Las variantes de la Marina y del Cuerpo de Marines del avión de combate F-35 Joint Strike Fighter no pueden mantener velocidades supersónicas sin sufrir un daño estructural significativo que compromete sus capacidades de sigilo, según afirman recientes informes. Por su parte, el Pentágono está de acuerdo.

Recientemente, un informe publicado en Defense News detalló que la principal deficiencia en las variantes F-35B y F-35C, experimentan daños en su recubrimiento invisible después de disparar sus quemadores posteriores. Aparentemente, esto no será abordado por la Oficina del Programa Conjunto F-35, a pesar del riesgo que representa en los sistemas críticos de sigilo de la aeronave.

«Este problema se cerró el 17 de diciembre de 2019 sin demandar más acciones», dijo la Oficina del Programa Conjunto F-35 al medio Defense News en un comunicado. El informe sobre la deficiencia, se cerró bajo la categoría de «no hay plan para corregir«. Este término es utilizado cuando el equipo considera que el arreglo no justifica el costo para el mismo.

Cómo ya había informado el medio, dicha deficiencia ya se había informado en noviembre del 2011 después de que un par de F-35 sufriera “bubbling» y «blistering” (lo se podría traducir como ‘burbujeo y ampollas’) de su recubrimiento sigiloso después de volar a velocidades de Mach 1.3 y Mach 1.4 cerca de su techo máximo de servicio. 50.000 pies.

Pruebas posteriores realizadas en diciembre siguiente revelaron un «daño térmico» que, según los informes, comprometió la integridad general de la cola horizontal interior y el brazo de la cola, según Defense News.

La respuesta a esto por parte del Programa del F-35 fue que una solución potencial para el problema «requeriría un desarrollo prolongado y pruebas de vuelo de un recubrimiento de material que pueda tolerar el entorno de vuelo por tiempo ilimitado, mientras satisface el peso y otros requisitos de una superficie de control. Esta solución es claramente insostenible para el Pentágono.

De hecho, Defense News informó anteriormente que las deficiencias indujeron al Pentágono a establecer límites sobre cuánto tiempo la aeronave puede disparar sus quemadores posteriores, hasta el punto de que el F-35B y el F-35C solo pueden volar con seguridad a Mach 1.3 durante 40 segundos y 50 segundos, respectivamente, sin riesgo de daños.

Lo seductor de esta costosisima aeronave de quinta generación, era precisamente su capacidad de evasión y sigilo. Sin embargo, ahora parece que los pilotos del F-35B, y F-35C están obligados a elegir entre velocidad y sigilo. Una opción que podría resultar fatal en el campo de batalla. Pero parece que el Pentágono está dispuesto a correr ese riesgo.

Tal vez te pueda interesar: Cómo logra su furtividad el avión de combate más codiciado y polémico del mundo

1 COMENTARIO

  1. El F35 es una copia del diseño Ruso del Yak 141 al que le agregaron la posibilidad de ser indetectable, pero todavía no se tiene la tecnología suficiente como para tenerlo todo, o despegas verticalmente, o sos indetectable…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.