Por decisión del Ministro de Defensa, el Ejército ha ordenado el repliegue del Comando de la Fuerza de Despliegue Rápido a Buenos Aires. Una muestra más de que la dirigencia política sigue sin gestionar a la Defensa como una Política de Estado, ya que los funcionarios de turno imponen sus caprichos ideológicos a la idoneidad de décadas de formación y experiencia del personal militar.

Introducción


La Fuerza de Despliegue Rápido (FDR) es la vanguardia de la capacidad de combate y proyección estratégica del Ejército Argentino, que constituye la “primera respuesta militar” de la Nación Argentina ante situaciones de crisis o conflicto bélico, ya sea para su empleo disuasivo y/o efectivo.


A nivel orgánico, la FDR está integrada por la Brigada Aerotransportada IV (Br Aerot IV), la Brigada Mecanizada X (Br Mec X) y la Agrupación de Fuerzas de Operaciones Especiales (Agr FOE).


De las dos Grandes Unidades de Combate (GUC) y la Agrupación que constituyen la FDR, la Br Aerot IV y la Agr FOE tienen la mayoría de sus unidades en la Ciudad de Córdoba; y la Br Mec X tiene la mayoría de sus Unidades en La Pampa.
Sobre un total de 27 elementos que integran la FDR, más de la mitad, 15 para ser precisos, tienen sede en Córdoba Capital, a saber: el Comando de la FDR, 9 de las 10 Unidades que conforman la Br Aerot IV y 5 de los 7 que forman la Agr FOE.


Asimismo, de los 12 elementos restantes, 6 de las 9 Unidades que integran la Br Mec X se distribuyen en cuatro localidades pampeanas (Santa Rosa, General Pico, Toay y Pigüé) y los otros 3 elementos se ubican en dos ciudades de la Provincia de Buenos Aires (1 en Junín y 2 en Bahía Blanca).


De los 2 componentes de la FDR que tienen asiento de paz en Campo de Mayo, sólo uno de ellos tiene nivel de Unidad (el Regimiento de Asalto Aéreo 601) y el restante de Subunidad (la Compañía de Ingenieros de Buzos de Ejército 601).
Como indican los números, un dato ciertamente objetivo y carente de cualquier tipo de ideología, más de la mitad de los elementos de la FDR (15 para ser exactos) están concentrados en la Ciudad de Córdoba, en tanto que los 12 elementos restantes se reparten entre siete localidades, cuatro de la Provincia de La Pampa y tres de la Provincia de Buenos Aires.


A la mayor cantidad nominal de Unidades y Subunidades con sede en Córdoba, también se aprecia un correlato sensiblemente superior de la cantidad de efectivos que se concentran en la ciudad mediterránea por sobre cualquiera de las otras locaciones donde tienen asiento unidades de esta organización del Ejército.

¿Por qué el Comando de la FDR está en Córdoba?


Si bien desde un principio el Ejército a través de su Dirección General de Planes, Programas y Presupuesto (DG3P) junto a la Dirección de Organización y Doctrina (DGOD), entendieron y así lo explicitaron en diversos documentos de carácter reservado, que la ubicación del Comando de la Fuerza de Despliegue Rápido debía tener asiento en la Ciudad de Córdoba, junto al grueso de sus elementos orgánicos y la mayor concentración de tropas que integran la FDR.


Dado el escaso presupuesto destinado a la Defensa Nacional, al crearse el núcleo inicial del Comando de la Fuerza de Despliegue Rápido (Cdo FDR) el mismo se instaló -entre febrero de 2011 y agosto de 2012- en Campo de Mayo, en un aula (sí, leyó bien, en un aula) de la Escuela de las Armas del Ejército, instituto educativo con el cual no tiene ni tuvo ningún tipo de relación orgánica ni funcional.
Tiempo después y gracias a un refuerzo económico, el Comando de la FDR fue trasladado a las instalaciones del cuartel en Campo de Mayo que actualmente ocupa el Regimiento de Asalto Aéreo 601, unidad que sí depende del Cdo FDR y que, en aquella fecha, también era sede de la Agr FOE.


Entre septiembre del año 2012 y finales del año 2019, los sucesivos Comandantes de la Fuerza de Despliegue Rápido -entre los cuales uno de ellos fue el actual Jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, el Gral Juan Martín PALÉO- debieron adaptarse a las restricciones económicas que padecía el ejército y que impidió materializar antes la radicación definitiva del Cdo FDR en Córdoba, tal como había sido planificado por los especialistas de la fuerza.


El hecho de que el traslado del Comando de la FDR tuviera lugar al finalizar el mandato de la gestión de Cambiemos y que, circunstancialmente, coincidiera con que el entonces Ministro de Defensa fuera oriundo de Córdoba, no tiene nada que ver con los argumentos técnicos, tácticos, estratégicos y de eficiencia por los cuales la DG3P y otras instancias del Ejército Argentino determinaron hace casi una década atrás la conveniencia de que el Comandante de la Fuerza de Despliegue Rápido y su Estado Mayor se radicaran en Córdoba Capital.


A fin de exponer solo algunos de los principales motivos por los cuales el Ejército Argentino (no el ex ministro Aguad) determinó que la Ciudad de Córdoba resultaba la mejor locación para que allí se radique el Comando de la FDR, el primer y más importante de los fundamentos es que así el Comandante están en el mismo lugar que la mayoría de las unidades orgánicas y de sus subordinados, tal como se demostró en el análisis nominal y porcentual en la introducción de esta columna.


Respecto a los argumentos de mayor eficiencia que trae aparejada la ubicación del Comando de la FDR en Córdoba se puede afirmar que no sólo se reducen gastos (de traslados, viáticos, etc.) sino también en lo que hace a reducción de plazos, agilización de gestiones administrativas, facilidad para coordinar y realizar reuniones con los Jefes de Unidades, etc.


Asimismo, que el grueso de la FDR tenga asiento en la capital cordobesa, sede de la Brigada Aerotransportada IV, ve potenciada su condición de “despliegue rápido” y proyección estratégica gracias a la cercanía (menos de 10Km) entre los cuarteles de todas las Unidades Paracaidistas del Ejército Argentino y la Escuela de Aviación Militar (EAM), cuyas instalaciones (pista, plataforma, hangares, etc.) son ampliamente superiores a las del Aeródromo Militar de Campo de Mayo, lo cual permite la operación de los grandes aviones de transporte de la Fuerza Aérea Argentina. Adicionalmente, a 11Km se ubica la pista de la Fábrica Argentina de Aviones y a 17Km se encuentra el Aeropuerto Internacional “Ingeniero Ambrosio Taravella”, ambos dentro del ejido de la Ciudad de Córdoba.


Por otra parte, es preciso remarcar la necesidad de que el superior siempre esté junto a sus subordinados, ya que solo así se puede ejercer el mando y el comando en forma adecuada, interactuando a diario, compartiendo y supervisando las actividades de guarnición y en campaña, a fin de lograr una tropa cohesionada, con alto espíritu de cuerpo y una lealtad recíproca de subordinados a jefes y viceversa. Este aspecto es crítico en todas las Fuerzas Armadas.


Junto con el Comando de la Fuerza de Despliegue Rápido, el Ejército determinó la conveniencia de trasladar el Regimiento de Asalto Aéreo 601 junto a todas las demás que integran la Brigada Aerotransportada IV, con asiento en Córdoba.
Uno de los motivos estratégicos por los cuales se decidió radicar el Comando de la FDR en Córdoba se debe a que esta provincia está ubicada en el centro del país, equidistante a los cuatro puntos cardinales del territorio nacional. En adición, la progresiva concentración de otras Unidades (como el Regimiento de Asalto Aéreo 601 de la Br Aerot IV y la Compañía de Comandos 603 de la Agr FOE) en la provincia mediterránea permitiría redistribuir medios y personal del Ejército que, históricamente, se concentró en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).


Una decisión política que atrasa


Así como el Ministro de Defensa tiene a todos sus Secretarios, Subsecretarios, Directores y Asesores en el Edificio “Libertador” porque resulta “obvio” que compartir una misma locación facilita su interacción, reuniones y demás tareas administrativas; también los Jefes militares deben estar, siempre que resulte factible, junto a sus subordinados para conocer al personal, interactuar con ellos, instruirlos, liderarlos, etc., a fin de generar esa lealtad y espíritu de cuerpo que debe caracterizar a las Fuerzas Armadas y constituye su principal activo.


Como imaginará el lector, resulta “obvio” y de “sentido común”, que el Comandante de cualquier organización militar esté junto y al frente del personal y medios a su cargo, de los cuales es responsable (ante la Justicia civil y militar) por el cual debe responder, para lo cual la cercanía física le facilita ejercer el arte del mando y la conducción del modo más apropiado, es decir, dando el ejemplo personal cotidianamente.


El valor del factor humano de las FFAA se potencia cuando la relación entre los superiores y los subalternos es más estrecha, cuando Jefes y subordinados comparten las actividades de guarnición (desde la ceremonia de izado del Pabellón Nacional al amanecer pasando por las actividades de formación y entrenamiento físico, etc.), hasta las salidas al terreno para poner en práctica las técnicas y tácticas específicas de cada tipo de elemento.


En este contexto, por resolución N° 1562 del 11 de diciembre del año 2019, suscrita por Agustín Rossi al día siguiente de hacerse cargo del Ministerio de Defensa, recientemente ha tomado estado público que el Ejército Argentino deberá replegar a Campo de Mayo el Comando de la Fuerza de Despliegue Rápido, recrear los Comandos de División de Ejército, etc.


Concretamente en lo que hace a la decisión de trasladar nuevamente el Comando de la FDR a Buenos Aires, la citada resolución ministerial resulta impulsiva (un día después de asumir como ministro ordena cambios orgánicos y movimientos de personal militar que debe conseguir viviendas, escuela para sus hijos, trabajos para las/los cónyuges, etc.); infundada (desde el punto de vista técnico y estratégico afecta la conducción del personal y atenta contra la redistribución del poder militar, muy concentrado en Buenos Aires); inoportuna (habiendo tantas falencias y prioridades por resolver en las Fuerzas Armadas no se entiende por qué los funcionarios del MINDEF malgastan su tiempo en “crear” un problema donde no lo hay en vez de resolver los existentes); ineficiente (apenas un año atrás -tras casi una década de espera- el Ejército consiguió los recursos para trasladar del Cdo FDR a Córdoba y ahora el MINDEF ordena replegarlo a Campo de Mayo); y soberbia (los funcionarios políticos de turno creen saber más que los expertos militares al desestimar su asesoramiento -basado en décadas de capacitación y experiencia- y los múltiples documentos en los cuales diversas instancias institucionales del Ejército fundamentaron por qué Córdoba es la mejor ubicación del Comando de la FDR).

Conclusiones


Resulta difícil imaginar a un Ministro de Salud que no sea médico y, al momento de pensar una reestructuración orgánica del Sistema Sanitario, no escuche y tome en cuenta el asesoramiento de quienes sí son profesionales con formación académica y experiencia en la atención e intervención de pacientes.


Del mismo modo, cuesta creer que un Ministro de Defensa no preste atención al asesoramiento técnico especializado que le pueden brindar los Jefes del Estado Mayor Conjunto y los Jefes de cada una de las Fuerzas Armadas.
Sin embargo, la decisión del ministro Rossi de replegar el Comando de la Fuerza de Despliegue Rápido a Buenos Aires es una muestra más de que la Defensa Nacional en Argentina no es una Política de Estado, sino que la misma responde a los impulsos y la ideología de los funcionarios de turno.


Llama la atención el silencio de los senadores y diputados de Cambiemos ante las desacertadas decisiones que está tomando el Poder Ejecutivo Nacional en materia de Defensa. Seguramente, la oposición considera que la Defensa no suma votos y/o que no tiene relevancia como para exigir al MINDEF explicaciones para fundamentar decisiones como la de gastar recursos en volver a trasladar el Comando de la FDR a Buenos Aires.


Está claro que las sucesivas administraciones, de todos los partidos políticos que han gobernado desde 1983 a la fecha, siguen sin comprender la necesidad de generar consensos básicos a largo plazo sobre qué es la Defensa Nacional, cuál es su relevancia para el Estado, cómo se deben organizar, instruir, adiestrar y equipar las Fuerzas Armadas, de manera tal que el Instrumento Militar evolucione en forma integrada y sinérgica con las demás agencias públicas a fin de estar en aptitud de proteger los intereses vitales de la Nación Argentina.

Las opiniones expresadas en este articulo son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de Zona Militar.

Tal vez te puede interesar: Prioridades de gestión para el Ejército Argentino

11 COMENTARIOS

  1. Hay que sacarle el componente negativo a la palabra «ideología»; la defensa en si es un tema político y por ende ideológico, guste o no; no es lo mismo aquellos que quieren unas ffaa que ocupen territorio y se preparen para defender los intereses contra otro países que aquellos que los quieren convertir en una mera fuerza policial. Que la excusa sea solamente las cercanía de su gente cuando se deben desplegar en todo el territorio, me parece que no alcanza…..

  2. Concuerdo en que sería una decisión apresurada cambiar el asiento para las unidades que forman parte de la FDR. Seguramente que el Ministro Rossi pueda equivocarse. Y concuerdo en que no hay continuidad de políticas durante los gobiernos democráticos, pero eso es porque hay dos o más miradas de país. De 1983 para acá hubo muchos errores tanto de civiles como militares. Pero decir que lo que él y el presidente ordenen reviste solamente el carácter de «ideológico» habla de que el redactor de la nota de opinión también tiene su ideología. Parecería que todo lo ideológico se identifica con los progresismos y populismos, pero además parecería que los liberales no tienen ideología, es más, siempre se presentan como que vienen de «afuera de la política».
    Por otro lado, tampoco es garantía que el ministro se deje llevar sólo por el asesoramiento técnico de cada uno de los jefes del EMC o de cada una de las Fuerzas Armadas. Es cierto que entienden más de los temas militares. Eso sí, el ministro entiende más de temas geopolíticos, y por ende el instrumento militar tiene que seguir los lineamientos del poder político. Ahí está el ejemplo de los brigadieres, que desde que finalizó la Guerra de Malvinas, no contentos con la cachetada de Estados Unidos y la Otan, insistieron con adquirir cazas norteamericanos y/o franceses. Es más, hasta hace pocas semanas, todavía insistían por el F 50, un sistema de armas fácilmente vetable. El. Ministro Aguad, del gobierno más antinacional desde las épocas de Menem, fue a pedirle permiso al Foreign Office para comprar el entrenador coreano, sistema de armas que los jefes de la FAA vieron como el más «idóneo». Y siempre con la excusa del cambio de doctrina no quieren ir por lo chino y lo ruso. Si eso no es tener ideología…

  3. Es difícil entender desde fuera a la clase politica de Argentina y la respuesta esa sociedad en muchos aspectos y más todavía en lo que respecta a su política en materia de Defensa..

  4. De la política no podemos esperar alguna idea positiva porque responden nada más que a sus intereses particulares, sobre las promesas para la defensa hasta ahora fueron solo promesas, solo concretan alguna minucia para hacer un acto y decir unas palabras.

  5. «El hecho de que el traslado del Comando de la FDR tuviera lugar al finalizar el mandato de la gestión de Cambiemos y que, circunstancialmente, coincidiera con que el entonces Ministro de Defensa fuera oriundo de Córdoba, no tiene nada que ver». A CONFESIÓN DE PARTE, RELEVO DE PRUEBA.

  6. Interesante, ahora Zona Militar censura a los que dicen las cosas como son. Y yo que pensaba que acá se podía opinar con libre objetividad…
    Ni hablar, otro portal que se suma a la lista de los que borran mensajes en favor del capricho de pocos.

  7. Y la verdad que planificar en serio….y llevar a la practica es difícil en un país anárquico como este. Políticamente no se sabe rumbo en el área Defensa. Es algo desconocido para el político argentino y a lo desconocido por naturaleza….
    La cultura de izquierda de este país siempre menosprecio al instrumento militar …. en la jerga le dicen ¨perro¨ al elemento militar, también siempre desconoció la utilidad y fundamentos de la Defensa. Otra vez…lo que se desconoce por naturaleza…. por ello quieren domesticarlo, por ello le pongan la cadena…lo más cortita posible.
    Los fundamentos del asiento del FDR son más que lógicos, muy ejemplo el paralelismo con el Ministerio de Salud conozco el área y coincido en la apreciación.
    No creo que el autor tenga ideología alguna…y si la tiene NO IMPORTA porque su planteo es LÓGICO y RACIONAL. En fin la FDR tiene sobradas razones para asentarse en Córdoba y no en CABA. Los que tienen algo de sentido común lo entienden, sería de necios negarlo.

  8. Más allá de la ideología política, que la tiene todo el mundo en mayor o menor medida, creo que la FDR debería quedar en Córdoba por estar en el centro del país, donde puede desplegarse, como dice su nombre, rápidamente a cualquier punto del país, o de la frontera, para actuar ante alguna situación. Creo que Rossi se está equivocando con esta medida. No se cuáles son los fundamentos para esta decisión, pero no creo que favorezca a la defensa del país.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.