o primero que debemos decir es que Rusia niega técnicamente la existencia de la denominada “doctrina Gerasimov”. Entendiendo por lo que Occidente, UE y NATO inician, se fijan, atienden y pretenden comprender en el inicial traído articulo del año 2013, del entonces Jefe de Estado Mayor  General Valeri I. GERASIMOV.. Revista especializada “Voyenno-Promysshlennyy Kuryer (VPK) ; dijo , entre otras ideas-eje, · “…el valor de la ciencia  está en la capacidad de prever  lo que sucederá o  podrá  suceder en el futuro..” ; mas la suma de los “triunfos” de las regiones pro rusas de Ucrania, o la especial península de Crimea, y los antecedentes de Georgia. Con el añadido de las posteriores intervenciones/conferencias  de nuestro general referenciado en la prestigiosa Academia Militar de Moscu. 

Definida, entre otras notas, por el liderazgo consciente, independientemente del tamaño o “poderío”, o sea liderar el concepto iniciativa consciente) y conciencia total de la estrategia global de sus ejecutores, uso sin distinción militar de la población civil, medios de comunicación, nuevas tecnologías, inicio del conflicto sin declaración de hostilidades, encubrimiento, desinformación, guerra financiera y cibernética, utilización de la oposición civil interna y uso de tropas no regulares ( mercenarios/contratistas), entre otras, todo ello al servicio de la estrategia nacional. Realmente es una doctrina en construcción, puesto que recoge la evolución que  la doctrina anterior del Jefe de Estado Mayor ruso General Makarov recogía, lo que en doctrina occidental cartesiana, se define como la cuarta generación de guerra “la guerra del débil contra el fuerte” – que desarrollan un esbozo de doctrina alrededor de la denominada “guerra partisana” (no declarada), auxiliada por diferentes doctrinas KGB e Institutos y Academias, información, desinformación, (Asimétrica, desigual), ( lejos el rígido cartesianismo europeo: Primera generación de guerra: “Guerra de masas”; segunda: “predominio del fuego”; tercera:”guerra relámpago” y cuarta, la dicha; “guerra del débil contra el fuerte”).  Guerra “partisana” que se inicio con la reflexión del jurista alemán Carl Schmitt, y su “ius belli” del partisano,  reflejo tardío del guerrillero español – con motivaciones muy fuertes emocionales y políticas – trasladado a la convulsa Europa de las nacionalidades y facciones políticas de principios del siglo veinte.

 Al entender del que suscribe, y siendo tan obvio, resulta llamativo que no sea estudiado por los centros de estudios de Occidente, en sus diferentes artículos de Revistas Técnicas o de estudios militares: la importantísima inercia intelectual consciente y subconsciente histórica de la influencia doctrinal, revolucionaria y de “apostolado” del Partido Comunista y sus claros objetivos al servicio del imperio soviético; sus Internacionales, Organizaciones paralelas y la colonización selectiva  de Organismos Internacionales, sus grupos terroristas marxistas, guerrillas urbanas, ejércitos de liberación nacional, agrupados a conveniencia; bien en etnias, bien en sectas o religiones, bien en  lenguas, etc. . Que en un alarde de “mal análisis” no es observado, ni analizado, ni estudiado. Ni referenciado por ningún artículo o estudio militar reciente sobre la denominada doctrina GERASIMOV, heredera en su construcción de la Escuela de Moscú, como así mismo se denominan sus alumnos internacionales. Como si  la  política y sus herramientas de expansión: los diferentes partidos comunistas nacionales o regionales, militarizados o no, y  auxiliados por diferentes servicios y agencias, desde KGB, Academias e Institutos, o del propio ejército soviético, no fueran una extensión natural de la guerra imperial soviética y revolucionaria marxista. En los incompletos estudios occidentales, cualquier referencia al comunismo, expansión soviética revolucionaria, guerras civiles post coloniales de acento marxista, no existieran o no se pudieran citar de forma contundente e histórica, restándoles para su completa comprensión y análisis los que fue el imperio soviético marxista, su enorme influencia militar pasada y actual doctrinal, y su evidente continuidad intelectual e influencia en la Federación Rusa, heredera a “beneficio de inventario” de las doctrinas e influencias URSS. Es como si la “inquisición y censura intelectual de lo políticamente correcto” (herramienta de la “desinformatsia”)  en la “liquida” y maleable  doctrina occidental militar, eludiera esos análisis y evidencias forenses. Doctrina militar que no sabe, no puede o no quiere,  discernir en su análisis la  gran “maskirovka” (encubrimiento o decepción militar o engaño); realizado en y para Occidente; desde la reflexiva desaparición – repliegue (¿) –  del Pacto de Varsovia 1991; y la gran “desinformatsia” ( desinformación con iniciativa y liderazgo); realizadas a todos, todos, los niveles sociales, mediáticos, universitarios, políticos y militares en Europa, como objetivo asimétrico y desigual, para “opcionar conscientemente”  su futuro como herederos “a beneficio de inventario” de las inercias doctrinales soviéticas. (Véase, el público y notorio esfuerzo de todos los partidos comunistas europeos en cambiar sus nombres, estética y formas)

Para una gran parte de la doctrina militar occidental (no muy uniforme, ni en conceptos, secuencias temporales o históricas, y  llena de “señuelos” intelectuales y tecnológicos ( entre socios y aliados); tanto de USA , GB, Francia, España, Italia,  como de la OTAN y UE, o en Hispano América) se mal entendió inicialmente la doctrina Gerasimov (2013-15) como una forma de evitar la guerra, y para otros la confusión, o traslación o traducción de la guerra hibrida o “lineal o no lineal”, “Rusky Nelineynoy Voyne”, con sus diferencias en el tiempo o forma de su construcción. Realidades y hechos posteriores, lo desmentirían. Aunque según algunos de los estudiosos del entorno del actual directorio ruso; para este directorio se entiende la guerra como un “continuum” al servicio de la estrategia nacional con el correspondiente liderazgo  y constante iniciativa, (véase el “continuum” inercial histórico de muchos conflictos artificiales regionales dentro de Europa y fuera de ella) y que no son, ahora, motivo de esta reflexión.

Nadie puede negar que la actual Turquía: independientemente de la muy peculiar adscripción a la OTAN, sus amistades y vinculaciones con Irán y otros países alejados de la órbita occidental,  y con, y a pesar de su despecho, baldón histórico político nacional, (realmente no estudiado)  de su rechazo político y cultural, emocional, rechazo reiterado diplomática y públicamente, rechazo realizado sin tapujos, a las bravas, por la Unión Europea ante la Comunidad Internacional y especialmente delante del orgulloso entorno turco. La renovada Turquía tiene una política militar al servicio de su estrategia nacional, y en defensa de sus intereses declarados. Con clara vocación propia, ajena a la OTAN y dentro de ella, ajena a USA, ajena a lo que no sean sus particulares y declarados intereses al servicio de la nueva estrategia nacional.

Así mismo, Turquía, como potencia militar emergente y con clara vocación histórica, reivindicativa de su pasado histórico otomano,  y actual de liderazgo, es una estudiosa de Rusia (heredera URSS), pues la conoce desde los tiempos de los Zares y del Kanato de Crimea, y como no, del Partido de los Trabajadores de Kurdistan (PKK -partido comunista – “guerra partisana”, guerra hibrida), entre otras organizaciones enemigas de Turquía. De ese estudio y análisis turco, y especialmente de las aplicaciones de “doctrina Gerasimov” y de la experiencia acumulada por la visión de las revoluciones o primaveras árabes, ucraniana- Maidan, guerra de Irak, Siria, va a sacar con su reconocida “praxis turca” una serie de herramientas bélicas al servicio de su estrategia nacional y de sus intereses nacionales definidos en su clara estrategia nacional:

1.- Utilización de la población civil, lanzamiento escalonado de masas de refugiados sobre el corazón de la “desunida y enferma” Unión Europea, con las terribles consecuencias del “brexit” y desequilibrio generacional e histórico. (Véase lecturas de la manoseada y repetitiva doctrina “repoblación europea por el islam”). Si Turquía consigue estabilizarse en Libia, tras sus previas alianzas con las estructuras de tráfico de seres humanos, tendrá otras plataformas de lanzamiento de población civil, además del petróleo y gas que necesita. (Guerra no declarada, estados sin líneas o fronteras definidas, doctrina Gerasimov).

2.- Utilización de “baterías de bots” en la ”NetWAR” ( redes sociales) y “CiberWAR” (ataques organizaciones políticos y financieros); su uso masivo y organizado que recordemos que fue la herramienta que salvo al actual directorio nacional turco del  golpe de estado fallido, de los presuntos seguidores del Fetula Gulen, utilizando y  movilizando – netwar – ( hasta el sacrificio) a la población civil turca frente a los soldados y carros golpistas, y mientras se barajaba en el avión presidencial turco, en vuelo, el refugio en Irán, opciones “partisanas” e hibridas como la toma de cuarteles y polvorines. (Similitudes , de netwar , ciber war y guerra financiera;  en el llamado “proces catalan” – artificial – provocado entre otros por los ricos “malos españoles” en Cataluña – uso población civil y “desinformatsia” –  NetWar- redes sociales,  CiberWar- ataques cibernéticos,  deslocalización financiera e industrial,  confusión económica y social, etc. . )

3.- Uso de organizaciones y alianzas estratégicas políticas, antes de la declaración de las propias hostilidades bélicas: Siria, Irak norte, Libia. Incluso en Libia con las organizaciones – guerrillas/bandas u organizaciones de trata de seres humanos. O alianzas de amistad tácticas y de refugio con organizaciones como los Hermanos Musulmanes, (Egipto) etc.

4.-  Uso de mercenarios o contratistas (suministrados desde la ubicación/cantera guerra de Siria) tipo Academi – Black Water – o Wagner, al igual que Rusia o USA; mercenarios que bajo mando turco, ascienden  a más de tres mil efectivos, (apoyados por una flota de guerra turca en el Mediterráneo) con los errores de insubordinación últimos en las cercanías de Trípoli, por grupos cohesionados de mercenarios, al no valorar que esas estructuras de mercenarios no solo se aglutinan por dinero o precio, sino por la venta de un futuro cierto, y Europa “como paraíso a repoblar”- donde es fácil vivir- rentas básicas – es un real y cierto futuro soñado y alentado por la mayoría de los refugiados musulmanes en suelo turco.

5.- Iniciativa y liderazgo continuados (“continuum ruso” de Putin) , ocupación del propio espacio intelectual e histórico de liderazgo, a pesar de las advertencias occidentales ( UE, USA, NATO) o rusas o de otros países árabes. Iniciativa o “juego” en la adquisición de los misiles rusos comprados S-400, la crisis de los F35, entrada en el norte de Irak,(autonomía kurda), ejems. helicóptero de combate turco sin “aviónica” occidental, armamento propio, diseños turcos, con el horizonte de patentes propias del 2025,  consolidación del eje mediterráneo  Turquía, Chipre – Libia de acceso a  gas y petróleo – tras la pérdida del pasillo sirio energético, y control y acceso a “lanzaderas o nuevas plataformas de refugiados”, desde África hacia Europa, para mantener su consciente iniciativa estratégica y de privilegiado “solicitante” ante la UE y ONU.

6.-  Podíamos añadir más características como el aprovechamiento “en construcción”  – flexible doctrina Gerasimov- de lo existente sobre el terreno intelectual,   traducidas a la  “praxis turca” como la “maskirovka” (encubrimiento o decepción militar o engaño) y la “desinformatsia” (desinformación con iniciativa y liderazgo); como la utilización de la Alianza de Civilizaciones de Erdogan y el iluminado Zapatero, programa gestionado desde 2019 por Moratinos en ONU, seguidora de la iraní doctrina de “Dialogo de Civilizaciones” de presidente de Irán Jatani; con sus organizaciones satélites civiles y políticas nacionales e internacionales, y su particular guerra hibrida financiera con el directorio actual de Venezuela y otros regímenes hispano americanos, países asiáticos o árabes; dirigida – con sus correspondientes traslaciones – a y frente escenarios diferentes de Europa, Oriente Medio, Asia, Pakistán o África.

Turquía, un país inteligente, conquistador (así se definen a sí mismos coloquialmente), practico, estudioso, en permanente construcción y en constante guerra histórica reciente,  (desde Chipre a Siria, pasando por la eterna guerra “partisana” kurda) con una definida estrategia nacional y de defensa de sus intereses y objetivos nacionales e internacionales, que está aplicando al leal entender del que suscribe; y a su medida, la “inexistente doctrina militar rusa” del general  Valeri I. Gerasimov, valga la contradicción.

Te puede interesar: Islas Malvinas: a 38 años de la gesta histórica

¡Apoyanos!

2 COMENTARIOS

  1. Por piedad a los lectores, que se reescriba este artículo para una mejor comprensión haciendo uso correcto de la gramática y la sintaxis.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.