El día de ayer, un avión no tripulado se vio involucrado en un incidente cuando se acercó demasiado al avión en el que viajaba el ministro de Defensa ruso, Sergey Shoygu, sobre Europa. La información la brindó el periódico ruso Izvestia, citando fuentes militares y diplomáticas serbias.

El avión del ministro se encontraba volando sobre el espacio aéreo de Kosovo en el momento del incidente. El UAV se acercó al avión a una distancia aproximada de al menos 150 km.

Inmediatamente luego del hecho, varios MiG-29 de la Fuerza Aérea de Serbia fueron al encuentro del UAV para interceptarlo, en caso de que fuera necesario, y eliminarlo.

Sin embargo, el dron continúo viajando a lo largo de la frontera entre Serbia y Kosovo, pero no lo cruzó.

El medio ruso, destacó que se podría haber tratado del dron MQ-9 Reaper o el RQ-4 Global Hawk, puesto que tales drones fueron vistos, en particular, en el cielo sobre Ucrania y sobre el Mar Báltico, cerca de las fronteras de la Federación Rusa. Los drones RQ-4, estacionados en Europa pertenecen a las Fuerzas Armadas de los EE. UU.

Estos drones pueden realizar reconocimientos radio-técnicos en un rango de hasta 400 km, y son capaces de interceptar comunicaciones de control aéreo. Izvestia afirma que las fuerzas nucleares rusas convencionales y estratégicas pueden controlarse desde el avión de Shoygu y que dichas comunicaciones, si se interceptan, serían invaluables para la OTAN.

Tal vez te pueda interesar: El Pentágono busca una manera de derribar los misiles hipersónicos “invencibles” de Putin

Deja un comentario