Si existe una novela dentro del complejo militar industrial nacional es sin duda el que tiene como actriz protagónica al proyecto LICA. El mismo, organizado detrás de las capacidades industriales del Astillero Río Santiago, consistió (y consiste) en el diseño y fabricación de una serie de lanchas de instrucción a ser destinadas a la Armada Argentina, configurándose también como un proyecto que restituye cierta capacidad en el país en la construcción naval militar.

Esta restitución, ambiciosa en lo simbólico, transita un camino tortuoso desde hace mas de 5 años sin haber llegado hasta ahora a botar resultados. No es soplar y hacer botellas, para nada y esto responde a las condiciones estructurales del proyecto, donde existen dificultades financieras, técnicas y, con gran relevancia, como las normativas.

El Astillero Río Santiago (ARS), una antigua joya de la corona dentro de la estructura industrial militar, es aquella que tiene su quilla puesta en la finalización del proyecto. Con importantes problemas que vienen de hace ya décadas, se constituye como un astillero estatal perteneciente al gobierno de la Provincia de Buenos Aires, implicando a la postre que sea el plexo normativo de esta jurisdicción el que impacte en los procesos internos del complejo. Ahora bien ¿como impacta esto dentro de la novela LICA?

Actualmente los procesos de contrataciones que rigen para encarar proyectos industriales se concatena a la ley de obra publica de la Provincia de Buenos Aires, mas bien pensada para desarrollos, remodelaciones y construcciones que lejos tienen que ver con la fabricación de buques. Ni sus procesos de redeterminación de precios, ni sus puntualizaciones sobre baldosas, cemento, instalaciones eléctricas o sanitarias abordan las complejidades que trae el mundo de la construcción naval, llevando a que el proceso de converger proveedores, bienes y servicios dentro del proyecto termine en un caos administrativo.

Con una dilación importante y sin los últimos avances necesarios, desde el Astillero en conjunto con el Ministerio se ha decidido avanzar en un nuevo camino que afine el proceso, con el objetivo de abandonar esa ruta plagada de dificultades burocráticas. No es menor mencionar que la burocracia en este sentido resulta importante para apuntalar y mejorar unas lanchas que no dejan de ser prototipos, con lo que ello trae al debate. Sin embargo, las enormes rispicedes para hacerse con los elementos faltantes terminaron por cambiar el rumbo del proyecto y buscar salvatajes en otros actores, con los cuales ya ha habido decenas de reuniones.

Actualmente se esta trabajando en un nuevo contrato y a este caso se ha traido a otro peso pesado del mundo naval como Tandanor. Escollos como faltantes de piezas, rediseños del proyecto y aceleración de los procesos productivos pueden dejar de generar molestias para que finalmente las dos LICA tengan su botadura. ¿Pero que escollos nos ha traído esta novela naval?

El lento timing para terminar con los trabajos se posa sobre la dinámica entre la Armada Argentina y el Astillero para hacerse con los bienes necesarios. Es importante recalcar que el Astillero tiene casi terminadas las embarcaciones, pero las molestias burocráticas llevan a que los insumos faltantes, como linea de eje y hélices, no se hayan materializado. El rumor que corre trae a un proveedor que no quiere saber nada con los tiempos de pago del Estado, a un diseño que contemplaba un material donde solo existe un fabricante en el país y a una necesaria reingeniería del producto final.

Finalmente, con Tandanor dentro del juego se ha estimado que el tiempo para que las dos lanchas sean finalizadas (acompañadas al efecto simbólico) se optimice, teniendo en cuenta una reingenieria de procesos, un cambio de material para uno de los elementos faltantes y la apertura de nuevos proveedores.

Con cinco años sobre gradas el proyecto sigue a la espera. Si bien existe fe en que en el corto plazo la novela finalmente termine, no deja de llamar la atención como el querer en el siglo XXI se topa con marcos vetustos que impiden devolverle capacidades a la Argentina. Una de ellas la fabricación naval, castigada y deformada desde hace décadas, que antagoniza con el reflejo del amplio litoral marítimo que nuestro Estado debe controlar.

Te puede interesar: ¿Necesita la Armada Argentina un buque de desembarco multiproposito?

17 COMENTARIOS

  1. Como siempre el lamentable hecho de no poner la plata, osea se empezó la construcción, justo cambio un gobierno que ajusto todo, y se le dejo de dar la guita para su construcción al astillero, sin guita no anda la «cosa»,….pero después siempre fue mas facil defenestrar lo nacional con la lógica del colonialismo cultural que lo de afuera es mas lindo…..y se le termino dando la culpa a ars……espero que se le encuentre la vuelta y se establezcan nuevos proyectos.

  2. La nota contiene varios errores, pero el mas llamativo es :. «No es menor mencionar que la burocracia en este sentido resulta importante para apuntalar y mejorar unas lanchas que no dejan de ser prototipos, con lo que ello trae al debate» siendo que las mismas son del probado diseño Yard norteamericano que sirven en la US Navy, muchachos de ZM, dejen de mandar fruta.

  3. Estuve desde el principio en la gestión de la construcción de dichas lanchas desde el ARS.
    En 2018 el gobierno le quitó la prioridad presupuestaria al Proyecto.
    Esto NO permitió que la Armada complete las compras de los equipos faltantes.
    Consecuentemente el ARS no pudo continuar con la compra de accesorios y consumibles para continuar la construcción y alistamiento.
    De haber continuado el flujo financiero, en Febrero de 2019 se hubiese botado la segunda LICA lista para pruebas, dos (2) semanas.
    El hecho de querer ordenar que un Taller de Reparaciones se transforme en un Astillero es como que Viel Temperley reemplace la Planta de Pacheco de una conocida marca de automóviles.
    La falta de comunicación entre la Provincia de Buenos Aires y el Ministerio de Defensa de la gestión anterior y la actual, potencian la incongruencia actual de las construcciones.
    Como es costumbre en este país, la falta de diálogo, coordinación y compromiso son las causas que provoca que producir algo en la Argentina sea inviable.

  4. Después de todo el problema no eran los»vagos del astillero» como muchos sostuvieron de manera difamatoria. Me parece que algunos deberán retractarse de ciertas declaraciones infundadas.

  5. Dejo un dato importante estuve a cargo del armado de la mayoría de los bloques de las licas y te puedo asegurar que terminamos los bloques y montajes 6 meses antes de lo previsto, si 6 meses antes. Liego mágicamente empezó a faltar todo lo necesario para el alistamiento de las mismas. De parte de la Armada la respuesta fue «nos cortaron el presupuesto» así que ésta no es una novela es la falta de inversiones por parte de gobierno tras gobierno señor no se equivoque ,la mano de obra está más que calificada para resolver los inconvenientes que existen ,no hace falta tandanor ni nadie más, sólo que compren lo que se necesita. Saludos

  6. Correcto Ariel, eso provocó que las 2 embarcaciones estén casi al mismo nivel de avance.
    NO está previsto que este año se asigne algún esfuerzo presupuestario hacia este Proyecto con lo cual se seguirá demorando con los problemas de las garantías ya vencidas de lo equipos adquiridos que se encuentran en el Depósito de Buques MIlitares.
    Un plan original de construcción de 18 meses terminó preso de los problemas presupuestarios y de procedimientos de compra del país.

  7. en 2015 asumio un gobierno de chantas y mentirosos que no termino 2 lanchas porque las inicio un gobierno de distinto signo político,la argentina vivió esta dejases a drede de un gobierno después de los golpes de estado del 55 y del 76,cuando ambas dictaduras destruyeron todo porque lo construido lo había hecho un gobierno que genero industria y ciencia para el país.
    eso si después sus votantes se quejan de que el país no tiene industria para la defensa que ellos mismos destruyen

  8. Disculpame Raúl pero no concuerdo.
    Nada tenía que ver quien había iniciado la obra.
    El problema del gobierno anterior es que «cerró el chorro», restringió el presupuesto a todos, Armada y Provincia de Bs As. para poder cumplir su plan financiero.
    La Provincia debería haber tenido diálogo con Defensa para mantener operativo el ARS.
    Lamentablemente no fue así ya que ni la Provincia le dio prioridad al Astillero.
    Las autoridades que designó nada tenían que ver con el gobierno de la Pcia ni la Nación.
    Se sacaron un problema de encima y se lo dieron a los que hoy son responsables de Gobernar en ambos distritos.

  9. El motivo de la dilación de todos los proyectos de la defensa pasa siempre por los mismos embudos, el problema financiero y la decisión política, dos elementos fundamentales para darle una continuidad a la modernización de los equipos y plataformas de guerra. No hay acuerdos suficientemente reales como para obtener lo que se necesita en el corto plazo y en el largo plazo se termina haciendo imposibles, mientras tanto nuestras armas se van haciendo más obsoletas. No se pueden esperar 40 años para modernizar materiales que ya han sufrido serios desgastes por el uso y se pretende llevarlos a la optimización, éso costará una enorme cantidad, sobre todo teniendo en cuenta que se trata de un gran número de unidades. En el caso TAM hablamos de unos 230 blindados, en el caso Fuerza Aérea hablamos de 12 cazas supersónicos de 4° generación, en el caso de la Armada hablamos de 2 submarinos por lo menos. De seguir retrasando las decisiones el equipamiento de las FFAA será cada vez más difícil de recuperar. La responsabilidad directa es de los políticos que conforman el Estado Nacional que tienen la obligación de velar por la seguridad de nuestro país y nuestro pueblo.

    • Csar, eso es la consecuencia pero no la causa.
      Hasta que en el Estado, no importa quien lo ejerza, no se instale en su agenda la problemática de la Defensa, seguirá pasando lo mismo.
      Si existiese un Libra Blanco para la Defensa o documento que lo reemplace y se asuma el compromiso de cumplirlo podríamos pensar que vamos a empezar a cambiar el destino avtual, de lo contrario seguiremos a la deriva, dando manotazos de ahogados tapando agujeros.
      La Estrategia, en esta época, es una mala palabra aunque las grandes empresas la utilicen y llevan adelante sus visiones futuras.
      Cuando la apliquen para la Defensa y se comprometan en cumplirla pasaremos a ser un país serio, mientras tanto seguiremos jugando al TEG con lo que queda….

  10. Permitame disentir, ningún Astillero que se precie de tal y mas si es privado va a dar un paso si no tiene asegurado el pago.
    Se abona por avance, si no se paga no se avanza por lo tanto no se termina.
    Puedo entender su encono hacia el ARS, lo invito a revisar la historia de las construcciones civiles y militares realizadas por AFNE + ARS, en ella podrá observar cuando se terminan a tiempo las mimas y cuando no.

  11. Justamente quien va a trabajar si no tiene asegurado la continuidad por parte de los gobiernos en un verdadero proyecto, tiempos, financiación, contratos, etc.

  12. Alejandro, TANDANOR depende del Ministerio de Defensa.
    El ARS del Ministerio de la Producción de la Provincia de Buenos Aires.
    El ARS realiza sus compras según la Reglamentación de la Pcia.
    TANDANOR no cumple las normas de adquisiciones que impone el Estado.
    Para Defensa es mas fácil darle trabajo y plata a TANDANOR que éste salga a buscarlo.
    La gestión anterior de TANDANOR había logrado independizarse de los aportes del Estado. Desde mayo de 2019 se auto abasteció SIN necesidad que la Nación realice aportes.
    Hoy ya volvió a la normalidad y le pasan un buen número para sostenerlo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.