestratégica de los espacios insulares y marítimos para el futuro de nuestro país teniendo en cuenta los intereses vitales en el Sector Antártico y las Islas del Atlántico Sur.

La Aviación Naval

La complejidad de las operaciones aéreas sobre grandes espacios marítimos, la evolución de las tácticas, técnicas y sistemas de armas de las unidades de superficie y submarinas, sumado a la enorme extensión y riqueza del litoral marítimo de la República Argentina, con casi 5.000 Km de costas, una extensa plataforma continental que es uno de los caladeros más ricos del mundo por su biodiversidad y la existencia de reservas de hidrocarburos, nódulos polimetálicos, etc., requiere disponer de una Aviación Naval, con asiento en bases continentales y en las unidades de superficie que permitan realizar un exhaustivo monitoreo y control de las aguas jurisdiccionales.

Las modernas aeronaves -de ala fija y rotatoria- permiten ampliar el alcance de los sensores de los buques, proyectar y empeñar -disuasiva y/o efectivamente- el Poder Naval Integrado de forma más rápida, segura y eficaz contra los medios del enemigo, lo cual justifica la importante inversión que implica la adquisición y mantenimiento de aviones, helicópteros, drones, equipos y armamentos, así como la formación y adiestramiento de los Pilotos y Mecánicos de Aviación.

La Guerra de Malvinas evidenció la excelente relación costo/beneficio que implica disponer de medios aéreos modernos y tripulaciones adiestradas. Con solo cinco cazas “Super Etendard” y cinco misiles “Exocet” el COAN hundió al destructor HMS Sheffield y al portacontenedores “Atlantic Conveyor”, y averió al portaaviones HMS “Invincible”, sin perder ningún avión ni piloto argentino.

En base a la evolución de los últimos conflictos bélicos y los diversos tipos de funciones que han debido asumir los componentes aeronavales de las Marinas de Guerra de distintos países (Brasil, Perú, España, Francia, etc.), es necesario potenciar el Comando de la Aviación Naval, de manera tal que contribuya al monitoreo y control todo tiempo del tráfico marítimo en el Atlántico Sur, asegure una capacidad de ataque a buques y submarinos, garantice el rápido traslado y apoyo de los Batallones de Infantería de Marina hasta el área de operaciones, brinde cobertura y soporte logístico a las unidades navales en navegación y/o ante un eventual empeñamiento contra el enemigo, etc.

Del Comando de la Aviación Naval (COAN) dependerán:

  • Escuela de Aviación Naval: tendrá 12 entrenadores IA-100 “Malvina” y 12 reactores “Pampa III” para formación, entrenamiento básico-avanzado, simuladores, entrenadores de vuelo, etc.
  • Escuadrilla Aeronaval de Entrenamiento y Ataque: con 18 aviones “Pampa IV” para entrenamiento avanzado, apoyo ligero, interdicción aérea a baja velocidad y ataque a buques.
  • Escuadrilla Aeronaval de Caza y Ataque: 18 cazas supersónicos tipo FA-50/JAS-39 para defensa aérea y antibuque con misiles de largo alcance, ataque a objetivos terrestres, etc.
  • Escuadrilla Aeronaval de Vigilancia y Exploración: 6 cuatrimotores P-3C “Orión” de exploración y patrulla marítima (MPA), guerra antisuperficie y antisubmarina, búsqueda y rescate (SAR) y 3 C-295 en versión AEW (alerta y exploración aérea).
  • Escuadrilla Aeronaval de Transporte: equipada con 3 C-295 para transporte de personal, carga, reabastecimiento de combustible en vuelo y aerolanzamientos; 6 birreactores Be-200 para transporte, asalto aéreo/anfibio, lucha contra incendios forestales, etc.
  • Escuadrilla Aeronaval de Propósitos Generales: dotada de 12 B-200 para enlace, de evacuación médica (MEDEVAC), SAR y MPA de corto alcance; 6 “Twin Otter” para transporte ligero, operaciones especiales, lanzar paracaidistas, tareas SAR y MEDEVAC.
  • Primera Escuadrilla Aeronaval de Helicópteros: con 24 helicópteros bimotor tipo H-155 o AW-139 para SAR, MEDEVAC, guiado transhorizonte (OTHT), trasladar personal y carga, etc.
  • Segunda Escuadrilla Aeronaval de Helicópteros: equipada con 24 helicópteros tipo “Seahawk” para transporte de personal y carga, helidesembarco, lucha antisuperficie y antisumbarina (equipados con radar, sonar calable y sonoboyas), SAR, etc.

Las aeronaves tendrán radares de exploración y ataque, FLIR, MAE (Medidas de Apoyo Electrónico), MAD (Medidor de Anomalías Magnéticas), sonar calable, lanzador de sonoboyas, grúa y canasta para SAR, kit para evacuaciones sanitarias, equipos de flotación, chaff y flare, etc.

Respecto al armamento, el COAN tendrá una importante dotación de cohetes (guiados y balísticos) misiles antibuque y aire-aire de corto y largo alcance (tipo “Python V”/“Derby” y “Penguin”/“Exocet”); bombas guiadas (tipo “Spice”/“Dardo III”); misiles antitanque tipo “Spike”; bombas de caída libre y frenadas; cargas de profundidad; torpedos antibuque/submarino; etc.

La Infantería de Marina

El Comando de Infantería de Marina (COIM) potenciará sus efectivos, medios y doctrina en misiones de desembarco anfibio, helidesembarco y aerolanzamiento, inteligencia, rescate de rehenes, sabotaje de infraestructuras críticas, toma de objetivos navales y terrestres, etc.

Para ello se dará especial prioridad al desarrollo orgánico de la Agrupación de Buzos Tácticos (APBT) del COBS y de la Agrupación de Comandos Anfibios (APCA) del COIM, las cuales incrementarán su nivel orgánico al equivalente de un Batallón de Infantería de Marina (BIM).

Tanto la APBT como la APCA distribuirán su personal y medios en dos asientos de paz, a saber: el APCA en las Bases de Baterías y Río Grande; y la APBT en las Bases de Mar del Plata y Ushuaia.

El COIM tendrá ocho Batallones de Infantería de Marina con 800 a 900 efectivos cada uno. Los BIM serán similares a los Regimientos de Infantería del Ejército Argentino en cuanto a organización, personal, armas, equipamiento, capacidades y autonomía de combate, para lo cual adoptarán el concepto de “Unidad Táctica de Armas Combinadas” (UTAC).

Los BIM 1, 3 y 6, con asiento de paz en las provincias mesopotámicas se especializarán en operaciones fluviales, asegurando el control y seguridad en los grandes ríos y la Hidrovía Paraná-Paraguay. Por su parte, los BIM 2, 4, 5, 7 y 8 tendrán una orientación especial en su formación y adiestramiento para llevar a cabo desembarcos anfibios y/o helitransportados (asalto aéreo). Los BIM 3, 5 y 8, además de su adiestramiento específico según su respectivo Ambiente Geográfico Particular se especializarán en ser desplegados -personal y medios- por aerolanzamiento, por lo cual sus efectivos tendrán aptitud especial de paracaidistas militares.

Del Comando de Infantería de Marina (COIM) dependerán:

  • Batallón de Comandos Anfibios: tendrá dos Compañías en la Base de Infantería de Marina Baterías y otra Compañía en Río Grande.
  • BIM 1: se recrea, con nuevo asiento en Puerto Iguazú, Provincia de Misiones.
  • BIM 2: mantiene su sede en Baterías, al sudeste de la Provincia de Buenos Aires.
  • BIM 3: se traslada de su actual asiento en Zárate a Paraná, Provincia de Entre Ríos.
  • BIM 4: mantiene su asiento en Ushuaia, Provincia de Tierra del Fuego.
  • BIM 5: permanece en Río Grande, Provincia de Tierra del Fuego.
  • BIM 6: a crearse, con asiento en Corrientes, Provincia de Corrientes.
  • BIM 7: a crearse, con sede en Río Gallegos, Provincia de Santa Cruz.
  • BIM 8: a crearse, con asiento en Puerto Madryn, Provincia de Chubut.
  • Batallón de Vehículos Anfibios: equipado con 36 vehículos a oruga LVTP-7 y 72 vehículos blindados a ruedas 8×8 con ametralladoras 12,7mm, cañones de 30 y 105mm.
  • Batallón de Embarcaciones de Asalto y Transporte: equipado con lanchas de desembarco de personal y vehículos, lanchas rápidas blindadas para ríos, etc.
  • Batallón de Artillería de Campaña: 24 CALA de 155mm con alcance de 40Km; una Batería de Defensa de Costas con misiles antibuque de corto y medio alcance (15 a 50Km); 24 Sistemas Lanzadores de Artillería Múltiple (SLAM) con doce CP-30 y doce CP-90 con alcance de 30 y 90Km, respectivamente; radares, sensores ópticos, estaciones totales, etc.
  • Batallón de Artillería Antiaérea: con tres Baterías móviles de misiles antiaéreos con alcance de 15 a 30Km; 12 cañones dobles “Oerlikon” de 35mm con Director de Tiro “Skyguard”; ametralladoras 12,7mm; lanzamisiles portátiles RBS-70NG e “Igla S”; radares; etc.
  • Batallón de Ingenieros Anfibios: conformado por una Compañía de Guerra QBN; una Compañía para Operaciones en Ríos y Canales; y  Compañía para Operaciones de Desembarco y Protección de Costas. Este Batallón contará con máquinas viales, equipos e instrumentos para marcación y preparación de costas, apoyo a desembarcos anfibios, desminado, demoliciones en tierra y subacuáticas, construcciones y fortificaciones, etc.
  • Batallón de Comunicaciones, Ciberdefensa y Guerra Electrónica: con equipos de telecomunicaciones portátiles, vehiculares y modulares para montar en buques y aeronaves; sistemas de telefonía celular y satelital; radios definidas por software en bandas HF, VHF y UHF con encriptamiento y salto de frecuencia, etc., de manera tal de asegurar el comando y control de las tropas y medios propios desplegados en el mar y el terreno.
  • Compañía de Inteligencia Táctica: dispondrá de sensores ópticos, electrónicos, radares en vehículos, embarcaciones y aeronaves; sistemas de inteligencia de señales (SIGINT); equipos para imágenes aéreas y satelitales;  drones, de ala fija y rotativa, etc.

Tal vez te puede interesar: Hacia una Política de defensa para la Argentina del siglo XXI

7 COMENTARIOS

  1. Espectacular, el plan parece genial y ojalá se logre. Ahora me pregunto, ¿todo estos se va a financiar con el famosos FONDEF, del que tanto habla nuestro Ministro de Defensa y con el cual NO se ha hecho nada hasta ahora?

    • Una vez más, nuestra apreciada Armada, pretende atropellar sobre las funciones y medios de la Autoridad Marítima Argentina, la Prefectura Naval. La nota describe toda una idea de optimización de recursos y medios, para «HACER LA GUERRA», es decir el mayor esfuerzo que la CN, puede requerir a los ciudadanos y sus Instituciones.
      Aunque existe clara evidencia, de que las guerras con medios navales se extinguen en un mundo, que vive tiempos de paz como nunca antes, es sin dudas, responsabilidad del Estado mantener una fuerza ajustada al momento para una respuesta eficiente, en un escenario sin amenazas externas de otros estados, razón única de actuación de una fuerza militar.
      Conocido es que las llamadas «nuevas amenazas», son todas de resolución con la aplicación estricta de la ley, unicamente mediante el indelegable «Poder de Policía del Estado». Cuestión esta que es perfectamente atendida por la fuerza específica, con demostrada eficiencia a lo largo de su historia, que cuenta hoy con el desarrollo tecnológico apropiado empleando la IA y sus algoritmos, lo que ha merecido reconocimiento en todos los ámbitos, nacionales e internacionales.
      Llama la atención que el artículo no cite la legislación respaldatoria, quizas porque el plexo normativo no lo alcance.
      Es natural quizás tan solo preguntarnos, que se hará con la Ley de Seguridad Interior, o con la Ley de Inteligencia, o con la Ley de Defensa……
      O más puntualmente quizás, con el Decreto reglamentario de la Ley de Defensa, que taxativamente expresa, que le está vedado a las FFAA, realizar cualquier tarea para la que exista una Agencia Especializada del Estado.
      Es momento entonces de preguntarnos, si los medios que puedan adecuarse a la función policial, no deberían ser transferidos de la ARA a la PNA, para ser operados y tripulados por «POLICIAS» en funciones indubitablemente policiales?

  2. Estimado Gustavo,
    En la primer entrega de las seis que integraron esta propuesta integral de modernización del Sistema de Defensa expuse la necesidad de aggiornar el marco normativo que asigna la misión, responsabilidades, etc., de las Fuerzas Armadas.
    Creo que estaremos de acuerdo en que no hay que usar al Instrumento Militar en funciones policiales ni tampoco asignar a las Instituciones de Seguridad responsabilidades ni medios que superen su competencia específica.
    Si usted mira cómo la mayoría de los países ribereños distribuyen entre su Armada/Marina de Guerra y su Prefectura/Servicio de Guardacostas las funciones de Defensa y de Seguridad Interior, tendría que reconocer que la Argentina es el único Estado en vías de desarrollo que tiene dos Instituciones para un mismo cometido (ARA y PNA), dependientes ambas de distintos Ministerios (MINDEF y MINSEG), lo cual no hace más que contribuir a un uso ineficiente e ineficaz de los escasos recursos humanos, materiales y presupuestarios.
    No se trata de que la Armada cumpla funciones policiales, no lo he propuesto ni estoy de acuerdo con esa idea. Considero que lo ideal sería que haya dotaciones de visita, registro y captura de PNA en los buques de guerra.
    Creo que ha sido un error del actual gobierno quitar a la PNA del Puerto de Buenos Aires, lo cual seguramente es consecuencia de las diferencias ideológicas entre las autoridades nacionales y las de CABA. La Prefectura debería mantener su rol de seguridad y control de las instalaciones portuarias así como de la navegación en aguas interiores, dejando las aguas azules (de la zona contigua hasta las 350 millas náuticas mar adentro a la Armada). A su vez, la Armada no debería mantener su injerencia en la formación de la Marina Mercante ni de Pesca, ya que son funciones estrictamente civiles.
    Por último, ambas Fuerzas y sus respectivas autoridades, deberían dejar de lado estos celos inmaduros e improductivos que han marcado negativamente su vínculo interinstitucional a lo largo de las últimas tres décadas, que tanto perjuicio ha generado al Estado argentino.
    No escribo a favor de la Armada ni en contra de Prefectura. Mis propuestas buscan aportar a un mejor país, esa Argentina que debería ser una potencia y por los malditos personalismos que tanto
    han afectado a nuestra Patria.
    Cuando los argentinos entendamos que primero deben estar las Instituciones y luego, muy por detrás, las personas que ocupan cargos públicos, ahí empezaremos a mejorar como Nación.

  3. Estamos con ese diseño propuesto 100 años atrasados. Actualicen un poco que ni podemos competir con las fuerzas del Papa Francisco en el vaticano.

  4. Cuando leo artículos dando de alguna manera cuenta de la puja existente entre la Armada y la Prefectura Naval, respecto al control y vigilancia de los espacios marítimos bajo jurisdicción nacional y de sus recursos naturales, donde sus autores demuestran no entender algo tan fácil como las diferencias de naturaleza y competencias entre ambas instituciones o bien, no tienen en cuenta o lo hacen de manera parcial en sus análisis o consideraciones, fácilmente dejan ver sus intenciones e intereses detrás de sus escritos y dan cuenta claramente, de como pretenden engañar o confundir a los lectores con un fin determinado, al menos, a aquellos que desconocen el tema.

  5. Creí leer que están designando aviones Pampa para entrenamiento, me parece bien, también citan aviones FA 50 pero estos fueron vetados por los ingleses. Qué hay de los SEM que están en el suelo?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.