La entrevista realizada por el equipo de Zona Militar al Jefe de Estado Mayor de la Fuerza Aérea Argentina, Brigadier Xavier Isaac, nos permite deslizar, esclarecer y analizar los lineamientos principales de su gestión al frente de la institución.

 Uno de los grandes problemas que aquejan a la Fuerza Aérea Argentina desde hace años es la lenta, pero continua, sangría de pilotos, técnicos y mecánicos, que deciden continuar sus carreras en el ámbito privado el cual le ofrece mejores perspectivas para continuar sus carreras. La realidad que ha signado durante las últimas décadas a la institución no les ha dejado muchas opciones: desprogramación de Sistemas de Armas sin reemplazo, reducción de ejercicios y horas de vuelo, como haberes que no pueden competir con el sector privado, contribuyen a una sangría que no ha cesado.  

La intención de la nueva conducción de recuperar la infraestructura en las Bases y Brigadas Aéreas con que cuenta la Fuerza Aérea Argentina a lo largo del país apunta a mejorar las condiciones laborales y el bienestar del personal como sus perspectivas de futuro dentro de la institución. La continua capacitación y formación a través de cursos, seminarios, brindan las herramientas para continuar explotando y desarrollando positivamente el principal capital con que cuenta la institución: sus hombres y mujeres.

 Otro de los lineamientos establecidos es la creciente mejora de los sistemas de gestión a fin de optimizar los recursos destinados a recuperar capacidades, no solamente por medio de su adquisición, sino por la modernización de los sistemas de armas. La cuestión presupuestaria, si bien la variable más importante, no debe ser el obstáculo que inmovilice la iniciativa para llevar adelante diversos proyectos como fue el caso de la recuperación y puesta en servicio del avión Fokker F-28 matricula TC-52, del cual se había determinado hace meses atrás la baja del servicio.

No obstante, la aprobación del Fondef, que ya posee media sanción de la Cámara de Diputados, es uno de los instrumentos que más generan esperanzas como posibilidades de cara al futuro para la adquisición de nuevos sistemas de armas, como el impulso a diversos proyectos que la Fuerza Aérea Argentina viene llevando a cabo cuyo avance esta supeditado a los recursos que puede destinar.

Esto se manifiesta en el fortalecimiento del vinculo de la Fuerza Aérea Argentina con FAdeA e INVAP para llevar a buen término los proyectos ya iniciados, como iniciar nuevos en sintonía con la voluntad oficial expresada por el Ministro de Defensa de desarrollar una nueva versión “artillada” del avión IA-63 Pampa III; y la recuperación de los sistemas de armas Pucará a través del Proyecto Fénix.   

La atención se centrará en la adquisición de un sistema de armas con que recuperar la capacidad de transporte mediano, requerimiento de varios años de la conducción. El modelo elegido para ocupar ese espacio es el Airbus C-295, que seria abocado a las campañas Antárticas. La incorporación significaría la recuperación de dichas capacidades, como la mejora de la gestión de recursos al ser más económico de utilizar que los aviones de transporte pesado Hércules C-130, que son empleados exhaustivamente en las misiones de transporte.

En vista de los recientes acontecimientos desatados por la epidemia del COVID-19, con la repatriación de ciudadanos argentinos en diversas partes de la región como del mundo, no hace más que poner en evidencia la necesaria adquisición de un avión de transporte, en palabras del Brigadier Isaac, “semi” estratégico con una mayor autonomía y capacidades de las que pueden brindar hoy en día los Fokker F-28. Su recuperación permite abrir una ventana de 2 a 4 años para iniciar un proceso de adquisición que permita el relevo de las unidades por otras nuevas con y mejores capacidades. Los deseos expresados en la entrevista son por un Boing 737 contando con el aval del Ministerio de Defensa para empezar a evaluar alternativas.

Los próximos años de la Fuerza Aérea Argentina seguirán los lineamientos expresados por su nuevo comandante; a través de la mejora de los sistemas de gestión de recursos, el fortalecimiento del vinculo en proyectos conjuntos con FAdeA e INVAP, la mejora de la infraestructura edilicia al igual que la capacitación continua del personal, y la búsqueda e incorporación de nuevos medios para recuperar y fortalecer las capacidades de transporte, para así “de la mano de nuestro propio ingenio, inteligencia, voluntad y compromiso volver a tener las capacidades que supimos tener en un momento y que no están  íntimamente ligadas a un presupuesto mejor o menor”.

Tal vez te interese Entrevista exclusiva al Secretario de Asuntos Internacionales Francisco Cafiero

3 COMENTARIOS

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.