Sorpresa causó quizá ver las primeras fotos de los B-45 Mentor ploteados con su nuevo esquema y posados en las afueras del CEV (Centro de Ensayos en Vuelo) de la Dirección General de Investigación y Desarrollo de la Fuerza Aérea Argentina. Es que los legendarios aviones parecen volver al ruedo después de muchos años de inactividad y para una una función muy especial que la fuerza había perdido desde hace añares: la comunicación.

Mencionamos a la comunicación, como acción institucional, ya que la función principal destinada a la Escuadrilla Histórica será la de participar en actividades culturales con una fuerte carga emotiva histórica. No hay que confundirse, los Mentor no son aviones acrobáticos y no tendrán como función entretener al publico por el lado de crear un circo volador, sino mas bien el de ponderar un sentido de pertenencia por el lado del patrimonio histórico. Los vuelos pensados para estos aviones que ingresaron a las filas de la fuerza en 1957, apuntan a su participación en desfiles aéreos en distintas eventos sociales y culturales del país en que sean requeridos y justamente con pasajes que generen impacto en el publico.

Recordemos que este tipo de actividades están estandarizadas en las principales fuerzas aéreas del mundo, donde escuadrillas históricas o preparadas especialmente para generar impacto comunicacional, hacen sus pasadas con sistemas fumígenos de color. Esto lo hemos visto muy bien con la Frecce Tricolori en distintas localidades de Italia o los Blue Angels con sus agendas a lo largo y ancho de los Estados Unidos.

Si bien los Mentor distan de ser aviones modernos, si han sido acondicionados para el vuelo seguro y económico en sintonía a lo que también sucede en el exterior con la valoración y puesta en vuelo de sistemas históricos. Desde P-51, B-25, B-17, Spitfire, entre decenas de leyendas, vuelan en distintos eventos internacionales con el objeto central de valorar el patrimonio histórico de los países. El Mentor en nuestro país tendrá similar objetivo, buscando sumar aproximadamente una decena de aeronaves en el corto plazo para ocupar un lugar importante y romper la tradición en el país de descartar, destruir o vender los sistemas con muchas vivencias sobre sus células.

La satisfacción en la Fuerza Aérea Argentina con la iniciativa es notoria. No solamente se busca recomponer el capital cultural del país en el plano aeronáutico, sino también volver a posicionar en la sociedad ese interés por todo aquello que vuela en una nación pionera en el vuelo, con sus héroes y hazañas.

En poco tiempo podremos volver a ver a los Mentor formando dentro de los desfiles aéreos y dejando estelas de color a su paso. ¿Los veremos en eventos masivos sembrando orgullo de pertenecer en todo aquel que quiebre su nuca, mire al cielo y sonría con su sobrevuelo?

Te puede interesar: Un primer vistazo a la Escuadrilla Histórica B45 Mentor

Imagen de portada: Facundo Fernandez – AeroCOR

¡Apoyanos!

2 COMENTARIOS

  1. Que buena iniciativa. Pienso que creará un buen acercamiento de la FAA con su pueblo, con la sociedad a la que sirve y defiende. Será, seguramente, emocionante verlos pasar orgullosos, dejando a su paso los colores sagrados de nuestra bandera.

  2. Y si recuperamos un escuadron MIII/V con nueva avionica, nuevo motor y con armamento inteligente, bomba dardo2 o el misil cruzero bigua

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.