La Fuerza Aérea de EE.UU., en cooperación con Sandia National Laboratories, ha completado con éxito una ronda de pruebas de vuelo integrando la nueva bomba de gravedad nuclear B61-12 en el F-35A Joint Strike Fighter.
Aunque la prueba tuvo lugar en el campo de pruebas de Tonopah de Nevada el 25 de agosto, el video de la prueba sólo fue desclasificado el lunes.


Las secuencias de vídeo poco frecuentes mostraban el lanzamiento de una versión inerte de la bomba desde el compartimiento de bombas interno del caza furtivo desde unos 10.500 pies mientras el avión volaba más rápido que la velocidad del sonido.


La bomba, que contenía falsos componentes nucleares, impactó en el suelo del desierto en el área designada como objetivo 42 segundos después.


«Hemos ejecutado con éxito este histórico primer vuelo de prueba de un F-35A en el campo de pruebas de Tonopah dentro de los criterios de entrega especificados», dijo el gerente del campo de pruebas Brian Adkins.
La B61-12 es la última variante de la familia B61 de bombas de gravedad nuclear lanzadas desde el aire, que han estado operativas en fuerza aérea de los Estados Unidos desde 1968.


La nueva variante tiene como objetivo mejorar las capacidades nucleares de la Fuerza Aérea de los EE.UU. y las naciones aliadas y puede ser lanzada por plataformas como la B-2A, F-15E, F-16C/D, F-16 MLU, PA-200, F-35 y B-21.

Tal vez te puede interesar: La Fuerza Aérea de EE.UU. quiere transformar sus aviones de transporte en portadores de misiles de crucero

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.