Con la llegada de la pandemia de COVID-19 al mundo se puso de manifiesto la verdadera importancia de las redes sociales en la relación entre las fuerzas armadas en apoyo a la comunidad / civiles, donde los más actualizados están sacando provecho de su uso.

La utilización de las redes sociales a nivel táctico puede apoyar a una unidad en muchos sentidos, incluso en áreas dispares como comunicaciones del mando, reclutamiento, apoyo a la familia, relaciones profesionales, asuntos médicos, adiestramiento, disciplina y rendimiento de la unidad. En cambio, los riesgos comunes identificados incluyen contenido o conducta antiprofesional, riesgos de seguridad en las redes de computadoras y seguridad operacional.

Los líderes en las unidades militares en los niveles inferiores deben ser capaces de fácilmente comprender y apreciar los beneficios logrados con el uso de las redes sociales mientras mitigan los posibles riesgos a un nivel aceptable.

Comunicaciones del mando

El primer beneficio de las redes sociales es la oportunidad de que los líderes presenten sus mensajes en las esferas públicas tanto militares como civiles. Puesto que las redes sociales han llegado a ser una forma aceptada de comunicaciones laterales entre homólogos, es imprescindible que los líderes militares en todos los niveles tomen parte en las redes sociales para garantizar que se proporcione una narrativa militar aceptada que influya en la opinión pública

Reclutamiento

Debe ser obvio que si más del 95 % del perfil demográfico de posibles reclutas que las Fuerzas Armadas quieren alistar usan las redes sociales, las Fuerzas Militares deben tomar parte más allá del nivel institucional.

Unos años atrás en un artículo del periódico New York Times se citó al Teniente General Benjamin C. Freakley del Ejército de Estados Unidos, que declaró, «Trabajamos arduamente para aumentar nuestras redes sociales» y «reconocemos plenamente que los jóvenes pasan por alto los anuncios comerciales con sus aparatos o hacen múltiples tareas en sus teléfonos inteligentes cuando los anuncios comerciales se transmiten». En ese artículo, también se destacó que había un ahorro de decenas de millones de dólares cambiando anuncios publicitarios en los medios de difusión principales y tradicionales a los medios de comunicación digital.

Adiestramiento

Parece lógico que, si los militares comprenden y ya usan las plataformas de redes sociales en sus vidas cotidianas, por consiguiente, las Fuerzas Armadas deberian adaptar su adiestramiento para aprovechar estos recursos. Gran parte del adiestramiento anual en algunas Fuerzas Armadas se realiza a través de computadoras, y aún hay muchas oportunidades para integrar las redes sociales.

Apoyo a la familia

Cosas simples tales como reconocimiento público de logros destacados, notificación de eventos en curso en la unidad, y mensajes específicos a las familias pueden ser realizados a través de las redes sociales.

Relaciones profesionales

Algunos sitios de redes sociales están específicamente orientados a las relaciones profesionales. Aplicaciones tal como LinkedIn permiten que profesionales en todo el mundo hagan vínculos. Permite que los profesionales den fe de las destrezas y capacidades de otras personas. Esto puede ser de gran utilidad en el reclutamiento de las Fuerzas Armadas como ya ha sido discutido, pero también tiene utilidad para los integrantes que salen del servicio militar.

Problemas médicos

Estimular el uso de redes sociales en las Fuerzas Armadas en todos los niveles tiene el beneficio agregado de extender la red de seguridad e identificar más temprano a las personas que tal vez necesiten ayuda en casos de depresión, prevención de suicidios y otros asuntos de salud conductual.

Posiblemente no es buena idea establecer un grupo a nivel de unidad para abordar las necesidades médicas de los soldados. Pero es un área donde los líderes en todo nivel deben interactuar a través de las redes sociales para garantizar que los integrantes en servicio activo y sus familias reciban el apoyo necesario.

Riesgos de seguridad de la red

La amenaza de infectar una red de computadoras con programas malignos (malware) o virus a través de las redes sociales es real. Los profesionales de seguridad de la tecnología de información identificaron las redes sociales como un factor contribuyente para el incremento de programas malignos en sus sistemas. Se sugiere que las técnicas deben ser implementadas para mitigar los riesgos de seguridad, ya que sus beneficios sobrepasan las preocupaciones de seguridad.

Muchas unidades en los niveles inferiores en todas las instituciones militares necesitan reexaminar los riesgos y la importancia de adoptar esta moderna forma de comunicacion. Las unidades se beneficiarían si reflejaran el cambio de política referente a las redes sociales.

Tal vez te puede interesar: Nuevo nombre para el operativo COVID-19: “Operación General Manuel Belgrano”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.