China parece haber desarrollado al menos uno y quizás hasta tres programas DA-ASAT (direct-ascent anti-satellite : anti-satélite de ascenso directo), uno de los cuales parece haber sido declarado operativo, según un par de informes emitidos el 30 de marzo sobre amenazas espaciales mundiales. 

«La capacidad china DA-ASAT contra objetivos de órbita terrestre baja es probable que esté madura y se pueda desplegar operacionalmente en lanzadores móviles», dice un informe de la Fundación Mundo Seguro (SWF – Secure World Foundation). «La capacidad china DA-ASAT contra objetivos del espacio profundo (órbita terrestre media y órbita geoestacionaria) probablemente todavía esté en la fase experimental o de desarrollo, y no hay evidencia suficiente para concluir si se convertirá en una capacidad operativa en el futuro cercano».

El SC-19, también conocido como el DN-1, es el mismo misil cinético que destruyó el satélite meteorológico chino FengYun 1C en 2007. El arma, que parece estar basada en el misil balístico móvil de carretera DF-21, parece haber sido declarado operativo, según el informe de la SWF, el cual fue escrito por Brian Weeden, director de planificación de programas, y Victoria Sampson, directora de la oficina de Washington. 

El informe conecta algunos puntos. En diciembre de 2018, el Centro Nacional de Inteligencia Aérea y Espacial informó que: «China tiene unidades militares que han comenzado a entrenar con misiles antisatélite». Y en una declaración al Senado de los EE. UU. en enero de 2019, el Director de Inteligencia Nacional, Daniel Coats, dijo que China «tiene un misil ASAT terrestre operativo destinado a apuntar a satélites de órbita terrestre baja».

Weeden y Sampson concluyen que China probablemente ha desplegado esos sistemas antisatélites en al menos algunas unidades y ha desarrollado capacitación para su uso. Pero la SWF señala que no ha sido confirmado por informes públicos.

Y un informe del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS) agrega que los registros muestran que la Fuerza de Apoyo Estratégico, establecida en 2015 para reunir el espacio exterior, el espacio electromagnético y el ciberespacio bajo una sola entidad, ha comenzado a capacitar unidades especializadas con ASAT de ascenso directo, equipadas con armas que pueden apuntar a satélites en órbita terrestre baja.

China también está desarrollando otras armas ASAT duales, las DN-2 y DN-3, que podrían usarse con fines ASAT o de defensa contra antimisiles balísticos. China no ha realizado pruebas que hayan resultado en escombros espaciales. Pero según el informe de CSIS, los analistas creen que se han realizado otras pruebas físicas cinéticas desde la del 2007. «Las pruebas de misiles son más difíciles de juzgar porque también podrían funcionar como una capacidad de contraespacio en tiempos de conflicto», agrega el informe de CSIS.

Por Jen DiMascio para Aviation Week.

Imagen de la destrucción del satélite FengYun 1C por el misil ASAT SC-19 en 2007. Fuente.
¡Apoyanos!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.