Challenger

«El Reino Unido, por lo tanto, debe elegir entre tres cursos de acción. La primera es modernizar toda la flota existente o comprar nuevos tanques. Esto preservaría la división de combate del Reino Unido, pero probablemente consumiría la mayor parte del presupuesto para modernizar el ejército a expensas de las capacidades, como los fuegos de precisión de largo alcance, que se espera sean fundamentales en el futuro campo de batalla. No obstante, si se consiguen los recursos necesarios, se enviará un claro mensaje a la OTAN de que el Reino Unido está firmemente comprometido con su misión y se asegurará la posición destacada de este país en la Alianza.

La segunda opción sería que el ejército británico se deshiciera completamente de las armas pesadas. La perspectiva de especialización se ha planteado como una alternativa, por la que el Reino Unido seguiría a otros países europeos de la OTAN y sólo mantendría algunos de los componentes de sus fuerzas armadas, para que juntos la Alianza pueda generar una fuerza creíble con mayor eficacia.


Dado que otros miembros de la OTAN, como el Bundeswehr alemán, han expresado su intención de centrar sus esfuerzos en su gran fuerza terrestre pesada blindada, la idea de que el Reino Unido se especialice en aviación, reconocimiento, cibernética y otras áreas de ventaja competitiva tiene algunos méritos.
El compromiso terrestre británico con la OTAN podría redefinirse como tres brigadas de ataque, que son mucho más fáciles de proyectar, sostener y – si se combinan con los ataques de infantería – podrían ofrecer un marco de ataque creíble.

El último curso de acción sería modernizar una parte de la flota existente. A diferencia del abandono total de los tanques, esto significaría que el ejército británico conservaría la experiencia en el empleo de los blindados y podría regenerar la capacidad si resultara esencial. Sin embargo, el hecho de que el ejército británico dependiera menos de una división haría que el escudo británico dependiera de los aliados de la OTAN para el resto de la formación, y para los medios de apoyo y sostenimiento, lo que haría que la interoperabilidad fuera crítica.

El Reino Unido probablemente tendría que comprar Leopard 2A7 – que son desplegados por numerosos aliados europeos y han superado repetidamente otros diseños en las pruebas – en lugar de mantener un tanque británico».

Tal vez te puede interesar: Reino Unido considera reabastecimiento en vuelo para helicópteros

¡Apoyanos!

2 COMENTARIOS

  1. Aunque afecte el orgullo de la GB, los blindados alemanes siempre han sido superiores en todas sus prestaciones a los ingenios britanicos. No creo posible que se autoescluyan de poseer algunas brigadas blindadas, pero es razonable a la NATO la especializacion de sus integrantes principales. El conjunto se beneficia en eficacia siempre que exista la debida coordinacion en el empleo de los recursos. No es facil pero es necesario.

  2. La tecnología supera todo, lo que hoy es última palabra, mañana es antiguo. Los EEUU, estan trabajando con laser de alta potencia montados en buques, y funcionan. Un arma de ese tipo puede cortar un tanque como si lo hiciera un abrelatas. Yo apostaría a tecnología y no a fuerza bruta. No por nada los estadounidenses estan repensando el tema portaaviones.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.