Boeing presentó una oferta para desarrollar el programa Next Generation Interceptor luego de que el Pentágono hiciera una solicitud de propuestas formal en abril.

De la request for proposals se seleccionarán dos candidatos para competir por el programa Next Generation Interceptor (NGI), un proyecto de cinco años y USD 4.9 mil millones para Missile Defense Agency (MDA). Aunque la fecha límite anunciada era el 31 de julio, a los candidatos se les otorgó tiempo adicional debido a la pandemia de COVID-19.

En abril, el portavoz de MDA, Mark Wright, calificó la solicitud de propuestas como «un paso vital hacia el diseño, desarrollo y despliegue de las mejores capacidades tanto del Departamento de Defensa como de la industria estadounidense para el propósito extraordinariamente importante de defender la patria estadounidense».

El nuevo escudo de defensa antimisiles es producto de la decisión tomada en agosto de 2019 de cancelar el programa Redesigned Kill Vehicle, destinado a mejorar la respuesta del sistema de defensa nacional de EE. UU. frente a las amenazas de misiles balísticos.

Según anunció el Pentágono, no se construirían nuevos interceptores terrestres para el sistema de defensa basado en tierra, y todos los interceptores futuros formarán parte del programa NGI.

Actualmente EE. UU. utiliza el Exo-Atmospheric Kill Vehicle (EKV) de Raytheon que usa un misil interceptor terrestre para impulsarlo a una trayectoria, luego se separa del vehículo de impulso y, usando sus propios cohetes para corregir la trayectoria, choca con la ojiva entrante, mediante la maniobra conocida como hit-to-kill.

El programa EKV será reemplazado porque el Pentágono considera que hay demasiados obstáculos tecnológicos para superar, y por consiguiente prefieren comenzar con un nuevo proyecto. Se espera que la adjudicación de un contrato para el desarrollo del NGI sea a finales de este año.

¿Cómo funciona el EKV?

Cuando el Ground-based Midcourse Defense System rastrea una amenaza con sus sensores terrestres, marinos o espaciales, lanza un interceptor terrestre, que utiliza su propulsor de cohete sólido de tres etapas para volar fuera de la atmósfera terrestre a velocidades casi hipersónicas. Una vez que ha salido de la atmósfera, comienza el trabajo de hit-to-kill.

Tal vez te pueda interesar: El M72 LAW de la era de Vietnam será mejorado para ser más «letal, confiable y flexible»

Imagen de portada: Foto del sistema EKV de Raytheon Missiles & Defense que actualmente usa EE.UU.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.