Con la recepción del TC-66, la Fuerza Aérea Argentina marcó un nuevo logro dentro del proyecto de Modernización, Estandarización y Remoción de Obsolescencias. El mencionado proceso, iniciado por la compañía norteamericana L3 y actualmente ejecutado por la Fábrica Argentina de Aviones “Brigadier San Martín», ha significado un importante paso para la flota de C/KC-130 Hércules ya que no solo se extiende la vida útil de las aeronaves sino que las mismas se ven beneficiadas con la incorporación de modernos sistemas y sub-sistemas, lo que se traduce en un lógico incremento en sus capacidades.


A lo largo del mencionado programa se tuvo que hacer frente a diversas novedades y dificultades, las cuales fueron paulatinamente solucionadas por personal técnico de la ex-FMA, de la FAA y L3, habiendo alcanzado un nuevo hito con la entrega de la cuarta unidad, en este caso el C-130H Hércules TC-66 bautizado como “Polo Sur». Cabe recordar que la primera unidad en ser modernizada fue el KC-130H TC-69 (en la planta de L3 en Waco), mientras que la fábrica cordobesa se hizo cargo del C-130H TC-61, KC-130H TC-70 y el ya mencionado TC-66 (en ese orden). Este último Hércules fue, hasta ahora, uno de los que mayor tiempo permaneció en FAdeA, habiendo ingresado a las instalaciones en el último trimestre de 2017. Tal como habíamos informado oportunamente, ciertas cuestiones técnicas y burocráticas resultaron algunos de los causantes que prolongaron los plazos de entrega.


El quinto y último Hércules en ser modernizado será el C-130H TC-64, unidad sobre la cual se viene trabajando desde el año pasado. Cuando se complete esta unidad, se dará por finalizado el programa, tal como fue requerido inicialmente.


Las buenas noticias también llegaron desde el Área Material Quilmes, en la cual se realizó un importante trabajo de mantenimiento sobre el TC-61. Dentro del marco de una inspección isocrónica, se realizó el reemplazo de fin de piso perteneciente a la bodega de carga así como tratamiento anti-corrosivo en zonas aledañas. De acuerdo a lo informado por la Fuerza Aérea Argentina “…la tarea, que llevó diez días de intensivo, estuvo a cargo del personal de la Sección Reparaciones Estructurales dependiente del Escuadrón de Inspección de Aeronaves…” El comunicado publicado en la cuenta de Facebook de la Fuerza agrega que “…(el trabajo) implicó el taladrado de todos los orificios, la instalación de tuercas ancladas y el posterior ajuste de la pieza sobre el fuselaje de la aeronave a fin de garantizar el correcto cierre de la compuerta de bodega trasera, lo cual se logró perfectamente…”


Con la incorporación del Tango Charlie 66 y la puesta a punto del TC-61, la Fuerza Aérea logrará dar un merecido descanso a los KC-130, los cuales han sido el caballito de batalla durante la actual emergencia sanitaria, realizando vuelos de repatriación desde Perú y Ecuador así como el traslado de material sanitario a distintos puntos del país, demostrando una vez más la gran importancia de contar con sistemas de armas acordes y en cantidad para hacer frente a este tipo de emergencias.

En un próximo artículo abordaremos más sobre la actualidad y futuro del sistema de armas Hércules.


Agradecimientos a Nicolás Ramírez y a Facundo Fernández por las fotos.
Foto de portada: Nicolás Ramírez

¡Apoyanos!

2 COMENTARIOS

  1. Para ampliar esta capacidad de transporte, quizás esa una oportunidad adquirir algunos de los Hercules que pone a la venta España y que están en muy buen estado, también serviría para dejar vigente la linea de mantenimiento de este sistema de armas de FADEA.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.