El helicóptero, como sabemos, es una aeronave que es sustentada y propulsada por 1 o 2 rotores horizontales, cada uno formado por dos o más palas. Están clasificados como aeronaves de ala giratoria pues crean su sustentación con las palas que rotan alrededor de un eje vertical. –

En principio esta configuración particular de sustentación permite operar a los helicópteros accediendo a cualquier lugar no preparado, volando a diferentes velocidades, incluso lentamente o permaneciendo en vuelo estacionario inmovilizados cerca del suelo, estas características produjeron el interés en su utilización militar desde casi el tiempo de su aparición. –

Ya en 1936 con la aparición en Francia del giroplano de Bréguet-Dorand, un birrotor coaxial que incorporaba muchas innovaciones, ampliamente utilizadas desde entonces, llamo la atención del Estado mayor francés de la época aun cuando no fue puesto en servicio por las fuerzas armadas de ese país. –

En Alemania se desarrolla el Focke-Wulf Fw 61, también conocido como Focke-Achgelis Fa 61, que fue el primer helicóptero birrotor lado a lado, no engranados y pulverizo todas las marcas de ese tipo de aeronaves de su tiempo, (Es particularmente recordado por haber sido volado con la aviadora Hanna Reitsch a los mandos, en Berlín en 1937). –

Para esa época, todavía estos aerodinos (primitivos helicópteros) no habían llegado a evolucionar lo suficiente, pero ya eran objeto de estudio por los militares de todas las potencias, aun cuando a pesar del interés no pudieron ser competitivos para los pequeños aviones de observación y enlace tipo “STOL” utilizados por las FFAA de los países centrales en ese momento. –

(Como curiosidad debe mencionarse el FA 330, pequeño autogiro alemán, pensado para ser remolcado por submarinos y embarcado a bordo). –

Alemania fue la pionera en encargar helicópteros de uso militar; la marina alemana (Kriegsmarine) había solicitado una treintena de FA 265, y luego, dado el éxito operativo una versión modificada el Fl 282 y un pedido de  mil más, que no llegaron a fabricarse y operar, mientras, tras una demostración exitosa  del FA 223 en 1943 ante el comando general alemán, siguió un encargo de 30 ejemplares y una orden para producir 400 ejemplares mensuales, pero solo llegaron a operar 9 de estos aparatos, que a pesar de sus experiencias positivas en operaciones de montaña y embarcados no jugaron un papel importante durante la guerra.-

Uno de los principales problemas que se debía resolver para su uso táctico era la potencia de los motores existentes en la época y, por otro lado, recordemos que siempre que se ejerza una fuerza se obtiene una reacción en sentido contrario que es igual y opuesta. –

El par motor (CM) genera un par de reacción (CR) de igual intensidad, pero en sentido contrario, como consecuencia, la estructura del helicóptero giraría en sentido contrario al que giran las palas, lo que haría imposible el vuelo si no fuese compensado, la solución de un rotor contra rotativo, como en los casos expuestos, para compensar el par era buena, pero complicada y onerosa. –

Estos primeros helicópteros. birrotores presentaban un sinnúmero de inconvenientes, tales como complicación de los sistemas de transmisión mecánica y de los mandos, dificultades de mantenimiento, y riesgo en caso de desincronización de los rotores. –

A la formula correcta de solucionar y simplificar todos estos inconvenientes arribaron los estadounidenses en la post guerra, utilizando las innovaciones de Ígor Sikorski, y Arthur Young, de los años 30 estos fueron los precursores que con limitados presupuestos recurrieron a simplificar y desarrollar el helicóptero moderno, ambos prestaron su principal atención al rotor y implementaron el rotor de cola para compensar el par motor, además de recurrir a una motorización más simple. –

Young, paso a integrarse a la compañía de un constructor de aviones, del señor Lawrence Bell, y así fue como a mediados de 1945 aparece el Bell 47 uno de los mayores logros en la industria del helicóptero, utilizado por muchos ejércitos en el mundo incluidos los franceses en la campaña de Argelia. –

El helicóptero se convierte en una opción técnicamente viable para las operaciones militares y es la infantería de marina de los Estados Unidos la que introduce las primeras reflexiones metódicas para el uso de este tipo de aeronaves, el helicóptero proporciona velocidad y flexibilidad ofrece una solución para las maniobras de desembarco con operaciones verticales más desperdigadas y difíciles de enfrentar en una época en la que aparecieron las armas nucleares.

Es en la guerra de Corea, donde los helicópteros demuestran su versatilidad operativa; tanto en el rescate de pilotos derribados, como en las evacuaciones sanitarias y sobre todo en una nueva manera de conducir la batalla, si bien todavía con limitaciones tanto los Sikorski   S-55 como las “bananas” voladoras de Piasecki demostraron una real eficacia militar. –

Aun cuando la capacidad de transporte era de cuatro a ocho soldados (dependiendo la configuración) realizan innumerables misiones de aprovisionamiento a las tropas en el campo principal de combate, evacuación de heridos, aprovisionamiento de efectos y munición etc. levantando la moral del combatiente al sentirse acompañado por sus mandos. –

Este modelo norteamericano tactico fue seguido por las fuerzas francesas en Indochina, pero sobre todo en Argelia, a partir de esta experiencia el ejército francés crea la “aviación ligera del ejército de tierra” (Aviation Légère de l’Armée de Terre; abreviada como ALAT) sentando las bases de la utilización de aeronaves orgánicas de los ejércitos que pronto es imitada por muchas fuerzas armadas del mundo. –

Con la aparición de una nueva motorización, la turbina, el helicóptero alcanza su madurez en la capacidad operacional, los franceses con el Alouette II que se convirtió en el primer helicóptero producido en serie que contaba con un motor de turbina en lugar de un motor a pistón alcanzaron una ecuación peso potencia que le posibilito operar incluso en montañas de gran altura como en el Himalaya, les siguieron el Alouette III, y una versión denominada “Lama” que opera aun hoy en varios países incluyendo la Argentina. –

Como se puede apreciar, el uso del Helicóptero para el empleo de fuerzas heli­transportadas o aeromóviles, supuso una de las mayores innovaciones introducidas en los campos de batalla de las gue­rras contemporáneas. Su versatilidad, capacidad y potencia de fuego, quedaron ampliamente demostradas durante el conflicto en Vietnam, convirtiendo al helicóptero en una herramienta insustituible para llevar a cabo todo tipo de operaciones donde la geografía del lugar es complicada, dando lugar a la aeromobilidad en la zona de guerra del teatro de operaciones, hoy todos los ejércitos tienen doctrinas de uso de sus fuerzas aeromóviles o de operaciones especiales de asalto aéreo. –

Cuando hablamos de solucionar problemas de transporte de personal, materiales o la manera más eficaz de responder a necesidades o requerimientos específicos, el helicóptero es una excelente opción por su velocidad y adaptabilidad a toda clase de ambientes urbanos y naturales, y tal vez uno de los usos más importantes es el uso específicamente militar, donde se entrena a las tripulaciones en misiones de búsqueda y rescate, apoyo contra incendios, apoyo de inteligencia, etc. Las misiones serán variadas y progresivamente más complejas. Las tripulaciones desarrollan su capacidad para conciliar la empleabilidad del helicóptero en una amplia gama de misiones y un alto rendimiento en todas las áreas. –

Como aeronaves son el mejor aliado para acceder a los lugares más difíciles, introducen dos conceptos en la doctrina militar de los ejércitos modernos, la aeromobilidad y las operaciones de asalto aéreo.

Es EEUU de Norteamérica, el que propicia su utilización en forma masiva y realiza operaciones de cambios de dispositivo, trasladando elementos de combate cercano (infantería y caballería) cambios de posición dentro de la zona principal de combate, a partir de la campaña del Sudeste Asiático, desembarcando tiradores mientras realizan desde helicópteros de ataque el apoyo limitado de fuegos a esas operaciones, efectuando también mediante helicópteros la evacuación de heridos.

En las Armadas, (marina de guerra) son utilizados hoy helicópteros para detección de submarinos, apoyos a desembarcos de Infantería de marina, evacuación desde barcos, e incluso en misiones misilisticas contra buques enemigos, en todas las fuerzas armadas se destacan en  labores de rescate aéreo u operaciones SAR y CSAR siendo estas últimas los rescates en combate de contingentes a replegar o pilotos derribados tras líneas enemigas operando en tierra o alta mar, bosques, montañas, desastres naturales o para el más rápido transporte de pacientes.

Hoy no hay fuerzas armadas en el mundo que no cuenten con doctrina sobre aeromobilidad proporcionada por helicópteros o sobre unidades de asalto aéreo.- La diferencia entre estos dos conceptos es que la aeromobilidad se consigue, “moviendo” elementos de combate cercano no integrados a las unidades de Aviación de los ejércitos por medio de helicópteros orgánicos de la fuerza, mientras que el asalto aéreo forma parte de las operaciones especiales con personal integrado y permanente de las unidades que contienen elementos de tiradores y helicópteros.-

En definitiva, hoy no puede concebirse fuerzas armadas sin el uso de helicópteros, con doctrinas diferentes de empleo en cada fuerza, las fuerzas aéreas, ejércitos o marinas del mundo operan todos los días diferentes tipos de estas aeronaves en función de las misiones asignadas a cada caso. –

Te puede interesar: AB-206B1 – Luz verde para recorrer y modernizar unidades adicionales

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.