El mundo suele definirse como un lugar seguro en la cuestión nuclear, con Corea del Norte aplacado e Irán bajo un manto de sanciones, se mantiene la legitimidad del Sistema Nuclear (siempre aceptando las excepciones de India, Pakistán e Israel). Pero en el caso hipotético que un Estado poseedor de armas nucleares decida emplear un ataque por este medio a su adversario, se analiza sus capacidades de éxito y si las tuviese de respuesta. En este caso en particular se toma las capacidades de India con respecto a la temática mencionada.

Tomando lo expuesto de Van Evera (1999), cuando la ofensa domina, las ventajas de atacar primero son mayores. Se explica que un ataque sorpresa exitoso proporciona mayores ganancias y evita el peligro. En la cuestión nuclear la relación de fuerzas opera con esa dinámica, en la cual un ataque nuclear exitoso signifique la destrucción total del enemigo, dejándolo sin capacidad de respuesta directa. 

En ese sentido, en una escalada entre dos actores nucleares se debe entender la capacidad que tienen los mismos de efectuar el primer ataque pero a esta lógica se le agrega la oportunidad que tienen de responder a ese ataque, definida como “Second Strike”. Éste se basa en la capacidad de un Estado nuclear de absorber un ataque y tomar represalias con suficientes armas para causar daños (Long y Green, 2014).

Este concepto fue la piedra angular en el contexto de la Guerra Fría, ya que desarrollar una posible respuesta representó un activo decisivo clave para las relaciones entre los Estados Unidos y la Unión Soviética. Esto también responde al aumento drástico del armamento nuclear de ambos Estados durante este periodo. Tal como define Waltz (1981), defender y disuadir no es lo mismo.Un Estado para doblegar las intenciones del otro y para  prevalecer en el cálculo disuasorio debe tener la capacidad de castigar y responder.

En definitiva, en un contexto en el cual las capacidades armamentísticas de los actores pueden llevarlos a una Destrucción Mutua Asegurada (MAD), la estrategia disuasiva se traduce en dos grandes medios de acción. En primer lugar la suficiencia que tiene un Estado en poder realizar un primer ataque de forma efectiva que genere daños inconmensurables a su objetivo y en segundo término, la respuesta que se puede dar por parte del infringido y el alcalde que esta puede llegar a adquirir.

Se suele relacionar el concepto de Second Strike con triada nuclear. Se establece que la diversificación de medios por el cual un actor puede desplegar sus armas nucleares le permite responder ante un ataque. Aunque esto sea debatido en cuestiones operativas, se establece que la disposición y el desarrollo de otros medios por fuera de los tradicionales lanzadores terrestres implica al Estado adquirir esa respuesta ante un eventual ataque. Es por esto que en los años de la Guerra Fría se embarcaron en la construcción de aviones y submarinos capaces de transportar una carga nuclear que completaran esta tríada nuclear.

Tal como se mencionó anteriormente, Estados Unidos y la URSS (en la actualidad Rusia) gozaban de ser los únicos poseedores de una tríada nuclear completa y así asegurarse una respuesta ante un ataque. Con el ascenso de China como competidor en este contexto de bipolaridad creciente que se evidencia, el gigante asiático se aseguró de desarrollar los 3 ámbitos por el cual desplegar su armamento nuclear. Pero en este artículo en particular, se busca poner atención a un cuarto actor que estaría en condiciones de definirse como un actor nuclear pleno con una triada ampliamente desarrollada. Este es el caso de la India, en el cual se analizará su programa nuclear y cómo adquirió la capacidad para asegurarse dar una respuesta en una situación conflictiva con los Estados vecinos (China y Pakistán).

En particular la frontera entre India y Pakistán es una zona recurrente en la cual las hostilidades suelen desarrollarse en distintos ciclos de conflictividad. Los dos actores nucleares por fuera del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP) eran, para los 2000, Estados nucleares reconocidos por fuera del régimen. Esto complejiza el análisis del conflicto entre ambos, ya que siempre está presente el temor del empleo de las armas nucleares.

India -poseedor de 150 ojivas nucleares (SIPRI, 2020)-, se propuso conseguir el desarrollo de una tríada nuclear completa. Tal como expuso el Primer Ministro Modi el 5 de Noviembre de 2018 por la red social Twitter: “Hoy es un día histórico porque se marcó la finalización del establecimiento exitoso de la tríada nuclear. La tríada nuclear de India será un pilar importante de la paz y la estabilidad mundial”. Alegando al éxito la finalización y la puesta en marcha del misil balístico submarino (SLBM) K-15, montado en el submarino INS Arihant, capaz de transportar misiles balísticos nucleares.

Haciendo un repaso de las capacidades nucleares de India, tomando los datos de SIPRI (2020), el Estado cuenta con dispositivos para lanzar cargas nucleares de forma terrestre a través de los misiles balísticos de corto alcance lanzados desde tierra PRITHVI-1 con un rango entre 150-600 km. y una carga de hasta 1.000 kg. También cuenta con la gama de los misiles balísticos de corto alcance AGNI 1 con un rango máximo de 700 km. y una carga de hasta 1.000 kg. Con el desarrollo de los AGNI 2,3 India logró optimizar y poner en disposición misiles balísticos de rango intermedio con un rango máximo de 3.000km y una carga de hasta 1.500 km. En la actualidad se encuentran en desarrollo los misiles balísticos intercontinentales AGNI 4 y 5 en el cual se supone que tendrán un rango entre 3.500 km. y 5.000 respectivamente.

En el aire, India adquirió los Mirage 2000H, de origen francés. Por otro lado cuenta con una flota de los modelos Jaguar IS/IB de origen anglo francés. Se toma noción de los MIG-27 de origen soviético pero actualmente India es el poseedor de la patente y los desarrolló para transportar y lanzar cargas nucleares. Este año se esperaba que arribaran aviones franceses tipo Rafale en un proyecto en conjunto con el país europeo pero por la pandemia del Covid-19 la entrega está en espera.

Lo innovador que completaría este triángulo del gigante indio es la incorporación de los mencionados K-15, después de 30 años de desarrollo se pudo poner en estado operativo. Con un rango de 300-700 km y una carga disponible de 300-700 kg India entra en el club selecto de los Estados que pueden producir y desarrollar SLBM (Davenport, 2012).

Lo importante a analizar en la cuestión nuclear basado en el dilema de seguridad, se exponeque en el supuesto de una situación que se produce cuando las acciones de un Estado que pretende mejorar su seguridad (por ejemplo, con el incremento de su poder militar o estableciendo alianzas), lleva a que otro Estado -o Estados- respondan de manera similar, generando tensiones y conflictos a pesar de que ninguno de ellos lo pretenda (Jervis, 1976). Este contexto impulsa a la élite pakistaní a acortar las diferencias con su principal contendiente. Esto se traduce en una situación de inestabilidad para la seguridad de la región. Pakistán, incentivado por la producción de su limítrofe, comenzó a desarrollar su propio sistema de misiles balísticos submarinos Babur-3.

India no solo mira a Pakistán, sino que sirve como pivote y contención de China. Ambos Estados se vieron enfrentados a principios de año y la cuestión disuasoria es fundamental para mantener el equilibrio de poderes entre las dos fuerzas. China que en estos últimos años modernizó su arsenal nuclear, ya que quiere mantener en monopolio la posición de ventaja con su par indio.Es por esto que ante los avances de Nueva Delhi, Pekín no hace la vista gorda, sino que incluye su planeamiento para evitar sentirse en inferioridad.

En ese sentido, la cuestión de conseguir los mecanismos para sobrevivir a un ataque comienza a ser un objetivo de los actores nucleares en el mundo. Estos tampoco son ajenos a los reveses y las amenazas del régimen nuclear en su conjunto. La amenaza de Corea del Norte, la salida del acuerdo con Irán, y las disposiciones de Trump de salir de acuerdos vitales con Rusia con respecto a la seguridad nuclear alerta a los poseedores y los empuja a conseguir ventajas para sentirse seguros.

Claramente India ocupa parte de su presupuesto en desarrollar las capacidades que lo mantengan en ventaja con Pakistán, su eterno enemigo. Pero también comienza a ver de reojo los avances y el aumento de la influencia China en el sistema en general.

Cuando en el pasado los Estados buscaban la capacidad de lastimar a su oponente a través de un ataque nuclear, hoy el poder disuasivo de las armas nucleares se complejiza con el pasar de los años.Es por esto que el desafío para los Estados es mantenerse lejos de emplear sus armas nucleares, pero en caso que esto suceda, estar preparado para recibir y responder al golpe. India es consciente y entendió esta premisa de forma clara y la desenvuelve con una ejemplar claridad en su estrategia defensiva nacional.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

Basrur, R. (2014). DETERRENCE, SECOND STRIKE AND CREDIBILITY: REVISITING INDIA’S NUCLEAR STRATEGY DEBATE. IPCS, 255, 1. http://www.ipcs.org/issue_select.php?recNo=572

CSIS. (2018, 15 junio). Missiles of India. Missile Threat. https://missilethreat.csis.org/country/india/

Davenport, K. (2012). India Moves Closer to Nuclear Triad | Arms Control Association. Arms Control Association. https://www.armscontrol.org/act/2012-08/india-moves-closer-nuclear-triad

Jervis, R. (1978). Cooperation Under the Security Dilemma. World Politics, 30(2), 167-214. Retrieved August 4, 2020, from www.jstor.org/stable/2009958

Long, A., & Green, B. (2014). Stalking the Secure Second Strike: Intelligence, Counterforce, and Nuclear Strategy. Journal of Strategic Studies, 38(1-2), 38-73. https://doi.org/10.1080/01402390.2014.958150

Schumann, A. (2020a, junio 23). Fact Sheet: China’s Nuclear Arsenal. Center for Arms Control and Non-Proliferation. https://armscontrolcenter.org/fact-sheet-chinas-nuclear-arsenal/

Schumann, A. (2020b, junio 23). Pakistan’s Nuclear Capabilities. Center for Arms Control and Non-Proliferation. https://armscontrolcenter.org/pakistans-nuclear-capabilities/

SIPRI. (2020). World nuclear forces. En SIPRI Yearbook 2020 (pp. 326-393). Oxford University Press. https://www.sipri.org/sites/default/files/YB20%2010%20WNF.pdf

Van Evera, S. (1999). Causes of War: Power and the Roots of Conflict. Ithaca; London: Cornell University Press. Retrieved August 4, 2020, from www.jstor.org/stable/10.7591/j.ctt24hg70

Waltz, K. N. (1981). The Spread of Nuclear Weapons: More May Be Better: Introduction. The Adelphi Papers, 21(171), 1. https://doi.org/10.1080/05679328108457394

Te puede interesar: India prueba el K-4 SLBM

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.