Pese a que la actual situación sanitaria del país ha concentrado los esfuerzos de las Fuerzas Armadas y Ministerio de Defensa, no podemos dejar de lado los diversos proyectos que estaba previsto encarar durante el 2020, muchos de los cuales han sido pausados o mantienen una reducida actividad. Entre ellos encontramos al IA-63 Pampa III, el cual pese a las limitaciones reinantes sigue dando novedades. Algunas de ellas se desprenden de la entrevistas realizadas al JEMGFAA Brigadier Isaac y a la Directora de la Fábrica Argentina de Aviones “Brigadier San Martín” Dra Mirta Iriondo.


Una de las recientes noticias fue la entrega de la sexta unidad de producción en serie, el IA-63 Pampa III matrícula A-705 (Av 1033), la cual pasó a ser dotación de la VI Brigada Aérea el pasado 27 de marzo. Se trata de la tercera y última aeronave correspondiente al contrato de fabricación 2019 firmado entre la Fuerza Aérea Argentina y la Fábrica cordobesa. De acuerdo a lo informado previamente por Zona Militar, el contrato de fabricación 2020 aún no había sido aprobado por diversas cuestiones (se esperaba obtener luz verde para abril), situación que probablemente no se modificará en el corto plazo atento la pandemia de COVID. Cabe resaltar que la intención del actual directorio es alcanzar la firma de un contrato plurianual que no solo garantice el funcionamiento normal de la línea de producción sino también que asegure el proceso de adquisición de partes y repuestos, sector actualmente resentido por ciertos faltantes y demoras de los proveedores.


La intención del contrato plurianual es que FAdeA pueda fortalecer su posición ante los diversos proveedores, asegurando de esta manera continuidad de pedidos y pagos. De esta manera se resuelven problemas tales como la puesta en cola ante las grandes empresas (debido a las cantidades requeridas) y se le garantiza al proveedor local continuidad para su línea. Esto último esencial para el desarrollo de empresas del rubro.


La actual situación de la línea Pampa III permitiría la entrega de una unidad para 2020, pudiendo en 2021 re-establecerse la producción de las tres unidades anuales, tal como se hizo en los últimos dos años. Como mencionamos anteriormente, un contrato de fabricación plurianual (3 años por ejemplo) permitiría brindarle otro marco a la línea Pampa III, aunque las cantidades futuras irremediablemente dependerán también de los requerimientos de la Fuerza Aérea y, más importante aún, de la disponibilidad de presupuesto. Cabe recordar que también se encuentra paralizado el tratamiento y aprobación del FONDEF, el cual permitiría disponer de recursos adicionales para encarar, por ejemplo, un incremento de aeronaves por construir e incluso el desarrollo de una nueva versión del Pampa III. Este último ha sido tema abordado recurrentemente por el Ministro Agustín Rossi (en referencia al artillados del Pampa III) y que fue oportunamente aclarado por el JEMGFAA y por la Dra Iriondo: dentro de planes y proyectos en estudio, por un lado se pretende avanzar con la modernización de los Pampa II remanentes, que la misma les permita pasar de su actual función como aeronave escuela a una de tipo operativo. Para ello, según palabras del Brigadier Isaac, la Dirección de Investigación y Desarrollo se encuentra trabajando para disponer de una mayor cantidad de pods. La modernización sería encarada lógicamente por FAdeA.


Para el Pampa III, los planes son más ambiciosos ya que se centran en el desarrollo de una nueva versión, tal como se confirmó desde FAdeA y FAA. La misma se podría concretar a mediano plazo e incluiría la provisión de un sistema/radar de tiro. Se trata de un desarrollo complejo y oneroso que se tiene que plantear nuevamente y retomar lo que se dejó (caso contrato con la israelí Elbit, por ejemplo). De esta manera se llegaría a una versión final del Pampa III, a lo que podría sumarse parte de los sistemas que no han sido incluidos en el Bloque 1.


Columna vertebral del desarrollo de sistema de armas dentro de la Fuerza Aérea Argentina, el Pampa III se presenta nuevamente como una apuesta a la industria nacional, sumado a que ya es una aeronave probada y con una larga hoja de servicio dentro de la Fuerza. Sin embargo, tanto la FAA como FAdeA tienen cuestiones por resolver, principalmente en lo que a servicio de post-venta y atención al cliente se refiere. La gestión pasada marcó como objetivo alcanzar mejoras en ese sector, sin embargo sigue siendo un problema que aún espera solución, tal como lo ha planteado la Dra Iriondo. De esta manera se estaría en condiciones de asegurar el producto. Llamativamente, siguen pasando los años y sigue sin haber novedades respecto al simulador de Pampa, uno de los tantos componentes necesarios para cualquier sistema de armas propiamente dicho.


2020 se presenta como un serio desafío, tanto para las FFAA como para las empresas dependientes del MinDef, por lo que no resultaría extraño que veamos pocas novedades. Sin embargo, no podemos pasar por alto la continuidad dada al Pampa III, algo extraño de ver por estas latitudes.

Te puede interesar: Fuerza Aérea Argentina – Recuperando a los Halcones

6 COMENTARIOS

  1. Seria mejor modificar la aerodinamia cambiando las alas actuales por alas delta, remotorozarlo cambiando el motor por uno repotenciado que supereña velocidad del sonido y equiparlo con misiles tipo exocet aire-aire o aire-tierra o aire-agua en el caso de la versión aeronaval. Si no introducen estos casos seguiria siendo un simple avion de entrenamiento!!

  2. Giorgio al poner un motor con mayor potencia tenes que modificar el fuselaje y más las alas en delta estas diseñando un avión nuevo

  3. Mejor estaría tener 40 o mas aviones super sonicos distribuidos en diferentes partes del país. Pero es mas que obvio que no se puede, entre las políticas aplicadas y los políticos que las aplican no se puede pretender demasiado. Por otro lado entender de que el Pampa fue concebido así y no se puede cambiar el diseño. Para eso sería necesario partir de cero con un nuevo diseño. Pero la situación de nuestro país (con muuuultiples necesidades sociales) nunca van a existir
    los fondos para un nuevo desarrollo. En definitiva, estar contentos con lo que hay, con el Pampa como está, y que al menos, hay intensiones de evolucionar un poco su concepto y tratar de llevarlo a la posibilidad de ataque, que en cualquier momento ( y no de sorprender) se puede terminar todo y listo.

  4. Yo insistí durante mucho tiempo en crear una versión Pampa monoplaza, pensando en desarrollar un avión con más capacidad para combustible, aviónica y armamento; también en crear una versión de entrenamiento naval. Eso puede lograrse casi con el mismo modelo actual.

  5. Caballero Sergio…si no nos perfeccionamos lo más probable es que todo lo que hagamos termine en un museo como un mal recuerdo de lo que pudo ser y no fué. A mí no me gusta coleccionar fracasos, éso se lo dejo a quien le guste.

Deja un comentario