Lockheed Martin afirmó que en los próximos meses espera una reducción en las ventas y retrasos significativos en las entregas del programa del F-35 Lightning II, su avión de combate de quinta generación.

Marillyn Hewson, presidenta y directora ejecutiva de Lockheed Martin, dijo que la compañía ha reducido sus expectativas de ventas para 2020 debido a las interrupciones causadas por la pandemia COVID-19.

Ken Possenriede, director financiero de Lockheed Martin, también informó que el programa F-35 ha sido el más afectado por la pandemia debido a problemas con la cadena de suministro, con interrupción de la fuerza laboral y las limitaciones de envío.

La compañía estadounidense Lockheed Martin, es el contratista de defensa más grande del mundo. Suministra aviones que incluyen el F-35, el C-130J, el C-5 y misiles y programas de control de fuego para el Pentágono y los Ejércitos aliados en todo el mundo.

En el primer trimestre de ventas, Lockheed reportó USD 64 mil millones en ventas netas y USD 672 millones en ganancias operativas, mientras que en el primer trimestre del año 2019 las ventas netas fueron de USD 56 mil millones y USD 585 millones de ganancias operativas.

Según Lockheed, la diferencia se debió principalmente al aumento de ventas netas del F-35 que el contratista fábrica para la Fuerza Aérea, el Cuerpo de Marines y la Marina de los EE.UU., así como para aliado bajos el programa Ventas Militares Extranjeras.

Tal vez te pueda interesar: Con un simple cambio los KC-135 podrían ahorrar millones en combustible

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.