Tal vez la capacidad más comentada del conflicto entre de Azerbaiyán y Armenia ha sido la de los vehículos aéreos no tripulados (UAV), sobre todo por las imágenes de las cámaras de vigilancia que el mando militar ha publicado en las redes sociales.

Los medios de ataque de precisión de inspiración aérea, como la munición de rastreo Harop de Israel, han sido utilizados ampliamente por Azerbaiyán. El uso más notable del Harop fue su papel en un ataque contra un sitio armenio de misiles tierra-aire S-300 en Shuskakend.


Las municiones de rastreo como la Harpy y la Harop son «funcionalmente similares» a los misiles de crucero, con alcances de 500 a 1000 km, pero tienen diferentes sistemas de propulsión y llevan cargas útiles más pequeñas. No obstante, sus cargas útiles son suficientes para alcanzar y destruir puntos de alto valor militar, como el radar de los sistemas SAM, utilizando una búsqueda antirradiación o una combinación de sensores infrarrojos y electroópticos.


Aunque son más lentos que los misiles de crucero, pueden merodear por el campo de batalla durante más tiempo para designar sus propios objetivos, dandole al sistema una capacidad de suma importancia.

La segunda capacidad ha sido el uso de los vehículos aéreos no tripulados Bayraktar TB2 de fabricación turca, impulsada por una prohibición estadounidense hacía las exportaciones de aviones no tripulados armados. Con un tiempo de permanencia razonable y municiones guiadas, estos han permitido a las fuerzas azeríes lanzar incursiones de cazadores-asesinos en la retaguardia armenia para encontrar e interceptar a las fuerzas armenias.


También han proporcionado información de inteligencia, vigilancia y reconocimiento que han permitido el empleo preciso de artillería y múltiples sistemas de cohetes de lanzamiento que carecen de guía, convirtiendo las capacidades convencionales baratas en mortales sistemas de armas de largo alcance. Juntos han destruido más de 100 tanques de batalla principales armenios T72 de diversas clases.

Al igual que con los misiles balísticos, las municiones de rastreo y los vehículos aéreos no tripulados con capacidad de ataque y autonomía grande y media están proliferando ampliamente, con múltiples exportadores que compiten entre sí.
Israel, Turquía y China exportan plataformas comparables en todo el mundo. Rusia hace un uso intensivo de los UAVs con sus complejos de ataque y de reconocimiento.


Irán ha fabricado capacidades comparables y se las ha proporcionado a sus mandos. Por lo tanto, las fuerzas occidentales deben esperar enfrentarse a estas amenazas en la mayoría de los entornos operativos.

Tal vez te puede interesar: Elbit se adjudica 20 millones de dólares en contratos para actualizar UAV Hermes 900 en Latinoamerica

2 COMENTARIOS

  1. Buen artículo, quería agregar que también se pudo observar el ataque al ministro de defensa de Nagorno Karabaj, un golpe estratégico y psicológico para las fuerzas armenias …

  2. Esta guerra debe ser estudiada en detalle ya que ofrece lecciones valiosas de cómo se usan los nuevos medios aéreos en guerras modernas. Es notable cómo un sistema medianamente viejo como el S-300 cae frente a estos nuevos medios de ataque. Toda una lección.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.