En medio de los rumores sobre la salud de Kim Jong un, Estados Unidos y Corea del Sur realizan ejercicios combinados aéreos este viernes.

Se trata de los Vigilant Ace, un ejercicio combinado a gran escala que comenzó en 2015, y que ayuda a fortalecer las relaciones bilaterales entre los países.

Washington y Seúl habían acordado reducir los entrenamientos combinados a raíz del compromiso diplomático que se había establecido con Corea del Norte, sin embargo, Pyongyang posteriormente rechazó las conversaciones con Corea del Sur al año siguiente, y por el contrario, anunció que desarrollará más armas poderosas.

Así, Corea del Norte ha estado desatendiendo sus compromisos diplomáticos y recientemente se ha observado una aumento de su actividad aérea, con lo cual, el ministro de Defensa de Corea del Sur, Jeong Kyeong-doo decidió llevar a cabo simulacros con su aliado EE.UU.

“Las inspecciones de las fuerza aérea de Corea del Norte están aumentando y eso crea tensión” dijo Jeong. Según Newsis, los aviones de combate MiG y Sukhoi de Corea del Norte, lanzaron recientemente misiles aire-tierra en el Mar del Este, mientras que los aviones de Corea del Norte realizaron simulacros “sin precedentes” en el Mar del Oeste.

Acorde a lo publicado por los medios locales, los ejercicios realizados entre Corea del Sur y EE.UU. fue un ensayo para un ataque preventivo.

Tal vez te pueda interesar: China alista nuevo buque de asalto anfibio Tipo 075

Deja un comentario