La Marina de Brasil está retomando el control del portaaviones São Paulo, que fue desactivado y debe ser desmantelado por subasta bajo la supervisión de Francia en virtud de un contrato firmado cuando se adquirió el buque.

La subasta, que debía decidir el futuro del barco que contenía grandes cantidades de sustancias peligrosas, comenzó originalmente en diciembre de 2019, pero se retrasó debido a la pandemia de COVID-19 y finalmente fue suspendida por la Marina de Brasil. La causa de la suspensión más reciente no fue revelada.

«Todavía no está claro por qué Brasil ha decidido interrumpir el proceso. Estamos investigando el asunto», dijo Nicola Mulinaris , oficial de comunicaciones y políticas de la ONG Shipbreaking Platform, en una entrevista.

Encargado en 1963 por la Marina francesa con el nombre de Foch, el portaaviones fue adquirido por la Armada brasileña en 2000 y se convirtió en su barco insignia. Después de varios problemas de capacidad de mantenimiento, se desactivó oficialmente en enero de 2017.

Dado que Francia era el propietario original del barco, la cláusula contractual en la venta del Foch le da a Francia la última palabra sobre dónde se puede desmantelar el portaaviones. Por consiguiente, las instalaciones de reciclaje de buques a las que se permitiera participar en la licitación debían ser aprobadas por las autoridades francesas.

Francia envió una respuesta oficial al Brasil en la que indicaba que sólo los astilleros incluidos en la lista de instalaciones de reciclaje de la Unión Europea (UE) estaban calificados para recibir y eliminar el buque.
Tras la respuesta de Francia, el Brasil examinó las solicitudes una vez más e inicialmente llegó a la conclusión de que sólo un astillero incluido en la lista de la UE ya había proporcionado toda la documentación necesaria para participar en la licitación. Se suponía que al menos un astillero más de la lista de la UE podría enviar el papeleo que faltaba en las siguientes semanas. Parecía que todo estaba listo para pasar a la siguiente etapa cuando la subasta se suspendió inesperadamente

«Si se reanuda el proceso de subasta, esperamos que Brasil y Francia mantengan su decisión inicial y envíen el buque a una instalación aprobada por la UE; cualquier otra cosa sería un escándalo, dadas las condiciones notoriamente precarias en las que se gestionan los residuos tóxicos en las playas del sur de Asia», añadió Mulinaris.

Tal vez te puede interesar: El ex portaaviones brasileño Sao Paulo sale a la venta

¡Apoyanos!

1 COMENTARIO

  1. ¡Saludos! Mi nombre es Emerson Miura y soy el fundador y organizador del proyecto de rescate de Porta Aviões São Paulo.
    Estamos trabajando en el proyecto de convertirlo en museo temático.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.