Ministerio de Defensa, Londres

Gran Bretaña y Francia son los dos países europeos que más gastan en Defensa. En muchas operaciones exteriores, franceses y británicos han trabajado codo con codo, pero la cooperación puede disminuir con el Reino Unido fuera de la UE. El primer ministro británico, Boris Johnson, considera que un Ejército con más y mejores recursos es la clave para tener más influencia en el mundo:

«Gran Bretaña inclinó la balanza de la historia e hizo un inmenso bien al mundo. Ahora tenemos la oportunidad de seguir con esta gran tradición, de transformar nuestras fuerzas armadas, reforzar nuestra influencia global, de subir el nivel, de proteger a nuestra gente y defender las sociedades libres en las que creemos fervientemente», afirmaba Johnson en un mensaje televisado.

Durante los próximos cuatro años, el Gobierno británico incrementará un 10% su presupuesto anual de Defensa, sumando un total de 18.000 millones de euros más a las arcas del Ejército. Se trata de renovar equipos y, sobre todo, de prepararse para la guerra moderna. Un Comando Espacial de nueva creación lanzará su primer cohete en 2022 y una Fuerza Cibernética Nacional defenderá las redes de ataques informáticos:

«Necesitamos que las fuerzas armadas sean capaces no sólo de identificar rápidamente quién es el autor y el Estado que está detrás, sino también de contraatacar y ahí es donde EEUU ha desarrollado muy buenas capacidades, y el Reino Unido claramente quiere ser tan bueno o casi tan bueno como los estadounidenses», explica la analista de Defensa Elisabeth Braw.

Incluso los oponentes políticos de Boris Johnson en el Laborismo apoyan la inversión, diciendo que estaba pendiente desde hace tiempo. Sus correligionarios creen que dará un impulso necesario a la tradicional alianza con Estados Unidos. Mucho se ha discutido sobre si Johnson podrá construir una buena relación con el presidente electo, Joe Biden, tras haberse acercado a su predecesor. Esta inversión, que también impulsa las capacidades de la OTAN, debería ayudar.

«Los estadounidense han estado preocupados durante mucho tiempo por la falta de capacidad militar europea. El Reino Unido y Francia siempre fueron los mejores en esa área, así que el Reino Unido seguirá siendo un alumno aventajado», continúa Elisabeth Braw.

Con la que será su mayor inversión en Defensa de los últimos 30 años, el Reino Unido pasará a encabezar con claridad la lista de gastos militares entre los países europeos y se colocará segundo en la Alianza Atlántica, tras el coloso estadounidense.

Tal vez te puede interesar: El Reino Unido se arriesga a «quedarse atrás en el combate» si descarta sus tanques

2 COMENTARIOS

  1. El Atlántico Sur argentino en la mira. No olvidemos a la Antártida Argentina en su mira….

    Acá mientras tanto nuestros políticos negando la hipótesis de conflicto clara que tenemos con Reino Unido y Chile. Es cuestión de agarrar un mapa y te das cuenta que la tenemos.

    Que la nieguen no quiere decir que deje de existir y que el resto del mundo no la vea… Saludos compatriotas

    • El ministro Rossi no dijo que no tenemos hipótesis de conflicto, en todo caso lo dirás por Aguad que fue a preguntarle a su majestad si no se enojaba que iba a negociar por el F 50 con el gobierno coreano, hasta desconocía el veto británico parece… Por lo demás, estoy de acuerdo con el comentario.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.