El Ministerio de Defensa hasta este momento no comunicó casos de coronavirus entre los miembros de las fuerzas armadas, algo que no sorprendería a pesar de las precauciones tomadas, ya que al estar prestando un apoyo incondicional a la civilidad se arriesgan a caer víctimas de la pandemia.

Todavía es demasiado pronto para evaluar el impacto real de la pandemia en las fuerzas armadas. Es probable que la crisis se encuentre en sus primeras etapas, y los militares argentinos, como los militares de todo el mundo, tengan sus manos ocupadas para mantener a los miembros de sus fuerzas a salvo y al mismo tiempo realizar sus funciones normales de seguridad nacional, con el agregado del apoyo sanitario a la comunidad.

Con un sistema de salud en el país que está bajo presión, incluso en los buenos tiempos se someterá a pruebas severas durante esta pandemia.

El despliegue de tropas especializadas y unidades de apoyo médico refleja cuán en serio los planificadores militares están tomando la pandemia de coronavirus. Esta pandemia es una oportunidad única para que las tropas de sanidad den un paso adelante y asuman una gran parte de la respuesta de emergencia «preventiva”, apoyados por sus pares con medios aéreos, instalación de hospitales móviles, y transporte militar de tipo variado.

Argentina se está preparando gradualmente para una nueva normalidad a medida que la economía se convierte en el escenario central de la discusión después de 50 días de cierre. Más que desbloquear, se trata de adaptarse a la situación y prepararse para reiniciar de forma ordenada.

Como parte del desbloqueo gradual, las Fuerzas Armadas también deberán adaptar sus mecanismos estructurados a través de los años a la nueva realidad que nos golpea en la cara.

Tal vez te puede interesar: Ejército Argentino alista sus Cessna Grand Caravan EX

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.