RIMPAC

El coronavirus no ha impedido que Estados Unidos y Japón continúen con los ejercicios combinados, ya que los aliados vigilan de cerca las maniobras marítimas cada vez más asertivas de China en el Mar del Sur de China en medio de la pandemia.

Dos B-1 de la Fuerza Aérea de EE. UU. y 16 cazas F-15 y F-2 de la Fuerza de Autodefensa Aérea de Japón realizaron simulacros combinados sobre el Mar de Japón y alrededor de Okinawa el miércoles.

«Este tipo de ejercicio es muy importante a medida que fortalecemos aún más la disuasión y las capacidades de Japón y Estados Unidos de actuar conjuntamente», dijo el general Yoshinari Yamarumo, jefe de personal de la Fuerza de Autodefensa Aérea de Japón. El ejercicio del miércoles pasado fue el tercero realizado por ambos países desde abril.

«Esta misión es una demostración de que tenemos la capacidad de operar desde numerosos lugares en todo el mundo, incluso durante la pandemia«, dijo el general Tim Ray, comandante del Comando de Ataque Global de la Fuerza Aérea, después de un simulacro de última hora llevado a cabo a fines de abril durante el cual un B-1 voló a Japón desde los Estados Unidos y se unió a aviones de combate japoneses.

Los aliados también esperan poder realizar el simulacro de guerra marítima internacional que se lleva a cabo cada dos años en el Pacífico, a pesar de la pandemia. El simulacro de guerra marítima denominado RIMPAC, es organizado por la Marina de los EE.UU. y está agendado para agosto, pero existen preocupaciones de que se cancele debido al coronavirus. Sin embargo, la organización de este año, es a escala menor y durará menos de lo habitual.

«Esto contribuirá a la realización de un Indo-Pacífico libre y abierto», dijo Hiroshi.

Por su parte, las operaciones marítimas chinas han continuado incluso después de la propagación del virus, alimentando la preocupación en los EE. UU. y Japón sobre la seguridad del este asiático.

China reclama casi todo el Mar del Sur de China, desde su línea costera hasta la «línea de nueve trazos» demarcada por Beijing. Esto tiene enormes implicaciones internacionales debido al comercio de petróleo, gas natural y comercio en general en toda la región, según el almirante retirado de la Marina de los EE. UU. James Stavridis. China mantiene firmemente sus reclamos a pesar de perder un caso de arbitraje internacional y enfrentarse a la resistencia de las naciones litorales, especialmente Vietnam y Filipinas, agregó.

En el Mar de China Oriental, las embarcaciones chinas oficiales navegaron en la zona contigua de Japón alrededor de las Islas Senkaku, administradas por Tokio y reclamadas por Beijing, 289 veces durante el período enero-marzo, un 60 por ciento más que en otros años, dijo la Guardia Costera de Japón.

Y en abril, seis barcos chinos, incluido el portaaviones Liaoning, navegaron por aguas entre la isla principal de Okinawa y la isla Miyako, y regresaron por la misma ruta, por primera vez.

El ministro de Defensa japonés, Taro Kono, habló por separado, por teléfono y en videoconferencia, con 12 homólogos extranjeros en abril y mayo, incluidos los del Grupo de los Siete países que bordean las rutas marítimas de Japón, donde afirmó que «Japón se opone firmemente a los intentos de cambiar unilateralmente el statu quo«, dijo Kono a sus homólogos, refiriéndose a China sin nombrarlo.

Tal vez te pueda interesar: China planea desplegar dos portaaviones cerca de Taiwán y genera preocupación en la región

¡Apoyanos!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.