El fabricante de armas israelí Rafael ha tardado en proporcionar datos críticos sobre qué tan bien se defiende su Iron Dome (Cúpula de Hierro) contra los misiles de crucero y si puede conectarse a las defensas de misiles estadounidenses existentes, dijeron hoy altos funcionarios del Ejército de los EE.UU.

“Los israelíes han sido muy buenos trabajando con nosotros, en su mayor parte”, dijo el jefe de adquisiciones del Ejército, Bruce Jette, a los periodistas en la conferencia anual de defensa de McAleese. “Sin embargo, hemos llegado a un lugar donde resulta un poco difícil obtener los datos correctos”.

“Han propugnado, y hasta cierto punto demostrado, la capacidad de lidiar con algunos misiles de crucero”, dijo Jette sobre el sistema israelí. “El problema es que tenemos que lidiar con todos los misiles de crucero, y no creemos que hayamos llegado allí todavía”.

“¿Podrían modificarlo para que pueda funcionar de esa manera? Tal vez”, dijo Jette. “¿Podríamos verlo funcionar en todo los terrenos? Tal vez. En todas las situaciones de espectro electromagnético [es decir contra el radar y la interferencia de radio]? Tal vez. Todas estas cosas se suman”, dijo. “Tenemos muchas cosas que probar antes de decir, ‘sí, tenemos la respuesta'”.

El Congreso obligó, a un ejército renuente, a comprar dos baterías del sistema israelí, desarrollado en gran parte con fondos estadounidenses, como defensa provisional después de que el propio Programa de Capacidad de Protección contra Incendios Indirectos o Indirect Fire Protection Capability (IFPC) del Ejército tuviera problemas. Desde entonces, el Ejército ha reiniciado el IFPC, que incluirá tanto misiles antimisiles como láseres de alta potencia. El ejército sigue siendo públicamente escéptico sobre Iron Dome. Pero hoy fue la primera vez que escuchamos a altos funcionarios explicar el porqué en detalle.

“Para el requisito de IFPC, tenemos que poder luchar contra la amenaza de misiles de crucero”, dijo el secretario del ejército Ryan McCarthy a los periodistas en la conferencia de esta mañana. “Iron Dome ofrece más capacidad de la que tenemos hoy en nuestra [fuerza] de defensa antimisiles, pero no cumple con todos los requisitos”.

“Una de las cosas que necesitamos resolver es obtener más datos del fabricante. Si no lo obtenemos, no sabremos si podemos hacer ajustes”, explicó McCarthy. “Si obtenemos más datos, podemos tomar mejores decisiones sobre si tenemos que rediseñar ciertos aspectos del sistema de armas [para que] realmente pueda procesar los misiles de crucero”.

Iron Dome: Muéstrame los datos

“Iron Dome es un buen sistema”, dijo Jette. “Está muy bien diseñado para hacer lo que hace, que es [contra] cohetes, artillería y morteros, en una configuración particular, en un entorno particular”. (Algunos estudios cuestionarían la efectividad de Iron Dome incluso contra los cohetes).

En otras palabras una cosa es establecer posiciones estáticas para defender el área terrestre de Israel, un poco más grande que Nueva Jersey, contando los territorios en disputa, contra los misiles no guiados disparados por Hamas o Hezbollah, más la posibilidad de una imitación hecha por Irán de un viejo misil de crucero chino o ruso. Otra cosa es desplegar en cualquier parte del mundo con el Ejército de los EE. UU., desde el Ártico noruego hasta el mar del sur de China, desde los desiertos kuwaitíes hasta las montañas afganas, contra adversarios con bloqueadores de alta potencia (high-power jammers) para cegar sus radares y misiles de crucero supersónicos para superar a sus interceptores.

Cuando McCarthy fue consultado sobre porqué se tomó la decisión de adquirir el sistema Iron Dome, y porque no se llevaron a cabo las pruebas antes, éste respondió que; “cuando Israel entregue las dos baterías Iron Dome al Ejército, eso no compromete a la fuerza a comprar más. Dejamos nuestras opción”. Por otro lado, Jette dijo: “Recuerde que estos eran sistemas provisionales, soluciones provisionales. No estaban destinados necesariamente a ser la solución final. Eso no significa que no puedan contribuir a ser la solución final “.

Tal vez partes del Iron Dome puedan convertirse en partes de la futura capacidad de protección IFPC del Ejército, sugirió Jette. “Sabíamos que la parte inicial de nuestras pruebas con Iron Dome sería cómo podemos separar las piezas”, dijo. “Le daremos a Iron Dome la oportunidad de participar en este enfoque para producir un módulo IFPC”.

Pero descubrir cómo integrar elementos de Iron Dome, actualmente un sistema autónomo con sus propios misiles, lanzadores, radares y puestos de comando, con los sistemas del Ejército de EE. UU. requerirá datos aún más técnicos.

Tal vez te pueda interesar: Lockheed Martin recibe USD 141 millones para mejorar las capacidades de reparación para el F-35

Deja un comentario