Un laboratorio estadounidense ha desarrollado un nuevo sustituto al combustible JP-10 (combustible de turbina de aviación) para alimentar a los misiles de crucero.

Los Alamos National Labs ha presentado un combustible de reemplazo para el JP-10 que utiliza salvado de maíz y otras materias primas en lugar de productos derivados del petróleo. El resultado es un combustible que puede obtenerse directamente de la cosecha más abundante de Estados Unidos, sin pasar por fuentes extranjeras.

El misil Tomahawk es uno de los misiles más abundantes en el arsenal militar estadounidense. Desarrollado en la década de 1970, Tomahawk fue uno de los primeros misiles de crucero de baja altitud y evasión de radar en entrar en servicio, y en la actualidad, 145 buques de guerra de la Marina de los EE. UU. llevan el misil diariamente, como parte de su carga de misiles estándar.

A diferencia de otros misiles que funcionan con motores de cohete, el Tomahawk y otros similares, funcionan con motores de turbina, en efecto, motores de avión en miniatura de un solo uso que cambian la velocidad por la eficiencia y el alcance del combustible. Estos motores funcionan con combustible JP-10.

La Marina de los EE. UU. posee en reserva de aproximadamente 4.000 misiles Tomahawk, cada uno impulsado por un motor turbofan Williams International F415, lo que convierte al JP-10 en una parte importante del inventario de la flota. El resultado, dice LANL, es un combustible que puede fabricarse completamente dentro de los Estados Unidos, utilizando productos agrícolas caseros. A diferencia del JP-10 a base de petróleo, el método a base de materia prima no requiere ácidos fuertes para la fabricación, por lo que también es más amigable con el medio ambiente.

El combustible está hecho con un subproducto del proceso para hacer etanol a base de maíz, haciendo un uso más eficiente del maíz y dando a los fabricantes de etanol un incentivo para fabricarlo.

Quizás el aspecto más importante es que el nuevo combustible es completamente renovable y está hecho con el cultivo más grande que posee los Estados Unidos: el maíz.

Los agricultores estadounidenses siembran 90 millones de acres de maíz cada año, que luego se utiliza en todo, desde jarabe de maíz alto en fructuosa hasta la alimentación del ganado. Esto asegura un suministro constante de materia prima que es menos susceptible a la volatilidad del mercado. LANL cree que, al mercado dominado por el JP-10, si se le presenta una alternativa de un nuevo combustible que podría reducir los precios en un 50 por ciento, con toda la siembra, procesamiento y refinación realizada en los EE. UU., muchos se inclinarán a consumir este nuevo combustible basado en maíz, que a su vez, ayudará a crear empleos en los Estados Unidos.

Según LANL, esto daría lugar a que, aviones con distancias más largas o que necesitan transportar menos combustible para llegar del punto A al punto B, se animen a consumir este combustible.

Si lo que afirma LANL funciona, este nuevo combustible podría ser otra innovación militar que se traslada al mundo civil.

Tal vez te pueda interesar: Lockheed Martin reduce su producción del F-35 por retrasos en la cadena de suministros

¡Apoyanos!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.