La conducta belicista de EE.UU. y Corea del Sur fue denunciada este martes por Corea del Norte, que considera su actuación como meras provocaciones.

El viernes pasado, EE. UU. y Corea del Sur llevaron a cabo ejercicios aéreos combinados en medio de los rumores por la salud de Kim Jong un. Ambos países decidieron realizar el simulacro como respuesta a la creciente actividad área por parte del Corea del Norte.

Este, por su parte, denunció a Estados Unidos y a Corea del Sur de estar realizando simulacros que tiene por objetivo ensayan una ataque preventivo.

El servicio de propaganda de Pyongyang, Uriminzokkiri, afirmó este martes que el entrenamiento de la coalición avivaba la “fiebre de la guerra” en medio de la pandemia de coronavirus.

“El Ejército de Corea del Sur actualmente está realizando ejercicios de guerra, y teniendo una conducta belicista, llevando a cabo entrenamiento aéreo combinado”, dijeron los medios estatales de Corea del Norte.

Uriminzokkiri también dijo que los ejercicios conjuntos involucraron el despliegue de los aviones de combate F-15K y KF-16 de Corea del Sur y el avión F-16 de los Estados Unidos.

Durante el simulacro de operación de aterrizaje conjunto, el ejército de los EE. UU. y Corea del Sur hizo ejercicio con más de 300 soldados que operaban vehículos blindados, dijo Pyongyang.

Por su parte, el ministro de Defensa de Corea del Sur, Jeong Kyeong-doo, dijo que los simulacros fueron necesarios debido a un aumento en la actividad militar de Corea del Norte.

“Las inspecciones de Corea del Norte que analizan la preparación para el combate centrado en la artillería y las actividades de vuelo de su Fuerza Aérea están aumentando, lo que lleva a una mayor tensión militar”, afirmó Jeong. Sin embargo, los medios en Pyongyang negaron que los ejercicios conjuntos fueran para fines de defensa, sino de carácter hostiles.

“Estas son prácticas extremadamente temerarias y provocativas para la guerra, dirigidas a nuestra república”, escribió Uriminzokkiri. “Del mismo modo que un cocodrilo no puede convertirse en un pez dorado al disfrazarse, decir que [los ejercicios] son para la defensa no es apropiado para los belicistas”.

La condena de los simulacros por parte de Corea del Norte se produce en un momento en que Kim Jong Un permanece fuera de la vista del público, alentando la especulación sobre su condición tras informes no confirmados de cirugía cardíaca y problemas de salud.

Tal vez te pueda interesar: El F-35 debe elegir entre la velocidad supersónica y el sigilo

1 COMENTARIO

Deja un comentario