Fuerzas desarmadas argentinas, el anacronismo y llamado a los comunicadores

14

Se podría decir que la tragedia del ARA San Juan fue el último gran detonante en la opinión pública sobre la problemática que rodea a las Fuerzas Armadas. ¿En qué estado se encuentran? ¿Para qué las necesitamos? ¿No es un sueño anacrónico pensar en unas FFAA fuertes y bien equipadas como antaño? El rol comunicacional del Estado en este aspecto ha sido deficiente y no ha podido esclarecer ante su Pueblo su propósito y rumbo. Es muy difícil que una nación que aspira a grandes cosas como Argentina desarrolle su economía sin atender las cuestiones ligadas a su defensa nacional, pero el Estado argentino escapó a esta lógica en contraste con sus vecinos en la región, sin ir más lejos.

Son pocas las veces en las que las FFAA argentinas han sido noticia por otro motivo que no sean siniestros, recortes presupuestarios o bajas de sistemas de armas. Solo el ejército -a cuentagotas- logró hacerse con algunas adquisiciones, como el director de tiro Skyguard, un sistema antiaéreo que fue comprado especialmente para la cumbre del G20; o el sistema de tiro Satac para Artillería, recientemente puesto a prueba en los últimos días. La Fuerza Aérea Argentina continúa sin haber reemplazado los Mirages dados de baja en 2015 y la Armada -sin duda la más golpeada- tiene a sus principales buques con serios problemas de repuestos, y sin su brazo submarino desde la desaparición del ARA San Juan.

Las discusiones sobre el rol y las problemáticas de las FFAA se han visto reducidas con el correr de los años, a un pequeño grupo de académicos o funcionarios, y nunca han logrado elevarse seriamente al nivel político-nacional. Esto ha impedido que se tradujeran en presupuestos y adquisiciones que efectivicen los procesos de modernización y reequipamiento.

Según una encuesta de Management & Fit, el ejército ha logrado posicionarse como la tercera institución con mayor nivel de confianza por su labor durante la crisis del COVID-19.

Paralelamente, en el mundo, la geopolítica y las dinámicas del poder avanzan a un ritmo mayor que en Argentina, colocándonos siempre a un paso atrás. Las naciones se actualizan, aprenden de sus errores, y siguen adelante.

En Argentina hay un ejemplo clarísimo: En 1988 con la Ley 23.554 se sentaban las bases jurídicas para la Defensa Nacional, estableciendo su carácter disuasivo para enfrentar amenazas de origen externo (Y más adelante la Ley de seguridad interior donde se distinguía claramente defensa y seguridad). Esta ley era perfectamente compatible con los sucesos mundiales, pues la caída del muro de Berlín había significado un cambio de paradigma. El mundo occidental se preparó durante años para un conflicto que finalmente no sucedió, y por lo tanto se vio obligado a redefinir sus amenazas y adentrarse a los desafíos del siglo XXI. Nuevas amenazas como el terrorismo internacional, el cambio climático, la ciberdefensa, o la lucha contra el narcotráfico. Contrario a esta tendencia, Argentina años más tarde, limitó expresamente a través del decreto 727/06, el rol de sus
FFAA, reformulando el concepto de “amenaza” a aquellas de carácter estatal y eliminando definitivamente las hipótesis de conflicto.

Es anacrónico y fútil confinar este planteamiento a un posible conflicto con nuestros vecinos, y aún si fuera probable, tampoco es que el Estado argentino haya invertido lo suficiente para estar a la altura de las circunstancias. Desde entonces han sido relegadas a tareas subsidiarias y bajo mínimas condiciones operativas.

De esta manera, con la evidente ausencia de una estrategia nacional o de políticas de estado, se genera una incongruencia en nuestro país, donde existe la percepción de que somos una nación bicontinental, pero que, a su vez, tenemos un territorio ocupado por una potencia extranjera. Una nación que pretende algún día participar de la repartida de la torta -que es la Antártida- con otras potencias, pero con un Pueblo que, subyugado por la corrupción, inseguridad, inflación crónica, endeudamiento y la urgencia de llegar a fin de mes, se queda siempre afuera de estas discusiones tan trascendentales para nuestro futuro.

Es responsable la clase política argentina, que en su visión inocente de las RRII cree en las relaciones igualitarias entre los Estados cual niño que espera al Ratón Pérez. Seamos sinceros, ¿Por qué el Reino Unido lleva sus buques a tirar misiles en nuestras puertas? Lo hacen porque quieren, porque pueden, y porque por el carácter anárquico del Sistema Internacional, nadie se lo va a impedir. Porque ellos conciben a la diplomacia de esa manera. Difícilmente logre la Argentina consolidar sus grandes sueños desde estas posiciones statuquistas, que por supuesto, para nada implica pensar en llevar al país a una escalada bélica ni mucho menos, contrario a los clásicos retruques de algunos sectores maniqueístas de intelectuales y del periodismo.

Concluyendo, será justamente fundamental el rol de los comunicadores para revertir esta tendencia y marcar agenda en la opinión pública, aunque lamentablemente en los últimos años haya estado sujeto a cuestiones partidarias y servido a sus intereses que hacen a la coyuntura política del momento. Es imperativa la necesidad de una formación adecuada de hombres y mujeres para discutir y comunicar de manera profesional, desideologizada, y con el rigor periodístico que implica, para que la sociedad acompañe de una vez por todas las transformaciones de sus FFAA: esta institución que es tan importante para la consolidación de la soberanía nacional, y a la que los sucesivos gobiernos democráticos han sabido guiñarle el ojo, pero sin darle el ramo de flores.

Tal vez te pueda interesar: Entrevista a Mirta Iriondo – “El 2020 fue un año de incertidumbre”

*Ariel Alignani es periodista, estudiante de la carrera Licenciatura en Relaciones Internacionales. Alumno de la primera edición del Taller de Redacción aplicada a la Defensa

**Las opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de Zona Militar.

14 COMENTARIOS

  1. Desde Babilonia hasta nuestros días la máxima «Si vis pacem, para bellum» (Si quieres paz prepárate para la guerra) tiene vigencia irrefutable.
    Todo lo demás es sanata, por eso se burlan de nuestras fronteras, el mar argentino es agua de nadie, nuestros cielos son libres para narcos, potencias extranjeras y para quien quiera.
    Ningún pais que quiera ser respetado puede prescindir de FFAA fuertes, hasta países que no entran en guerra hace siglos tienen FFAA fuertes y modernas.
    La estupidez de que «no hay hipótesis de conflicto» es eso, una soberana estupidez, porque no depende de uno sino de los vecinos y otras potencias, y de producirse, no se puede hacer en semanas lo que no se hizo en décadas. Se está condenado irremediablemente a la voluntad del agresor.
    La venganza y odio de la clase política hacia las FFAA solo lleva a la desintegración del pais como nación soberana.

  2. No invierten en defensa porque esta no les da el reconocimiento social necesario para ganar votos. Son políticos y solo piensan en ganar la próxima elección, no hay planes a largo plazo, solo golpes sensacionalistas que les permitan obtener la aprobación de sus votantes y les sirvan para destrozar al partido político opositor. Y esto es algo que han hecho tanto Cambiemos como Todos Juntos. Los políticos de este pais, lo único que hacen es ver como perjudicar al otro partido, no les importa si el pais se hunde en el proceso o si la gente se arrastra buscando trabajos mal pagos para sobrevivir. El pueblo es un rehen de sus luchas de poder, y dudo que esta situación vaya a cambiar en el corto o mediano plazo. Y lo mas triste es que el propio pueblo elige a los que lo hunden. Las opciones políticas presentes en las urnas son malas y prácticamente todos votan al mal menor, pero los resultados siguen siendo malos, no veo una salida posible. Solo espero que este 2021 alguien del gobierno se ilumine y le vaya bien al pais, para volver a crecer!

  3. Este es uno de los 10 primeros países que más extensión de territorio posee, a pesar de ello es poca la importancia que se le ha dado en su custodia, no obstante los políticos se llenan la boca pronunciando la palabra «soberanía» para cuando preparan una campaña electoral, luego no tienen otra alternativa que allanarse a la cruda realidad de que no pueden cumplir con la defensa que esta Nación requiere, pero tampoco tienen voluntad para buscar alguna solución. Quién puede vigilar los intereses de nuestra Patria…barras bravas, piqueteros, sindicatos?…Quienes son los que custodian las fronteras de la Nación, Organizaciones sociales, políticos de trinchera, intendentes?…Hay que bajar a la realidad, la defensa es parte de nuestra Argentina.

  4. Sres., me estan diciendo que las susesivas cupulas militares no tienen ninguna vinculacion con el actual estado de las cosas….?
    Que el San Juan estaba en el estado que estaba por desidia politica..?
    Si.
    Que salio a la mar por desidia militar…?
    Si.
    Sin contradecir para nada al autor de la nota, pero tengo muchos vinculos con elementos de alta jerarquia en las FFAA y lo que me intriga de ellos cuando «dialogamos…», es que el factor Malvinas-Atlantico Sur, recursos naturales en manos extranjeras, y manipulacion politico economica internacional esta afuera de su foco…
    En su foco esta la tendenciosa sombra «del comunismo interior» y el petulante comportamiento de las masas con sus manifestaciones y piquetes…..
    Los actuales jefes miltares siento que preferirian pavonearse con sus blindados con ruedas entre civiles, que enfrentarse con sus blindados con orugas a un contendiente equivalente (y tal vez perder de nuevo….)
    Hay gente que como yo se molesta (y mucho..) cuando con mucha liviandad se compara cualquier individuo actual con San Martin, Belgrano, Varela….
    Despues de todo la mayor admiracion que me despierta la Fuerza Aerea con su actuacion en Malvinas jamas me haria comparar a esos hombres con los cobardes e infames que bombardearon Plaza de Mayo para despues escapar al Uruguay…
    Angeles y demonios, adorable dicotomia del horizonte del pensamiento obtuso.
    PD: Redaccion espero se me publiquen el comentario ya que ultimamente no lo estan haciendo, saludos…..

    • Totalmente de acuerdo, la falta de visión geopolítica de las FFAA es realmente alarmante. Y no es de ahora, acuerdensé que en el ´82 pensaron que USA nos iba a ayudar a nosotros. Una persepción totalmente inocente de la realidad.
      A mi no me gusta cuando se hace una defensa corporativa de las FFAA y sólo le asignan la culpa a la política, creo que las FFAA tienen mucho que ver con la situación actual, al igual que la política.

  5. Si hay opciones para el voto, el Frente Patriota de Biondini es un partido nacionalista que propone un rearme de las fuerzas armadas,es el unico partido nacionalista y malvinero que hay, pero no sale en los medios porque no le conviene a la casta politica y a los centros de poder internacionales.

    • Sí, le faltó decir que es un partido de ideología nazi, (que ya ha tenido denuncias por eso y que no pudo presentarse en principio por ello como partido). No tiene los votos necesarios ni para meter un diputado en 2021. No es el único partido, está NOS, dirigido por Mayor VGM del EA y que incluye un excelente plan vinculado a la defensa.

  6. Voy a darles mi humilde opinion del porque de la debacle actual de nuestras FFAA, y que no va directamente en la misma direccion que la opinion del autor del articulo, que mas o menos hace referencia a un problema estructural, cuando en lo personal pienso que es en si mismo un problema fundacional…
    Nuestro pais despues de la independencia no era precisamente una democracia, en realidad el poder era administrado por un sistema de conivencia civico militar entre la aristocracia criolla (poder economico) y las FFAA, esa intromicion en la toma de desiciones de la administracion nacional de la sociedad aristocrata-militar fue cuestionada fundamentalmente a traves de la Saenz Peña y mas objetvamente durante el gobierno del amigo Yrigoyen, resultado…, golpe militar inaugural de la republica…., el primero de una larga lista del «brazo armado» del poder economico….hasta ahi FFAA y presupuesto era una formula que no fallaba, pero como todo matrimonio llega a su fin.., la gestion desastroza en todos los campos de la ultima dictadura dejo a la corporacion sin un socio valido en la confrontacion del poder, entonces surge un nuevo jugador y socio del poder real los medios…, a partir del retorno a la democracia son los medios los que perpetuan gobiernos (menemismo), o los deponen (De la Rua..) y no quiero proyectarme muy al presente para no herir suseptibilidades, por lo tanto, queda perfectamente claro que para la aristocracia criolla los militares ya no son funcionales y de paso para la corporacion internacional (socia y auspiciante indiscutible de la anterior..) su disfuncionalidad es muy bienvenida…
    Conclusion., a los politicos los militares no le reportan votos y a la corporacion economico financiera no le reportan golpes., o sea carecen de interes para los actores principales de esta «floreciente y encumbrada» nacion….
    Mis disculpas por la extencion…😔

  7. Un país sin economía sólida y estable, difícilmente pueda tener Fuerzas Armadas respetables de nivel internacional. Ese es básicamente el diagnóstico. La pregunta del millón es cuál es el camino para revertir esta situación. Y en este punto tiene mucho que ver las enormes contradicciones de la ciudadanía argentina.

    Sin objetivos comunes nunca se encontrarán los instrumentos para iniciar el desarrollo. Copiamos una Constitución que no se adecua a nuestra idiosincrasia y la aplicamos peor, una Constitución que enfoca el poder político en el Parlamento (representantes del pueblo y de los gobiernos federales) y que nosotros degeneramos en un Poder Ejecutivo fuerte, donde los DNU y los proyectos de ley del Ejecutivo son los que verdaderamente imponen prioridades, violando permanentemente el sistema federal adoptado en la norma constitucional . Somos contradictorios hasta en la aplicación de nuestra Carta Magna.

    Saludos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.