El Ministerio de Defensa de Japón anunció la cancelación de los planes para desplegar dos costosos sistemas de defensa anti-misiles estadounidenses basados en tierra destinados a reforzar la capacidad del país contra las amenazas de Corea del Norte.

Taro Kono, ministro de defensa, dijo que decidió «detener el proceso de despliegue» de los sistemas Aegis Ashore luego de aseverar que la seguridad de uno de los sistemas no podría asegurarse sin las actualizaciones de equipo pertinente y que la misma sería demasiado costosas.

«Teniendo en cuenta el costo y el tiempo que requeriría (la actualización), no tuve más remedio que juzgar que seguir con el plan no es lógico», dijo Kono cuando fue abordado por periodistas locales.

El gobierno japonés en 2017 aprobó la puesta en servicio de dos sistemas de defensa anti-misiles Aegis Ashore de Lockheed Martin para fortalecer la defensa del país.

Según algunos especialistas, el plan para desplegar los dos sistemas de defensa anti-misiles enfrentaba una serie de contratiempos donde se cuestionó la selección de los sitios de ubicación hasta los repetidos aumentos de costos que ascendieron recientemente a los 450 mil millones de yenes (USD 4.1 millones) por un plan de soporte y mantenimiento de 30 años.

Esta serie de contratiempos fomento el desacuerdo entre los tomadores de decisiones. A si mismo, los críticos también argumentaron que los sistemas serían instalados «para interceptar los misiles de largo alcance de Corea del Norte destinados a atacar Guam o Hawai, y no para el beneficio de Japón». Es decir, no para la autodefensa del pais, sino destinado para la defensa de territorios no soberanos bajo los intereses estadounidenses, lo cual sería contrario a la constitución de Japón que no permite acciones de guerra no destinadas a su autodefensa.

Kono dijo que Japón ya había gastado USD 1.7 mil millones en sistemas de defensa, pero que no todo se desperdiciará, porque el sistema es compatible con los utilizados en los destructores japoneses.

Finalmente, fue el fracaso para garantizar la seguridad de la comunidad en Yamaguchi, el factor decisivo para cancelar el despliegue, según Associated Press.

Japón eligió Aegis basado en tierra en lugar del Terminal High-Altitude Area Defense, o THAAD, debido a su costo más barato y versatilidad. El despliegue de THAAD en Corea del Sur provocó protestas desde China, y Beijing lo vio como una amenaza para la seguridad.

Los sistemas Aegis ya se encuentran instalados en Rumania y Polonia, siendo Japón el tercer país en albergar dicho sistema.

Tal vez te pueda interesar: Desaparece el nuevo portaaviones Tipo 003 de China

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.