Entrevista al Director General de Investigación y Desarrollo de la Armada

Entrevistamos al titular de la Dirección General de Investigación y Desarrollo (DGID) de la Armada Argentina, Capitán de Navío Ingeniero Oscar Pedro Grasso

¿Cuál es la importancia de la DGID?

La Armada Argentina, como cualquier otra fuerza militar, se diferencia en un escenario de conflicto, en lo que pudo haber conseguido como ventaja tecnológica a través del conocimiento y el trabajo aplicado a los medios. Eso no se compra “off the shell”, sino que se construye adicionando mayor conocimiento sobre los sistemas de armas, sus capacidades tecnológicas y sobre su personal.

Si no trabajáramos en buscar ventajas tecnológicas, seríamos altamente dependientes de nuestros proveedores, en su mayoría extranjeros, que nos proveen los sistemas enlatados, y en la mayoría de los casos no se amoldan a nuestra doctrina.

Además, considero que, particularmente las capacidades navales, tienen una base de sustentación muy relevante en la ciencia y la tecnología. Es por ello que el trabajo constante de ingenieros, científicos y los comandos operativos han logrado nuevos productos de aplicación directa operativa, o han mejorado lo que ya estaban instalado.

Es así como se lanzó un misil “Exocet” desde tierra en Malvinas, como diseñamos nuestro propio sistema de enlace de datos operativos, como somos los únicos que trabajamos en acústica submarina en aguas poco profundas y como avanzamos en muchos otros temas que nos permiten diferenciar tecnológicamente nuestras operaciones navales con un valor agregado.

Simultáneamente, la existencia de la DGID le permite a la Armada mantenerse vinculada al Sistema Científico-Tecnológico Nacional y la ubica en un nivel relevante de autonomía para el tratamiento de temas de su interés.

¿Cuál es la forma de trabajo de los proyectos de I+D con las oficinas de las otras Fuerzas Armadas y el Ministerio de Defensa?

Además de mantener un fluido contacto institucional con los diferentes actores que realizan proyectos de Investigación y Desarrollo (I+D), existe un sistema administrativo, estandarizado para establecer relaciones de trabajo con otras fuerzas y el Ministerio de Defensa (MINDEF).

Normalmente la Armada Argentina, por contar con los cuatro componentes básicos en su estructura orgánica, mantiene puntos de interés con el Ejército Argentino y con la Fuerza Aérea Argentina. Ello permite que, a través de mis equivalentes en las otras fuerzas, podamos relacionarnos fluidamente para intercambiar y compartir experiencias, avances tecnológicos o planificar nuevos proyectos con una base común de trabajo, tendiendo a la optimización de recursos económicos y humanos.

Es muy importante el trabajo coordinado que se realiza con la Secretaría de Investigación y Políticas de Producción para la Defensa del MINDEF, ya que a través de ella podemos encaminar y consolidar los proyectos y obtener fuentes de financiación en muchas áreas de interés político institucional.

¿Cómo se relaciona y en qué proyectos trabajan con las empresas del MINDEF, INVAP y CITEDEF?

La relación que mantenemos con estas empresas del Estado es muy fluida y tenemos un contacto directo y cotidiano. Ello es consecuencia de la cantidad de requerimientos operativos que tenemos, como por ejemplo la producción de munición con Fabricaciones Militares (FM), el desarrollo de nuevas tecnologías con la empresa estatal rionegrina INVAP y el Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas para la Defensa (CITEDEF), la mesa de trabajo en nuevas tecnologías con el Astillero TANDANOR y los proyectos de sistemas aéreos no tripulados con la Fábrica Argentina de Aviones (FAdeA). Estos son algunos de los temas que, por la especialidad que cuentan estas instituciones y empresas, son motivo de interés para avanzar en proyectos de I+D.

Es importante destacar el alto grado de capacitación y manejo de nuevas tecnologías con que cuentan estos grupos de trabajo. Si bien en los últimos tres años no tuvimos un grado de avance importante en proyectos de interés, debemos recordar que existe una historia de trabajo conjunto y avances significativos con las mismas, ya que son la base científica y tecnológica de las empresas de la Defensa Nacional.

¿En qué proyectos colaboran con Universidades y empresas privadas del país?

La relación con las universidades ha sido uno de los pilares de los desarrollos en I+D de la Armada Argentina. Ella nos permitió mantenernos estrechamente vinculados al Sistema Científico-Tecnológico Nacional y nos ubica en un nivel relevante de autonomía científico – tecnológica para el tratamiento de temas de su interés, proveyendo soluciones alternativas e innovadoras, que de otra manera por su carácter clasificado en otras instituciones navales internacionales no estén dispuestas a compartir. 

Es así que podríamos nombrar diferentes universidades que hemos realizado trabajos en conjunto: la Universidad Nacional de Buenos Aires (UBA), el Instituto Tecnológico Buenos Aires (ITBA), la Universidad Nacional del Sur (UNS), la Universidad Tecnológica Nacional Regional Bahía Blanca (UTNRBB), la Universidad Tecnológica Nacional Regional La Plata (UNTRLP), la Universidad Nacional de Tucumán (UNT), la Universidad Nacional de la Plata (UNLP), la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMP), la Universidad Nacional del Centro Tandil (UNICEN), entre otras.

Así es que, entre otros logros, con el ITBA desarrollamos el primer sistema de control de armas navales, con la UNICEN trabajamos en el desarrollo del primer simulador de periscopio para submarinos, con la UNLP se llevó a cabo el proyecto para generar una interface para la obtención de los datos del Sistema LRIT (Long Range Information Tracking) que permite conocer información de buques en alta mar.

Sería muy larga la lista de logros significativos, que además de incorporar nuevas capacidades, permitieron ahorrar millones de dólares al erario público, dado que de otra manera estos productos debían adquirirse en el extranjero ya que no existen en el país este tipo de desarrollos tecnológicos.

Las empresas privadas que han aportado diferentes tecnologías o avances a nuestras unidades son numerosas.

En lo que hace a electrónica podemos destacar a REDIMEC, una empresa tandilense de alta tecnología, que llevó adelante diferentes contratos de importancia con nuestra institución. Uno de ellos está relacionado con la provisión de un sistema inercial nacional de última generación, para nuestras unidades tipo MEKO-140.

Creo no equivocarme en destacar la importancia que tiene este tipo de sistemas para nuestras unidades de superficie. Aunque mucho más importante es que sea un desarrollo nacional, que nos permitirá mantener la cadena logistica de mantenimiento, tener un sistema de alta tecnología comparable a los del mercado, más económico y que permita adquirir el “know how” y el crecimiento y capacitación profesional de nuestros especialistas.

Se agradece la inestimable colaboración de la DGID y Prensa de la Armada Argentina. Créditos de las fotos: Armada Argentina y archivo del autor.

Crédito foto de portada Gaceta Marinera

¡Apoyanos!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.