defiant x

Sikorsky, propiedad de Lockheed Martin, y Boeing, lanzaron una versión ajustada del SB-1 Defiant, que será presentado para la competencia Future Long-Range Assault (FLRAA) del Ejército de EE. UU.

El diseño de avión modificado, y listo para competir, se llama «Defiant X», tomando parte del nombre del «Raider X», que es un diseño que Lockheed presentó en otra competencia sobre helicópteros llamada Future Attack Reconnaissance Aircraft (FARA), que se ejecuta casi en paralelo. Ambos aviones se basan y escalan del demostrador X2 de Sikorsky, que voló por primera vez en 2008.

Lockheed Martin salió con Raider X hace aproximadamente dos años en la feria comercial anual de la Asociación del Ejército de EE. UU., sin embargo, acorde a lo declarado por el equipo de Lockheed – Boeing, el avión Defiant no es muy diferente de Raider X.

Para el Ejército de los EE.UU. modernizar su flota de aviones de elevación vertical figura como su tercera prioridad más alta luego del desarrollo de tecnología para precisión de incendios de largo alcance y de vehículos de combate de próxima generación. El ejército ha declarado que tiene la intención de desplegar tanto los sistemas FLRAA como el FARA para aproximadamente el año 2030.

Defiant X hizo su debut público el 25 de enero con cambios en la línea del molde exterior en comparación con el fuselaje del prototipo, con un cono de nariz más afilado; un tren de aterrizaje tipo triciclo; cambios en el sistema de escape y un paquete de sistemas de misión integrados.

Las «mejoras al diseño» son el resultado de aproximadamente 1.500 horas de ejecución de algoritmos en un laboratorio de integración de sistemas, 135 horas registradas en el banco de pruebas de sistemas de propulsión y 31 vuelos, lo que hasta ahora suma un total de 26 horas de vuelo, según informó el servicio de prensa de la compañía.

Algunos de los cambios en la estructura del avión se realizaron para reducir la firma térmica y mejorar el manejo aerodinámico. Las alteraciones del sistema de escape también reducen la firma térmica, según informó el equipo. Los cambios de tren de aterrizaje están destinados a mejorar la estabilidad, el aterrizaje y el rodaje en combate y en entornos más austeros.

Agregar sistemas de misión integrados es un requisito para la competencia FLRAA con el fin de actualizar y mejorar continuamente la capacidad de la aeronave a través de una arquitectura de sistema abierto modular. El MOSA permitirá que los sistemas sigan siendo relevantes en un entorno de operaciones conjuntas de todos los dominios y en el campo de batalla en 2035 y más allá, acorde a lo declarado por Lockheed – Boeing.

Lockheed Martin y Boeing presentaron su respuesta para la competencia FLRAA del Ejército de los EE. UU. el 25 de enero de 2021. (Representación artística cortesía de Lockheed Martin y Boeing)

El Defiant X también vendrá con «controles de vuelo fly-by-wire integrados con capacidad de autonomía que conducen a la seguridad y la reducción de la carga de trabajo para la tripulación y las operaciones en entornos visuales complejos y degradados», señaló el equipo.

Lockheed y Boeing afirman que, a partir de ahora, Defiant X es la única oferta de aeronave capaz de cargar equipos durante misiones «a una distancia operativamente relevante».

Hasta la fecha, el helicóptero SB-1 Defiant, ha alcanzado 211 nudos en vuelo recto y nivelado y 232 nudos en descenso.

El Ejército publicó un borrador de solicitud de propuestas en diciembre para FLRAA, anunciando sus intenciones de limitar la competencia al equipo Sikorsky-Boeing y Bell por ser los únicos que pueden cumplir con todos los requisitos técnicos y de producción del servicio dada su completa experiencia en desarrollo y vuelo de aeronaves.

Tal vez te pueda interesar: Se retrasa la segunda ronda de pruebas del helicóptero UH-60 Victor

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.