El 23 de octubre, el 29 de octubre y el 19 de diciembre, un vehículo de medición instrumentado (IMV) con Arma de Respuesta Rápida Lanzada desde el Aire (ARRW) voló cautivo en un B-52H desde la Base Aérea de la Fuerza Aérea estadounidense (USAF) en Edwards, California. Estos fueron los vuelos cuarto, quinto y sexto de IMV, que llevaron a las pruebas de vuelo de refuerzo.

Las condiciones ambientales extremas al viajar a altas velocidades y a altitudes superiores a los 50.000 pies (15.240 metros) ofrecen un desafío único. Estas pruebas exitosas continúan a una prueba realizada agosto y obtendrán datos ambientales adicionales sobre el misil y sus subsistemas en respuesta a esas condiciones extremas.

«Los resultados de este vuelo serán fundamentales para garantizar que los subsistemas estén calificados para los niveles ambientales correctos», apuntó Mike O’Meara, ingeniero jefe de Hypersonics en Lockheed Martin Missiles and Fire Control.

El misil fue construido con hardware táctico y equipado para recopilar datos térmicos, mecánicos y digitales del vehículo de vuelo. A través de un flujo de telemetría y un registrador de datos a bordo.

Los beneficios de un arma hipersónica incluyen una respuesta rápida, una capacidad de tiempo crítico que superará la distancia en entornos disputados utilizando alta velocidad y altitud.

Lockheed Martin ha desempeñado un papel importante en la investigación, el desarrollo y la demostración de tecnologías hipersónicas durante más de 30 años.

Tal vez te puede interesar: El B-1B Lancer estadounidense podría ser equipado con misiles hipersónicos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.