Una investigación sobre un robo de datos en Leonardo ha descubierto que un hacker que trabaja dentro del grupo de defensa italiano parecía tener como objetivo los detalles del mayor programa de aviones de combate no tripulados de Europa y los aviones utilizados por los militares y la policía, según muestra una orden de arresto.

La investigación, que está en curso, fue realizada por las divisiones de delitos cibernéticos de la policía italiana en Roma y en Nápoles y los fiscales de Nápoles. Comenzó en enero de 2017 cuando Leonardo le dijo a la policía de una salida anormal de datos de algunas de sus computadoras.

Los detalles de las partes del negocio de Leonardo que el hacker supuestamente atacó no han sido reportados antes.

La orden no dice si el hacker actuaba de forma independiente o a instancias de otros, o el objetivo de la supuesta actividad.

En la orden de 108 páginas que vio Reuters, el juez que dirige la investigación preliminar cita pruebas de que uno de los computadores que fue pirateado pertenecía a un técnico de Leonardo que trabajaba en el sistema electrónico del nEUROn, un avión militar experimental no tripulado que fue diseñado en 2012 en el marco de un programa de defensa europeo dirigido por Francia.

Otros ordenadores pertenecían a los trabajadores de Leonardo que participaron en la producción de los aviones de transporte militar C27J y los aviones comerciales y militares de turbohélice de ATR utilizados por la policía tributaria y los guardacostas de Italia, según el documento de noviembre.

Preguntado sobre los detalles en el documento del tribunal, Leonardo repitió que la información clasificada y estratégica no estaba guardada en los ordenadores que fueron violados. Leonardo no guarda datos militares de alto secreto en la planta del grupo en Pomigliano d’Arco, cerca de Nápoles.

Leonardo dijo el 5 de diciembre que era la parte perjudicada y que primero había denunciado el hackeo, añadiendo que continuaría cooperando plenamente con la policía.

La seguridad de los datos es fundamental para la reputación de Leonardo, que además de ofrecer sus propios servicios de seguridad cibernética, participa en varios programas europeos de defensa para producir aviones y equipos militares, dicen los analistas del sector de la defensa.

La policía italiana dijo el 5 de diciembre que al menos 10 gigabytes de datos confidenciales fueron robados de Leonardo entre 2015 y 2017 a través de un malware instalado en las máquinas de destino.

La policía también dijo el 5 de diciembre que había arrestado a Arturo D’Elia y a Antonio Rossi, que habían trabajado en Leonardo, por su presunta participación en el pirateo de 94 computadoras, 33 de las cuales se encontraban en la planta del grupo en Pomigliano.
D’Elia está acusado de haber instalado el malware en los ordenadores para robar los datos, mientras que Rossi está acusado de intentar desviar la investigación posterior.

En la orden de arresto de las investigaciones preliminares contra los dos hombres, el juez citó varias posibles razones detrás del hacking.

Entre ellas, «el uso de datos con fines industriales y comerciales, el chantaje y el espionaje militar o simplemente la intención de dañar la imagen de la empresa demostrando… su vulnerabilidad organizativa e informática».

D’Elia no tenía ninguna «intención de espiar», su abogado, Nicola Naponiello, dijo a Reuters, añadiendo que el objetivo del hack era «mostrar sus habilidades» y que D’Elia cooperaría con la policía para permitirle inspeccionar sus discos duros y ordenadores portátiles.

Un abogado de Rossi dijo que no tenía nada que ver con D’Elia, añadiendo también que su cliente, que actualmente está bajo arresto domiciliario, no había dañado ni destruido ninguna prueba del crimen.

El Tribunal de Revisión de Italia rechazó el viernes las apelaciones de los abogados de D’Elia y Rossi contra sus arrestos. Los dos hombres no han sido acusados.

La investigación se complicó porque los dos hombres habían encubierto sus acciones, según el documento.

D’Elia, que en el momento del presunto crimen era asesor de una pequeña empresa de informática llamada Open eSSe, fue enviado a Pomigliano como «encargado de incidentes» para ayudar a la policía a finales de 2017 mientras trabajaba con el equipo de seguridad cibernética de Leonardo.

Esto le dio a D’Elia la oportunidad de «alterar y ocultar directamente las pruebas y los rastros de los crímenes que había cometido en los ordenadores afectados», según la orden de arresto.

Open eSSe no respondió inmediatamente a un correo electrónico de Reuters pidiendo un comentario.

Se alega que Rossi, quien se desempeñó como jefe del equipo de preparación para emergencias cibernéticas de Leonardo, encubrió el delito al no informar sobre la cantidad e importancia real de los estolendos. También se le acusa de reformatear un ordenador que contiene pruebas y datos del ciberataque.

Tal vez te puede interesar: Leonardo entrega el primer helicóptero HH-139B a la Fuerza Aérea Italiana

1 COMENTARIO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.